Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

Cumplida la misión de Zagreb

  • El equipo de Mourinho se desplaza con tanta rapidez que se descontrola, carece de pausa en el centro

Imagen de la noticia

Cumplida la misión de Zagreb

El portero croata Kelava trata de arrebatar el balón a Sergio Ramos. AFP

0
Actualizada 15/09/2011 a las 01:03
  • COLPISA. ZAGREB.

La locomotora del Real Madrid debe de mejorar su rendimiento para alcanzar la meta. Ganó con todo merecimiento en Zagreb e incluso debió golear, pero mostró altibajos y desajustes inquietantes. Se desplaza con tanta rapidez que por momentos se descontrola, y puede convertirse en un problema muy serio ante adversarios de enjundia. Ante el campeón croata se volvió a ver que a los de "Mou" les falta pausa en el centro del campo.

Quizá sea la cuestionable presencia de Coentrao como centrocampista. El portugués roba balones, es veloz y muy profundo. Es versátil pero desorganiza la zona de creación. Es un lugar para tocar, parar y templar, no dibujar un correcalles. En muchas fases, Xabi Alonso se queda muy solo para marcar los tiempos en un equipo que ataca en manada.

El Madrid salió a toda mecha. Elaboró poco, jugó con precipitación y con cierto desequilibrio, pero cosechó buenas ocasiones ya en la primera parte. Si no marcó pronto fue porque Kelava, el portero croata, estuvo soberbio.

Declaraciones de Ronaldo

Cristiano, que al final del parttido declaró: "El árbitro fue una vergüenza", se mostró muy individualista toda la noche y acabó con el tobillo ensangrentado. Leko solo vio una amarilla por una entrada alevosa, y por detrás, a Coentrao, y también en la segunda por una plancha Cristiano.

Los animosos croatas aguantaban con sufrimiento, apoyados por un público entregado. Esperaban sorprender en alguno de esos desajustes de los "rojos". Tuvieron solo una antes del descanso pero muy clara, pero Iker supo aguantar al joven Rukavina, uno de las promesas croatas.

El Madrid fue más sólido en la reanudación. Al fin corrió más el balón que los jugadores. Con más toque, más combinación y menos descontrol, más posibilidades de someter a los balcánicos y, sobre todo, de evitar sustos defensivos. Al fin llegó el gol, fruto de una acción de tiralíneas definida por Di María. Le asistió Marcelo desde la posición de teórico delantero centro. Fútbol total el que propone Mourinho. El Dinamo no se rendía y, a veces, se excedía.

Salvo distracciones o excesos de confianza más típicos en el Barça, la victoria ya estaba garantizada. Ocurrió que el colegiado noruego, muy casero, sí expulsó a Marcelo por considerar que se tiró en el área. El brasileño erró pero volvemos a lo de siempre. DINAMO DE ZAGREB 0 - REAL MADRID 1
Dinamo de Zagreb: Kelava; Tomecak, Vida, Tonel, Ibáñez; Calello (Situm, min. 87), Badelj; Kovacic, Sammir, Leko; y Rukabina (Bekiraj, min. 75).
Real Madrid: Iker Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Carvalho, Marcelo; Xabi Alonso, Coentrao; Di María (Lass, min. 77), Özil (Higuaín, min. 77), Cristiano; y Benzema (Arbeloa, min. 82).
Goles: 0-1. Min. 53. Di María, con la izquierda, clava el balón en la escuadra, tras un servicio de Marcelo.
Arbitro: Oddvar Moen (Noruega). Mostró cartulina amarilla a Leko (37"), Pokrivac (65"), del Dinamo. Expulsó a Marcelo por doble amonestación en el minuto 73.
Incidencias: Primer partido del grupo D de la Liga de Campeones. Maksimir Stadium. 37.168 espectadores. El Real Madrid vistió de rojo, un color que no vestía desde hacía 1973 en Odessa (Ucrania). Mourinho vio el partido desde la tribuna al estar sancionado.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual