Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
FÚTBOL NAVARRO

Rubén Gil, con miedo de no volver a jugar

  • Con el susto en el cuerpo por lo sucedido el domingo en Peralta, el defensor del Lourdes espera que las pruebas del viernes salgan bien y pueda seguir jugando a fútbol

Rubén Gil.

Rubén Gil.

Rubén Gil fue asistido por Isabel Rubal.

DN
1
Actualizada 13/01/2016 a las 13:23
  • fermín astráin. pamplona
Todavía con el miedo en el cuerpo, Rubén Gil (07/04/1992) se encuentra en casa descansando de la hipoxia sufrida el domingo en Peralta. “Mucho susto me llevé, el mayor de mi vida. Hoy (por el miércoles) es el primer día que me he levantado bien. Ya estoy mejor”, indicaba el jugador del Lourdes. Sin embargo, todavía no se puede quitar de la cabeza lo sucedido, amén de que todavía no está del todo tranquilo, puesto que el viernes tendrá que volver a pasar pruebas médicas. “Me han dicho que descanse hasta el jueves y que ese día vaya a trotar un poco, para ver si me fatigo. Si es así, tendré que parar. El viernes me hacen otras pruebas para ver si está todo bien. Espero que no haya nada y que pueda volver a jugar a fútbol, que es lo que más me gusta”, comentó Rubén Gil.

Esa es ahora su mayor preocupación, que los médicos no encuentren nada raro y que no le prohiban jugar a fútbol. En principio, la hipoxia padecida en Las Luchas pudo ser producida por un golpe sufrido en la primera mitad del encuentro. Eso es, al menos lo que le han dicho a él, puesto que no se acuerda de nada del partido. “Me dijeron que me di un golpe en la primera parte y luego fui poco a poco fatigándome hasta que me desmayé. Si no es por un golpe, mal vamos”, argumentaba el defensor del Lourdes.

Sus primeros recuerdos son de cuando su salvadora Isabel Rubal intentaba cogerle una vía. “Me dijeron que metí gol, pero yo no me acordaba de nada. Sólo me acuerdo de Isabel, que estaba todo el rato conmigo intentando que no me durmiera. Luego, también recuerdo cuando cambiamos de ambulancia en Tafalla, a la de los bomberos, que estaba muy justo. Ya en el hospital me dieron bien de calmantes para el dolor en el pecho y en la cabeza, y me quedé mejor. Ya cuando salieron todas las pruebas bien y me dijeron que no corría peligro, me tranquilicé”, añadió.

En todo momento estuvo acompañado por directivos del Lourdes, hasta que llegaron sus padres. “Ya cuando llegaron ellos, aún me tranquilicé más. Es el primer partido que no vienen a verme, porque estaban los dos malos en casa. Estaban muy asustados, ya han dicho que no se van a perder ningún partido, aunque estén enfermos”, comentó Gil entre risas.

Rubén Gil tiene en todo momento el nombre Isabel en la boca, a quien está eternamente agradecido. “La verdad es que lo que hizo Isabel (Rubal) es increíble. Mi entrenador me dijo que viendo que estaba ella y que sabía lo que hacía, él se quedó más tranquilo”. Además de la enfermera y fisio del Azkoyen Isabel Rubal que le atendió en un primer momento, Rubén Gil también tuvo la suerte de que hubiera una ambulancia en Las Luchas, como así lo reconoció él: “Debería haber ambulancias en todos los estadios. Si me pasa esto en otros campos, donde no hay ambulancias, igual me quedo en el sitio”, confesó.

El futbolista del Lourdes se mostró muy agradecido y congratulado por las muestras de apoyo recibidas en estos días. “Isabel me ha escrito todos los días, los directivos del Lourdes, mis compañeros también me han dicho que esté tranquilo que seguro que volveré… Jugadores y directivos del Azkoyen también me han llamado. En este aspecto estoy muy contento por el cariño que me han dado”, sentenció.


MIEDO A NO VOLVER A JUGAR

Ahora, la máxima inquietud que tiene Rubén Gil es que le prohiban jugar a fútbol. Ha estado prácticamente dos años parado tras sufrir una rotura en la rodilla, y no quiere volver a pasar por eso. “Estuve casi un año esperando para cuando me operaran. Luego recaí y me salió un trombo. Me dijeron que eso iba a ralentizar la vuelta. He sufrido mucho durante este tiempo y no quiero que me pase lo mismo. Ahora que estaba bien y con confianza, me sucede esto. La lesión fue el 25 de enero, parece que tengo gafado el mes de enero”, bromeó. “Estoy deseando que todo salga bien –prosiguió- y volver a jugar el fin de semana. Sé que es algo precipitado, pero son las ganas que tengo”, aseguró.

De hecho, aunque ya había reaparecido en octubre y ha participado en seis partidos esta temporada, este encuentro en Las Luchas era el primero que jugaba de titular desde su desgraciada lesión de rodilla de hace ahora dos años.

Afortunadamente, este trabajador de Guardian (Castejón) se encontraba de vacaciones y este hecho no le ha afectado demasiado en su vida personal. “No he tenido que coger la baja porque estamos de vacaciones, en eso también he tenido suerte”, indicó.


  • Carrepamplo70
    (20/01/16 23:54)
    #1

    La cosa es quejarse por tonterías.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual