Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
OSASUNA 0-2 CELTA | FINALIZADO

Osasuna agota el crédito ante el Celta y prolonga el sufrimiento

  • El conjunto rojillo se mostró atenazado por la presión y falló sus ocasiones ante Sergio Álvarez
  • Los de Javi Gracia se jugarán la vida ante el Espanyol en Cornellà y ante el Betis en El Sadar

Osasuna-Celta

Osasuna-Celta_5

Osasuna-Celta

EFE
17
04/05/2014 a las 06:01
  • JOSÉ MIGUEL SÁNCHEZ. PAMPLONA
Osasuna no reacciona. La temporada se acaba y el conjunto de Javi Gracia no encuentra el resultado positivo, el punto de giro que cambie la dinámica de la temporada y aúpe a los rojillos a posiciones más cómodas. Lejos de eso, el equipo navarro perdió este sábado ante el Celta y prolongó el sufrimiento del aficionado, que se acercó al Sadar con fe ciega en su equipo, abarrotó el estadio con la mejor entrada de la temporada y tuvo que soportar los dos goles de Nolito en la primera parte.

Tras la derrota ante los de Luis Enrique, los dos próximos compromisos de Osasuna se presentan dramáticos, sin margen de error y en una situación de necesidad extrema. Si la salvación parecía cercana hace unas jornadas, ahora se muestra temible, lejana, esquiva y amenazadora.

El juego ofensivo de Osasuna ante el Celta careció de potencial goleador. Los rojillos se aproximaron al área en numerosas ocasiones, pero se encontraron a un Sergio Álvarez infalible, que aprovechó la oportunidad ante la suplencia de Yoel y se lució. El portero del equipo gallego realizó varias paradas de mérito ante Oriol Riera, al que el gol le dio la espalda.

Osasuna se desconcertó ante los batacazos del partido. El conjunto navarro tenía en mente salir al campo con intensidad, acorralar al Celta y avasallarlo con ocasiones. Pero eso sólo era sobre el papel. Sobre el terreno de juego, el gol de vaselina de Nolito en el minuto 20 de la primera mitad dejó a los jugadores noqueados, indecisos y ante una situación de ansiedad que les bloqueó. Así llegó el segundo tanto en el minuto 34, cuando Marc Bertrán descuidó su espalda para que el delantero de la Masía marcara su segundo gol del partido.

Nadie esperaba algo así. El Sadar enmudeció y temió lo peor, la derrota, que llegó infalible al término de los 90 minutos. Acuña, que entró en el descanso por Miguel de las Cuevas, mostró la única chispa de energía necesaria en una situación así, pero su esfuerzo no fue suficiente. El 0-2 fue una montaña demasiado alta para un equipo que no ha remontado un solo partido esta temporada.

El calendario muestra ahora dos partidos a vida o muerte. Osasuna visitará Cornellà ante un Espanyol que puede no jugarse ya nada y finalizará la temporada ante un Betis descendido. Pero de nada sirve ya la situación de los equipos rivales si Osasuna no muestra su mejor versión. La que hace falta para jugar un año más en Primera División.


Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual