Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
C.A. Osasuna

Osasuna sigue líder con sangre, sudor y un doloroso empate

Los jugadores de Osasuna, tras el empate en Tenerife.

Los jugadores de Osasuna, tras el empate en Tenerife.

Los jugadores de Osasuna, tras el empate en Tenerife.

AFP7
1
26/10/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • JOSÉ MIGUEL SÁNCHEZ. PAMPLONA
Era un partido cerrado ante un rival con nueve jugadores. Pero Osasuna no supo defender los tres puntos. El equipo de Enrique Martín, que peló sobre un Heliodoro Rodríguez López que se convirtió más en un ring de boxeo que en un campo de fútbol, se quedó sin aire en el tramo final de partido a pesar de conservar la defensa de cinco y de situar a Lotiès como pivote.

Pocos empates duele más que el cosechado este domingo por Osasuna en Tenerife. Sobre todo, ante un rival que planteó un partido feo, intenso, duro y que no dio un balón por perdido. Como otras veces esta temporada, el conjunto navarro desequilibró el partido con la calidad de Roberto Torres y el pundonor de Oier Sanjurjo. Pero cuando el partido debía haber quedado visto para sentencia, Osasuna encajó el empate y perdió una ocasión magnífica para marcharse en solitario en el liderato.

Bien es cierto que la Liga Adelante es una competición de detalles. Y en esos detalles entran acciones como la de Nino el minuto 90, en una desafortunada acción en la que al delantero almeriense se le escapó el control en el último momento. Habría sido el gol que cerraba el partido y, sin embargo, se convirtió en el inicio de una acción de ataque del Tenerife que terminó en el complicado y desafortunado gol de Germán.

Osasuna no encontró la solución a la ecuación del partido. Enrique Martín intentó refrescar el once rojillo con una alineación en la que Maikel Mesa cogía las riendas del pivote y Matej Pucko sustituía a Berenguer en banda derecha. Este cambio hizo que Osasuna perdiera posesión y control de la pelota, a pesar de que empezara ganando con un gran gol de Roberto Torres, justo lo que más necesitaba en un partido con mucha disputa de balón y mucho juego aéreo.

Pucko no estuvo rápido en ataque y Maikel Mesa cumplió sin grandes alardes en el centro del campo, donde se luchó cada balón como en una batalla, en la que Mikel Merino resultó el más perjudicado.

Echó de menos Osasuna el control de Olavide en el centro del campo, sobre todo tras la expulsión de Alberto. Una posesión que Enrique Martín intentó recobrar con la salida del canterano en sustitución de Mikel Merino, pero que tampoco resultó del todo efectiva. Antes, Berenguer había sustituido a Pucko con el objetivo de que el equipo rojillo recuperara la velocidad en las alas, pero Osasuna no terminaba de encontrarle la cara al partido.

Desbocado, el Tenerife se marchó al descanso ilusionado con el tanto del empate de Omar, se vino abajo tras la expulsión y el gol de Oier Sanjurjo y volvió a recuperar la fe en el empate cuando vio que Osasuna no tomaba las riendas del partido con un jugador más.

Fruto de esa ambición llegó el tanto del empate. Justo cuando el Tenerife se encontraba con nueve jugadores por la lesión de Nuno y había estado a punto de encajar el tercer gol en la acción de Nino. El fútbol es un juego de detalles.

Y los de Raúl Agné encontraron la recompensa a su fe con el gol de Germán, demostrando así que en esta liga los empates contra el líder saben mejor. Un factor a tener en cuenta por un Osasuna que sigue conservando el liderato con 20 puntos -a uno del Córdoba-, pero al que cada jornada le cuesta más encontrar las fuerzas para seguir aferrado a lo alto de la tabla.


  • pat gonzález
    (27/10/15 07:39)
    #1

    Lei ayer como se cargaron las tintas contra Nino y no me lo podía creer. Quien haya jugado al fútbol sabrá que en esas jugadas hay que apurar al máximo. Cuanto más tarde des el pase, cuanto más tengas al portero pendiente de ti, más opciones das a tu compañero para que marque a puerta vacía. Nino hace un útimo mal toque en la conduccón, se le va un poco largo y el portero se le adelanta. Nada más. Si no estaríamos hablando del 1-3 de Berenguer. Dudar de Nino a estas alturas es tener poco conocimiento de fútbol

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual