Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
FÚTBOL NAVARRO

David Lizoain busca batir su mejor marca goleadora

  • El delantero del Ardoi ha anotado 14 goles, seis menos de su mejor registro en Tercera, cuando era jugador del Izarra

0
Actualizada 25/01/2016 a las 21:35
  • FERMÍN ASTRÁIN. PAMPLONA
El último ‘hat trick’ que anotó David Lizoain fue en 2011, hace cinco años, cuando era jugador del Izarra en Tercera División. Aún jugó dos años más en Segunda B con el conjunto de Estella antes de recalar en el Ardoi, con quien subió hace dos campañas a la máxima categoría del fútbol navarro. Ahora, tanto el conjunto de Zizur, como el veterano delantero se encuentran en un estado de forma envidiable. El Ardoi de Iban Romo es séptimo con 37 puntos, mientras que David Lizoain es el segundo máximo goleador del campeonato con 14 dianas. En este mes de enero, los azules han sumado cuatro victorias de cuatro posibles con 16 goles a favor y sólo uno en contra. Lizo ha anotado siete dianas en ese periodo. Tres de ellas este pasado fin de semana ante el Subiza, volvía así a anotar un ‘hat trick’ después de casi cinco años.

David Lizoain (23/03/1985) se mostró muy satisfecho por los tres goles y por el estado de forma que atraviesa, aunque culpa de ello a todo el equipo. “Mi racha coincide con lo bien que está el equipo. Estamos creando ocasiones y haciendo muchos goles. Al final, los que estamos arriba nos beneficiamos del trabajo de todos, y somos los que más metemos”, indicó. La mitad de los goles que ha anotado los ha conseguido en este mes de enero. “Empecé sin más. De hecho, fue Alvarito (Arizcuren) quien más goles metía. Yo juego con mucha libertad en el Ardoi y eso me permite llegar al área con facilidad. Ahora estoy en racha, pero también hay dinámicas que estás de que no, y no entra ninguna. El descanso de Navidad nos vino muy bien, cargamos pilas porque acabamos el año algo regular, y ahora estamos muy bien otra vez”, confesó.

Con 16 partidos por delante, no se plantea ninguna cifra de goles, aunque asegura que sería “bonito” alcanzar los 20 goles. “En los años del Izarra en Tercera sí que hice goles, pero creo que nunca superé los 20. Cuando miro que llevo 14 goles, casi no me lo creo. Veo que llegar a 20 no es algo inalcanzable, si me respetan las lesiones. En Preferente hice 12 ó 13 goles y el año pasado también, aunque estuve bastante tiempo lesionado”, expresó David Lizoain.

El delantero cumple su tercera temporada en el Ardoi, el segundo gran club de su carrera y donde ha conseguido estabilidad. Tras pasar por Lezama, por la Peña Sport y por el Promesas, recaló en el Izarra, su otra gran casa. “En Tercera jugué todo y en Segunda B también empecé jugando, pero el último año estuve mucho tiempo lesionado. Tengo muy buen recuerdo del Izarra, pero tuve que dejarlo por trabajo. Estar en el Izarra era demasiada exigencia”, aseguró. En el Ardoi se lo tomó de otra manera, algo que le ha hecho recuperar su mejor versión. “Aquí jugamos sin presión, con amigos de la cuadrilla, con gente conocida de Zizur… Es otro ambiente”, prosiguió.

De aquel joven chaval que fue a Lezama ya queda poco a sus 30 años. Casado y con una hija recién nacida, asegura que no cambiaría nada de lo que ha vivido en el fútbol. “Coges experiencia y eso se nota. Si hubiera tenido la tranquilidad que tengo hoy en día… Ahora le saco más rendimiento a mi juego y exploto mejor mis cualidades, pero es por la veteranía. No me arrepiento de nada de lo que hice en aquella época. Siempre he sido un jugador comprometido con el equipo y no salía por la noche”, comentó Lizoain. Aunque aseguró que quizás le faltó algo de chispa para llegar más lejos. “Creo que calidad tenía, lo que me faltó fue el ritmo. Cuanto más alto llegas, más ritmo hay que tener. Y a mí el ritmo me superaba. En Segunda B, mientras no me lesioné aguanté muy bien, pero más arriba no creo que hubiera podido”, aseguró.

Ahora, la situación de David Lizoain es otra bien distinta. “Sólo entreno dos días porque tengo una niña recién nacida que consume mucho tiempo. Salgo de trabajar a las 19.30 horas y, a veces, me da pereza ir a entrenar, aunque tengo que ir porque me viene bien. Lo llevo como puedo, aunque me gusta mucho jugar al fútbol y merece la pena hacer el esfuerzo”, resaltó. “Entre semana –continuó- poco tiempo me queda entre el trabajo, el fútbol y la familia. Y el fin de semana lo utilizo para descansar y cargar la pilas”.

Sobre los objetivos del equipo, David Lizoain es tan claro como ambicioso. “Al principio de temporada nos marcamos el objetivo de acabar entre los diez primeros. Lo que pasa es que te ves ahí cerca y nunca se sabe. Somos un equipo joven, con todos de casa y sin presión de estar arriba. Será complicado, pero vamos a intentar acabar lo más arriba posible”, argumentó. Y es que el atacante del Ardoi considera que el club tiene mucho potencial y que tiene que ser ambicioso. “Somos la mejor cantera de Navarra y el techo del club es el que el propio club quiera. Todavía queda trabajo para ser como un San Juan, por ejemplo, pero podríamos serlo con algo más de ambición”, concluyó.

El Ardoi parece ser ya el destino definitivo de un David Lizoain que atraviesa por una segunda juventud. Aquí ha encontrado estabilidad y goles, y se siente muy a gusto. “Mi juego es ahora mucho más participativo, mucho más bonito. Me siento muy a gusto. Ya he tenido ofertas, pero ya no me muevo. Ahora mismo, ni se plantea eso”, finalizó.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual