Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
FÚTBOL | FEMENINO

La pamplonesa Ainhoa Tirapu aguanta 717 minutos imbatida

  • La guardameta, que cumple su décima temporada en el Athletic, encajó el pasado fin de semana el gol que truncaba una de las mejores marcas del fútbol español

Ainhoa Tirapu, en un partido con la selección en el Mundial de Canadá.

La pamplonesa Ainhoa Tirapu aguanta 717 minutos imbatida

Ainhoa Tirapu, en un partido con la selección en el Mundial de Canadá.

ARCHIVO
Actualizada 05/02/2016 a las 12:52
  • Fermín Astráin. Pamplona
La portera navarra Ainhoa Tirapu hizo historia este pasado fin de semana con el Athletic Club. La guardameta de 31 años logró mantener la portería imbatida durante 717 minutos oficiales, lo que supone un récord en la institución rojiblanca. Este año cumple una década en Lezama, tras su salida del Lagunak rumbo a Bilbao con escala en Badajoz. Está totalmente afianzada en la portería del Athletic, el equipo líder de la Primera Divisón, y todavía confía en volver a la selección absoluta de Jorge Vilda.

Una leyenda del fútbol español como Iker Casillas ostenta el récord de imbatibilidad en la liga española con 952 minutos consecutivos sin encajar gol. Ahora Ainhoa Tirapu (04/09/1984) ha llegado hasta los 717 y entra de lleno en los anales de la historia del fútbol nacional. “Tampoco soy muy de contarlos. Lo importante es no encajar gol, porque así tienes un punto asegurado y estás más cerca de ganar los partidos. Alguna vez sí que había estado cuatro partidos sin encajar gol, pero ocho no”, comentó con mucha humildad la navarra.

Siete victorias consecutivas sin encajar gol ha aguantado la guardameta pamplonesa, incluidas dos goleadas en un derbi ante la Real Sociedad y ante el Espanyol (5-0). “Yo estaba tranquila. Desde fuera me decían que tenía que batir el récord, pero tampoco estaba muy claro en qué partido lo había batido, porque no se acordaban cuál era la marca. Al final, yo no soy de estar muy pendiente de eso y te centras en lo importante, en no encajar. Sí que duele un poco que el gol llegue en un partido en el que ganas por 5-0”, indicó Tirapu.

El Athletic Club, club en el que milita desde 2005, es el líder destacado del grupo, con seis puntos de ventaja sobre el Barcelona. Un total de 14 victorias y un solo empate es el balance de las 15 primeras jornadas ligueras, la primera vuelta del campeonato. Además, es el equipo menos goleado con tan sólo cinco goles recibidos, con una media de un gol encajado cada tres encuentros. “Hemos hecho una primera vuelta muy buena. Hemos ganado partidos bien, pero también hemos sufrido en algunos momentos. Hemos cogido una pequeña ventaja y tenemos que aprovechar esta situación. Porque este grupo ha estado muy cerca de ganar la liga en varias ocasiones, pero llevamos mucho tiempo sin conseguir un título. Este equipo es muy competitivo y no nos vale ser segundas”, confirmó.

Ainhoa Tirapu no deja nada a la improvisación, sabe que los éxitos son fruto del trabajo. “Para ello tenemos que seguir en el camino que llevamos y ajustar alguna cosilla. Si mantenemos la intensidad con la que estamos jugando, tendremos muchas opciones. Con una buena intensidad sobre el campo, ya tienes la mitad de las cosas hechas. El resto es plasmar los entrenamientos de la semana y la calidad, que hay de sobra”, aseguró. Al final, el objetivo del Athletic Club es siempre aspirar a lo máximo. “A principio de temporada, siempre pensamos que tenemos que llegar a final de temporada con opciones de luchar por el título de liga. Unas veces nos hemos descolgado antes; y otras, después. Pero el objetivo es siempre estar arriba hasta el final”, confesó.

Ainhoa Tirapu es licenciada en Química con un máster en Toxicología y contaminación ambiental, es profesional del fútbol y juega en el líder de la Primera División. Sin embargo, trabaja en Decathlon durante las mañanas porque tiene muy claro que el fútbol se acabará tarde o temprano. “Nuestra situación no es la de un futbolista masculino. Yo podría vivir el día a día del fútbol, pero esto tiene fecha de caducidad y tengo que pensar en el futuro. Cuando esto acabe hay que vivir de algo. Si te paras y no trabajas, después de diez años ponerse a trabajar es complicado. Ninguna empresa va a contratarte. Hay que seguir activa. Y, hasta el momento, la única empresa que me ha permitido tener un horario flexible para las concentraciones y para los entrenamientos es Decathlon. También ahí me permiten seguir avanzando de cara al futuro. Al final, las cosas no caen del cielo y hay que moverse”, aseveró una Ainhoa Tirapu con las ideas muy claras.

“De pequeña no me planteaba vivir del fútbol, no existía esa posibilidad. Ahora he priorizado esto porque es ahora cuando me ha tocado vivirlo. A los 80 años no voy a jugar a fútbol, evidentemente. Pero existen otras facetas, no sólo el fútbol. Me apasiona la química y por eso estudié la carrera. Pero compaginar el trabajo de un laboratorio con los entrenamientos es muy difícil”, argumentó. Sin embargo, no descarta dedicarse a su otra gran pasión, la química, una vez dé por cerrada su etapa como futbolista. “Me encantaría poder trabajar en ello, aunque tendría que hacer un reciclaje importante. Pero, ¿por qué no? Formas de ejercer la química hay muchas”, sentenció.

Sensi, como así la llaman, salió del Lagunak en 2005

Formada en Lagunak, Ainhoa Tirapu coincidió allí con su también compañera actualmente Erika Vázquez en el conjunto de Barañáin. Una de las principales causantes de que la rebautizaran como ‘Sensi’. “De pequeña no me gustaba jugar de portera y les decía que no valía tirar fuerte. Erika, que entonces era compañera mía, hacía caso omiso. Me dolían los balonazos y hasta lloraba. De sensible, comenzaron a llamarse ‘Sensi’. Desde los 10 años me han llamado así y desde entonces hasta ahora”, comentó.

En 2005 se marchó del Lagunak al Puebla, de donde dio el salto al Athletic Club. “En Lagunak llevaban un tiempo sin contar mucho conmigo. Salió la oportunidad de ir a Badajoz a jugar la Copa de la Reina y me fui. De ahí me salió la ocasión de fichar por el Athletic, que ese año fue campeón de liga y jugaba Champions la temporada siguiente. La verdad es que no me lo pensé mucho. Estaba cerca de casa y además siempre he sido del Athletic. Me hizo mucha ilusión y a mi aita casi más”, aseveró entre risas.

Además, la portera navarra es internacional con España y fue una de las 23 elegidas por Quereda en el último Mundial, disputado en Canadá. “Poder competir con las mejores, en un Mundial y en una Eurocopa, es como conseguir el objetivo, para la gente que nos gusta ponernos retos. Poder competir de tú a tú al máximo nivel es uno de los grandes objetivos que te marcas. La verdad es que te sientes muy contenta y satisfecha”, aseguró. Sin embargo, desde la llegada de Jorge Vilda, se le han cerrado las puertas de la selección. Aunque espera, con la campaña que está cuajando, entrar en los planes del seleccionador. “Jorge ha conseguido que se vuelve a hablar sólo de fútbol en la selección. Mis compañeras me comentan que se encuentran más cómodas con el trabajo. Encima parece que están saliendo bien las cosas. Ahora, volver a la selección no depende de mí, depende de otros. Yo sigo trabajando duro. Aunque lo cierto es que los números me respaldan en estos momentos”, bromeó.

Con 31 años todavía no se plantea el colgar los guantes, ni siquiera lo ha pensado. De momento, no se ha planteado su futuro. “A nivel de trabajo no sé lo que haré, pero sí que tengo claro que seguiré ligada al fútbol. Hasta hace bien poco no había entrenamientos específicos para porteras y todavía no está asentado del todo. Es muy necesario, y me gustaría seguir entrenando a porteras, ayudar a las más jóvenes. No querría desvincularme, me gustaría seguir formando”, expresó.

Se ha convertido en una de las veteranas del equipo tras 10 años en el Athletic, y saca hasta 15 años a la jugadora más joven. Tiene asumido su rol, aunque el tiempo se le ha pasado “muy rápido”. “No hace tanto, yo era la joven. Otra portera que entrena conmigo tiene 16 años. Es ley de vida y ellas también irán cogiendo veteranía. Ya te digo que no sé cómo se me ha pasado tan rápido…”, finalizó.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual