Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
C.A. Osasuna

El arreón final devuelve la fe en Osasuna

  • Las ocasiones en el descuento, con la Real embotellada, permiten creer en la permanencia

Roberto Torres y Cejudo se lamentan tras desperdiciar una ocasión

El arreón final devuelve la fe en Osasuna

Roberto Torres y Cejudo se lamentan tras desperdiciar una ocasión

efe
3
31/03/2014 a las 06:01
Etiquetas
  • DN.ES. PAMPLONA
Si el partido contra la Real Sociedad de este domingo hubiera terminado en el minuto 90, la sensación de muchos -si no la mayoría- de los aficionados de Osasuna bien hubiera podido ser de abatimiento: con el equipo navarro en puestos de descenso, sin ideas en el campo y hasta desorientado en algunos tramos del partido e, incluso, repitiendo errores graves en defensa, a pocos no les tambalearía su fe en la permanencia.

Si embargo, los cuatro minutos de añadido dieron para mucho. Principalmente, para ver al Osasuna que quiere la afición. A ese equipo que busca la victoria sin miedo, que embotella al rival en su área y que genera ocasiones con centros, remates y rechaces, a falta de la claridad y la calidad de otros equipos.

Osasuna, en definitiva, demostró en esos minutos que sigue vivo. Que tiene arrestos para ir a por los tres puntos, por mucho que enfrente estuviera un equipo que le aventaja en 20 puntos en la clasificación.

Y esas ocasiones, los disparos de Lobato y de Silva que toparon con Iñigo Martínez y Claudio Bravo, desbaratadas más por la mala fortuna que por méritos o deméritos futbolísticos, sirvieron para que la grada reviviera sentimientos olvidados, emociones tan extremas que parecen más propias de un encierro sanferminero, como cuando un mozo esquiva por milímetros el arma de un astado.

Osasuna debe aferrarse a ese subidón de adrenalina, más si cabe que al punto logrado y que únicamente les sirve para poner fin, sobre el papel, a la mala racha, pero les deja metidos en problemas en la tabla y con un partido menos en casa por delante.

Es ese Osasuna casi irracional el que se ha salvado en las últimas temporadas, con victorias imposibles frente a Real Madrid o Sevilla y goles de jugadores que no ven puerta en temporadas enteras. Y ese Osasuna, con sus ganas de marcar como sea, tiene que ser el que sume, por fin, de tres en tres en Almería el próximo viernes y ponga rumbo hacia la permanencia.


  • Jose
    (31/03/14 18:26)
    #3

    Hay una frase que decía muchas veces Pedro Mary Zabalza,que fue durante bastante tiempo entrenador de Osasuna y que era :CUANDO NOS CONFIAMOS SOMO MUY MALOS, después de ganar al Atco de Madrid ha venido una racha de malos resultados y aquel Osasuna,parece otro totalmente distinto, en fin que Javier Gracia saque conclusiones.

    Responder

  • MARISA
    (31/03/14 11:59)
    #2

    Alguien me puede explicar porque un equipo empieza a entrar en barrena despues de un 3-0 al lider y de dar una buena imagen con un margen importante de puntos a lo largo de la temporada? NO SOY UNA BUENA AFICIONADA, lo reconozco...pero ¿por qué confiar si siempre la están fastidiando los jugadores?...a estas alturas ¿basta un arreón final?

    Responder

  • cealer
    (31/03/14 10:25)
    #1

    y por cuatro minutos al final de un partido hay que tener fe? En los 90 anteriores no se vio ese Osasuna que tendria que haberse comido el campo. Como no salgan en almeria desde el principio como en esos 4 ultimos minutos lo tenemos muy crudo.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual