Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
VALLADOLID 1-1 OSASUNA

Osasuna se pone serio y sigue vivo tras empatar en Valladolid

  • El equipo de Enrique Martín conservó su solidez defensiva y exhibió un rápido contragolpe con un inspirado Hervías
  • Los rojillos, que merecieron ganar tras el gol no señalado a Nino, se mantienen fuera de los puestos de descenso con 40 puntos

Los jugadores de Osasuna celebran el gol ante el Valladolid.

Osasuna se pone serio y sigue vivo tras empatar en Valladolid

Los jugadores de Osasuna celebran el gol ante el Valladolid.

buxens
Valladolid-Osasuna (1-1) 25 Fotos

Valladolid-Osasuna (1-1)

Valladolid-Osasuna (1-1)

EDUARDO BUXENS
0
Actualizada 17/05/2015 a las 22:18
  • JOSÉ MIGUEL SÁNCHEZ. PAMPLONA
Los rostros de los jugadores de Osasuna eran ayer antes de saltar al campo serios, duros, marmóreos. Las caras reflejaban tensión, responsabilidad, sangre y fuerza. Profesionalidad y sentimiento, traducidos en entrega y sacrificio. Puro Osasuna.

El equipo de Enrique Martín llegó a Valladolid con la importante y necesaria tarea de sumar fuera de casa, una faena que los rojillos tenían aplazada desde enero, en aquella lejana victoria contra el Barcelona B (0-1). Sin los puntos fuera de casa, el objetivo de la permanencia estaría muy lejos.

Enfrente se daba cita unos de los rivales más complicados de la categoría, el Valladolid, poseedor de una de las plantillas más exquisitas de la Liga Adelante: Óscar, Mojica o Roger, entre otros.

Pero Osasuna tenía un plan que ya le funcionó contra el Mirandés y que este fin de semana corroboró: el sistema de tres centrales, que ayuda a la solidez defensiva, y las transiciones de ataque, que ahora son mucho más veloces, gracias en parte a la llegada de Hervías.

La interesante llegada del jugador riojano ha dado imprevisibilidad a las llegadas de Osasuna. Con sus acciones por banda derecha, y gracias a la movilidad en ataque de Roberto Torres, Nino y Sisi, los de Enrique Martín se sintieron cómodos jugando al despiste, corriendo y defendiendo muy juntos cuando atacaba el Valladolid.

Una nueva imagen, de las mejores de la temporada, que en esta versión tuvo a Roberto Torres y Raoul Loé como hombres del centro del campo. Una solución que Martín sólo había ensayado en los entrenamientos pero que este fin de semana, ante las ausencias de Nekounam y Merino, funcionó de forma precisa. Torres y Loé se desfondaron y ningún jugador se dejó un gramo de esfuerzo sobre el campo.

Las ocasiones no tardaron en llegar con este planteamiento, que complicó el partido al Valladolid y permitió a Osasuna atacar con agilidad, siempre bien defendido atrás y con Asier Riesgo de nuevo en estado de gracia para interceptar las ocasiones más peligrosas.

Sólo un error puntual en defensa, como viene siendo habitual esta temporada, permitió al Valladolid adelantarse en el marcador, con un gol en propia puerta de Miguel Flaño que no borró a Osasuna del campo. Tanto es así que el propio Miguel Flaño, en jugada estrategia, marcó el 1-1 al cabecear -"de verdad", como dice Martín- un balón que recuperó al capitán como uno de los hombres clave en las jugadas a balón parado. Otro de los sellos históricos de Osasuna.

Pero eso, el partido debió ser de Osasuna, para quien el empate fue un buen resultado, pero que habría sido todavía mejor si el árbitro hubiera señalado el gol fantasma de Nino en el último minuto de partido. Ese tanto, que habría supuesto el 1-2, habría dejado a Osasuna en una condición inmejorable en la tabla y con todavía más opciones de mantenerse con vida.

Pero, a pesar de que los tres puntos habrían sido todo un bálsamo, los de Enrique Martín regresaron a Pamplona fuera del descenso, con 40 puntos y felices. Contentos porque el equipo ha recuperado la autoestima, la moral y la seriedad perdidas, para un momento crucial de la temporada. Y, de regalo, el día trajo el feliz debut de Aitor Buñuel, quien con 17 años fue titular, debutó y mostró cualidades para tener otra oportunidad más con el primer equipo.

El martes espera la UD Las Palmas en El Sadar (22 horas). Otro gallo de la Liga Adelate.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

  • Galería de imágenes:
Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual