Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
C.A. Osasuna

Osasuna se estrelló con el Girona: 41 centros al área y 4 tiros a puerta

  • El equipo rojillo cayó por primera vez en El Sadar ante un Girona que dominó el juego aéreo
  • Los de Enrique Martín sacaron 14 córneres en todo el partido y Álex Berenguer tuvo la ocasión más clara en el minuto 85

Unai García intenta rematar una pelota.

Unai García intenta rematar una pelota.

Unai García intenta rematar una pelota.

J.A.GOÑI/J.CASO
0
Actualizada 02/11/2015 a las 09:17
Etiquetas
  • JOSÉ MIGUEL SÁNCHEZ. PAMPLONA
Osasuna se estrelló este domingo contra una muralla defensiva que el Girona de Pablo Machín supo armar a la perfección. Sencillamente, el equipo catalán jugó al fútbol que ha practicado el equipo de Enrique Martín durante estas 11 primeras jornadas: defensa de cinco con laterales largos, espacios en el centro del campo y velocidad en las acciones de ataque.

El equipo catalán supo cómo jugar a Osasuna desde el principio: le dejó las bandas y le permitió centrar, ante un Nino que por altura y estilo de juego se sintió abrumado ante la altura de los centrales Kiko Olivas (1,89 metros) y Pedro Alcalá (1,96 metros).

Hasta un total de 41 centros al área y 13 córneres acumuló Osasuna este domingo contra el Girona. Una balanza que en otros partidos podría haber resultado determinante, pero que contra el equipo de Pablo Machín resultó infructuosa: sólo cuatro remates a portería en todo el partido.

Desde que el árbitro diera comienzo al partido, el choque entre ambos conjuntos resultó un verdadero juego de trincheras, en el que cada metro cuadrado valía tanto o más o que una ocasión de gol. Embarullado, el partido transcurrió sin apenas ocasiones, con un Girona más atrevido que inquietó a Osasuna al contragolpe.

En el once inicial, Enrique Martín sorprendió con la inclusión por primera vez en el once de Adrián Cruz y Javi Martínez, quienes esta temporada habían contado con menos minutos de juego. El gallego estuvo rápido al corte y atrevido en ataque, aunque sus ganas le pasaron factura en la acción del 0-1, en la que Rubén Alcaraz estuvo más listo para robarle un balón dividido y adivinar que Nauzet estaba ligeramente adelantado para batirle por alto.

Tras el paso por vestuarios, Enrique Martín reculó y sacó al terreno de juego a Miguel Olavide en sustitución de Adrián Cruz. El cambio devolvió la verticalidad al equipo, por una banda izquierda en la que Javi Flaño y Miguel Olavide llevaron todo el peligro. Sobre todo este último, al que el fútbol parece salirle de sus botas como un arte innato.

Dominó entonces Osasuna con la salida de sus jugadores más ofensivos, con Olavide por la izquierda, Torres por la derecha y luego Pucko por este mismo lado tras su aparición en la segunda parte. Pero ni siquiera eso sirvió para abrir la lata del Girona, quien se sumó a la lista de equipos que parece haber descubierto las claves para desactivar al Osasuna de Martín.

Sólo cuando el partido llegaba a su fín (minuto 85), el también recién salido Álex Berenguer tuvo en su cabeza el tanto del empate, pero su cabeceo suave lo atrapó el portero del Girona. Se marcharon así los tres puntos de El Sadar, un estadio donde Osasuna no caía desde hacía 166 días, y en el que los rojillos perdieron su condición de líderes tras seis semanas en lo alto.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual