Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
C.A. Osasuna

Martín instaura la meritocracia en las alineaciones de Osasuna

  • El técnico ha recompensado con la titularidad a jugadores que brillaron como suplentes (Berenguer) o en la Copa (Olavide)

Olavide, en el partido contra el Leganés.

Martín instaura la meritocracia en las alineaciones de Osasuna

Olavide, en el partido contra el Leganés.

JESÚS CASO
2
14/09/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • JAVIER IBORRA. PAMPLONA.
El técnico de Osasuna, Enrique Martín, avisó durante la pretemporada que a la hora de elegir sus onces no piensa casarse con nadie, ni mirar carnés de identidad, ni currículos, más allá de cumplir con el reglamento y alinear en todo momento a un mínimo de siete profesionales. En sólo cuatro jornadas de Liga ya ha dado muestras de no ir de farol y ha confirmado que en su Osasuna valdrán más los méritos contraídos en el campo que los salarios, el nombre o los servicios prestados al club en temporadas anteriores. La meritocracia ha llegado a las alineaciones del equipo navarro

De momento, ya son dos los jugadores que no partieron entre los once elegidos en el inicio de la campaña, pero que, no sólo han sabido aprovechar sus oportunidades, sino que además han visto cómo el entrenador les recompensaba con su confianza.

Berenguer supo estar en el momento y en el lugar indicado contra el Mirandés, a pesar de que solo disfrutó de 16 minutos en el campo. Marcó el gol de la victoria y 'ascendió' a titular contra el Almería, provocando incluso un cambio de sistema (Osasuna pasó de jugar un 5-3-2 a un 4-3-3 para hacer hueco al canterano), y el Leganés. Contra los 'pepineros', este sábado, fue uno de los jugadores más destacados y brindó a Kodro el pase del segundo gol.

Olavide, por su parte, fue uno de los elegidos como 'meritorios' para jugar la Copa. El pamplonés, hasta entonces, había sido el descartado recurrente, el jugador que no entraba ni en las listas de 18 convocados. Sin embargo, contra el Mirandés, supo mostrar su fútbol: provocó una expulsión y marcó un tanto de falta directa. Unos argumentos que convencieron a Martín para hacerle pasar por encima del resto de suplentes y convertirle en el elegido como recambio del lesionado Pucko este sábado contra el Leganés.

Esta actuación del entrenador, que parece sencilla y lógica, no lo es tanto. Muy pocos son los equipos en los que un abismo no separa a titulares de suplentes, en los que una brecha no divide a la aristocracia intocable de esa plebe condenada a disputar las primeras rondas de la Copa o a esperar su momento en el frío banquillo.

El propio Osasuna más reciente, el de la pasada temporada, es un caso paradigmático, donde los internacionales y supervivientes del descenso tenían bula para copar el once titular, incluso cuando los mejores momentos del equipo coincidieron con la marcha de varios de ellos a la Copa de África y la Copa de Asia. Más aún, no dejan de sorprender declaraciones realizadas entonces por algunos veteranos de la plantilla añorando sobremanera la ausencia de los internacionales, frases que no parecen posibles de escuchar con el nuevo ideario instaurado por Martín en Tajonar. 

Sin ir más lejos, Tano, otro de los que inició la temporada en el banquillo y se ha ganado el puesto en el campo -ayudado en este caso por el cambio de sistema-, marcó la nueva senda en una reciente comparecencia ante los medios, cuando dijo que no había visto "ninguna diferencia cuando juegan los que tienen ficha del filial" y puso como ejemplo a su rival para entrar en el once: "Ahí está Aitor Buñuel, que tiene ficha del filial y ha dado la talla perfectamente", dijo.

Esta meritocracia promete ser uno de los grandes valores de Osasuna esta temporada, ya que la competencia interna, sana y desde el respeto, puede contribuir a elevar el nivel de toda la plantilla y a mantener a la mayoría de los jugadores -si no todos- concentrados e ilusionados. En definitiva, alejados de esa desmotivación que tan destructiva resulta dentro de cualquier grupo humano, pero más aún cuando se trata de uno tan difícil de ventilar como el vestuario de un equipo de fútbol profesional.

 


  • Legorburu15
    (15/09/15 16:00)
    #2

    Un OLE,OLE,OLE para Martin, así debe ser, que jueguen los que estan al 100%, ....MERITORIO al 100% no importa antiguedad, edad, etc....MUY BIEN SI SEÑOR. Esa es la base para triunfar, así todos se esfuerzan y compiten, . En este equipo todos tienen calidad, ganas e ilusión por estar en el 11, y eso les hace ser competitivos, además ven que Martin lo cumple.  Aúpa rojillos

    Responder

  • LUIS
    (14/09/15 19:06)
    #1

    La verdad es que da gusto ver jugar a estos chavales. La ilusión y las ganas que le ponen. Qué diferencia con los Loé, Nekounam y compañía, del año pasado. Aún perdiendo siempre quedará la esencia. Aúpa rojillos.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual