Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
MUNDIAL DE CLUBES

Barça bimundial

  • El equipo de Guardiola arrolló con un partido perfecto al Santos, que cometió el error de salir a cerrarse atrás

Imagen de la noticia

Messi fue elegido mejor jugador del torneo y Neymar pasó la final con más pena que gloria. REUTERS

Imagen de la noticia

La plantilla manteó a Guardiola. AFP

0
Actualizada 19/12/2011 a las 01:01
Etiquetas
  • COLPISA. BARCELONA

El quinto título del año (todos menos la Copa) y el decimotercero (de 16) de la "era Guardiola" (en tres años y medio) coronó al Barça frente a un Santos que no pudo y no supo contrarrestar el juego de toque y combinación de los azulgrana. Pelé y los suyos inventaron aquello del "jogo bonito" y, sin embargo, sus herederos no están en Brasil, sino que visten de azulgrana.

Neymar, la estrella rival, reconoció la superioridad del rival: «Nos hemos llevado una lección de cómo se juega a fútbol», dijo con los ojos entre lágrimas. Tras escuchar a su jugador franquicia, puede que Muricy Ramalho, técnico del Santos, comprenda que uno no puede saltar a una final para encerrarse atrás y esperar un milagro. El míster brasileño debería pensar que no por acumular más hombres en la zaga un equipo defiende mejor.

El Barça saltó al césped del Internacional de Yokohama con tres defensas fijos y un Alves que es teórico lateral, pero en realidad juega de extremo. Los azulgrana tenían una consiga: meterle mucha intensidad al juego, «porque ellos no están acostumbrados a un fútbol de ritmo muy intenso», según admitió Puyol tras levantar la Copa, que dedicó a Villa y Tito Vilanova.

No hubo Neymar

Metido en el campo del contrario, el Barça -con Xavi, Thiago e Iniesta en la medular y Messi, Cesc y Alves en ataque- tenía el control del balón, hacía sus rondos favoritos y los brasileños corrían detrás de la pelota.

No la olían. Ni siquiera Neymar. El choque se vendió en la víspera como un duelo entre Messi y Neymar y hoy por hoy no hay posible comparación, sobre todo en las finales, en las que el argentino se crece. Lo dejó claro bien pronto.

Corría el minuto 16. Xavi controló un balón de espuela, buscó en profundidad a Messi y ante la salida del portero le picó la pelota por encima. Golazo antológico que sentó las bases de lo que se vería luego: dominio casi insultante de los azulgrana.

Poco después apareció Alves por la banda, cedió al punto de penalti, y Xavi, a bote pronto, fusiló a Cabral. La final no había entrado en el minuto 25 y el marcador ya señalaba las distancias enormes que hay entre ambas escuadras. Al borde del descanso, Cesc, tras varios rebotes, puso la sentencia. Con 0-3 en la media parte, el 95% del trabajo estaba casi hecho por parte de los culés, que después de la reanudación se dedicaron a buscar las contras. El Santos se abrió un poco más, las marcas se descuiaron un poco y el partido se convirtió en un ida y vuelta que solo beneficiaba al Barça. Por eso, el cuarto llegó en una contra: Messi mareó al portero con un recorte seco y espectacular y puso el broche a una noche que el de Rosario no olvidará. Fue elegido mejor jugador del torneo, por supuesto, y consiguió igualar a Pedro: son los dos únicos jugadores que han marcado en un mismo año en los seis torneos en liza. SANTOS 0 - BARCELONA 4
Santos: Cabral, Danilo (Elano, min. 30), Drácena, Bruno Rodrigo, Durval, Leo, Henrique, Arouca, Ganso (Ibson, min. 82), Borges (Fardec, min. 80) y Neymar.
Barcelona: Valdés, Piqué (Mascherano, min. 55), Puyol (Fontàs, min. 84), Abidal, Busquets, Xavi, Thiago (Pedro, min. 78), Iniesta, Alves, Cesc y Messi.
Árbitro: Ravshan Irmatov (Uzbekistán).). Mostró tarjetas amarillas a Piqué, Mascherano, Ganso y Drácena.
Goles: 0-1. Minuto 16: Messi. 0-2. Minuto 23: Xavi. 0-3. Minuto 44: Cesc. 0-4. Minuto 82: Messi.
Incidencias: Final del Mundial de Clubes, disputada en el Estadio Internacional de Yokohama, ante unos 72.000 espectadores. Lleno. Los azulgrana saltaron al campo con una camiseta que rezaba: "Mucha fuerza Guaje", para dar ánimos a Villa.

Guardiola "Uno piensa que llega el fin"

Pep Guardiola se mostró "muy contento" por la actuación colectiva de su equipo tras la victoria ante el Santos, al tiempo que reflexionó sobre el futuro y comentó que "cuando se ha ganado tanto uno piensa que llega el fin".

"Uno piensa cuando ha ganado tanto que se está acercando el fin, pero también se puede pensar que si lo han ganado todo por qué no van a volver a hacerlo. Dependerá de si encontramos ese punto de exigencia, volveremos a Cataluña a pasar la ronda de Copa porque no es fácil en el deporte estar durante tanto tiempo arriba porque todos te quieren ganar y lo que se gana parece que no tiene valor", dijo Guardiola.

El entrenador "culé" también reflexionó sobre la gran actuación de Messi y el "privilegio" que supone contar con un grupo de jugadores "fantásticos" caracterizados por su "mentalidad competitiva tan grande". "Lograr 13 de 16 títulos en tres años y medio habla por sí solo", reivindicó.

Aislar a Neymar de Ganso

"Messi ha hecho otro gran partido, pero no me gusta personificar porque en este equipo hay mucha gente detrás. Andrés ha hecho un gran partido, todos han estado muy bien, los de atrás muy atentos y Sergio ha vuelto a demostrar que es el mejor mediocentro del mundo, así que estoy satisfecho con la actuación global de todos. Leo es especial e intentamos que se sienta cómodo para disfrutar de su talento", comentó el técnico.

"Estoy muy contento de esta actuación colectiva y en particular del nivel que hemos desplegado en la primera mitad. Es la coronación final de un magnífico recorrido después de haber ganado una competición tan difícil como es la Liga de Campeones. Hemos sido capaces de aislar a Neymar y en particular de impedirle combinar con Ganso. Es una verdadera satisfacción", dijo.

También habló sobre la receta del éxito: "Con tanta calidad en el centro, la receta de nuestro éxito es sencilla: analizar al adversario, utilizar bien los espacios, cuidar el control de balón y hacerlo circular muy rápido. Mis jugadores son auténticos competidores y estoy seguro de que van a seguir avanzando para ir a por más trofeos", manifestó.

Dedicó el triunfo a David Villa y a Tito Vilanova. "Lo queremos dedicar a David y Tito. Para mí, más a Tito, porque lo extraño mucho en todo, pero he hablado también con David que ha estado en la habitación toda la noche. Ahora, lo celebraremos en el hotel, cenaremos seguro con un buen "sushi"", concluyó. EUROPA PRESS

La dimensión del Barça y de Messi

Solo la historia dará la verdadera dimensión de este grupo. El que para muchos es el mejor equipo jamás visto levantó ayer su segundo Mundial de Clubes. Y lo hizo de una forma grandiosa: con nueve jugadores formados en su cantera, apabullando al rival con una lección de fútbol y con un Messi que cada vez se parece más a la leyenda del equipo contrario, "O Rei" Pelé.

«Ya podemos decir que somos el mejor equipo del mundo», expresó el presidente, Sandro Rosell. «Los números hablan por sí solos», añadió Guardiola. Y es que el Barça, en los últimos 20 años, ha conseguido darle la vuelta a su dinámica histórica. Fundado en 1899, el FC Barcelona dejó su etiqueta de equipo perdedor una tarde de mayo de 1992 en Wembley.

Desde entonces, dos títulos mundiales y cuatro "Champions" (con Cruyff, Rijkaard y Guardiola) y el reconocimiento universal a su juego. «Empezamos a tener el palmarés que este equipo merece», señaló Rosell. Y por lo que parece, este equipo no tiene límite. «Es admirable las ganas de nuestros jugadores de seguir ganando», remató Guardiola.

Pep, con 13 títulos de 16 en tres años y medi, considera que el mérito es de "una generación de futbolistas que se recordará por siempre".

¿Y Neymar?

Entre esa generación irrepetible destaca Leo Messi. El argentino engrandeció ayer más si cabe su leyenda y ya hace tiempo que ha dejado sin adjetivos al periodismo deportivo. En cuanto gane un Mundial con Argentina se convertirá en uno de los tres o cuatro mejores jugadores de la historia. Ganó el Balón de Oro del Mundial de Clubes de la FIFA, por delante de su compañero Xavi Hernández, que consiguió el Balón de Plata. ¿Y Neymar?, el de bronce. Cesc lo dijo bien claro: «Si el equipo juega como sabe y domina, no hay Neymar». Dicho y hecho. El "11" del Santos tuvo dos ocasiones. Una, en la primera parte y con empate a cero: pecó de individualista y no vio a Borges solo a su derecha. Y en la segunda, con el partido ya decidido, no pudo en el mano a mano con Valdés. Ante el Barça le tocó agachar la cabeza.

Xavi Hernández consideró que "salió todo a la perfección". "Hemos entendido muy bien el mensaje del míster, que ha preparado muy bien el partido", dijo tras el encuentro Xavi, que no dudó en definir los 90 minutos sobre el terreno de juego como un trabajo "realmente espectacular de todo el equipo". EFE




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra