Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
REAL MADRID-JUVENTUS | MIÉRCOLES, 20.45H (C+LC)

Berlín o polvorín

  • El sueño de la 'undécima' o el fin de un proyecto se cruzan en un Bernabéu encendido
  • "El madridismo será uno solo ante la Juventus", garantiza Ancelotti, convencido de que la afición conducirá a su equipo hacia la final de la Champions

Cristiano y Ancelotti.

Cristiano y Ancelotti.

Cristiano y Ancelotti.

AFP
0
13/05/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Todo o nada. Tras el exiguo 2-1 a favor de los piamenteses en Turín, el duelo de vuelta de semifinales de la Champions que el Real Madrid disputa este miércoles ante la Juventus, en un encendido Santiago Bernabéu, se ha convertido en una cuestión que trasciende lo deportivo. Tal es el ambiente generado en torno al club blanco, tras perder virtualmente el título de Liga con el empate del pasado sábado ante el Valencia, en Chamartín, que la continuidad del proyecto depende de llegar el 6 de junio a Berlín para competir por la 'undécima'.

Se la juega en primer lugar Carlo Ancelotti. Al técnico ya ni siquiera le avala ser el conductor del equipo que conquistó la 'décima' en Lisboa, y ante el Atlético, y devolver la paz social al club que dinamitó José Mourinho. Le queda un año de contrato, pero Florentino Pérez prescindirá de sus servicios si no conquista un gran título. Y habría que ver lo que ocurre incluso si se corona en la capital alemana.

Ilustres como Del Bosque, que cayó en las semifinales de 2003 precisamente ante la Juventus cuando defendía título, o Jupp Heynckes, artífice de la 'séptima' junto con Pedja Mijatovic en la final de 1998 frente a la 'Vecchia Signora', ya sufrieron en sus carnes lo que significa no seguir en el club pese a ganar Liga o Champions.

Qué decir de Iker Casillas, silbado por un amplio sector del Bernabéu tras los goles encajados frente al Valencia. Está en el ojo del huracán tras hacer varios gestos de desaprobación a la grada y ser cazado diciendo que está hasta lo más íntimo de los "pesados" que le abuchean. Tiene dos años más de contrato y afirma que desea seguir, lo que significa que no saldrá si no le abonan al menos el salario de una campaña (15 millones brutos), pero la situación puede hacerse ingobernable para el club y para un portero que años atrás era santo y seña.

"Todo entrenador siente que piten a uno de sus jugadores, pero Casillas tiene experiencia y costumbre. Esto no le afectará, le motivará. La gente sabe lo que es importante. Pasó ante el Bayern, ante el Atlético...El madridismo será uno solo ante la Juventus", garantizó Ancelotti en la víspera.


Picante galés

Por si eran pocos los líos, el fin de semana 'parió' el representante de Gareth Bale en The Telegraph, donde dijo que el galés está sufriendo porque sus compañeros le boicotean al no pasarle el balón. "Podría ir a quejarse a su entrenador, pero él no es así", añadió Barnett. Encontró la firme respuesta de Ancelotti, quien lamentó que el agente no se hubiera quedado "mudo". "Estamos felices con la temporada de Bale. Estamos en un mundo en el que a la gente le gusta hablar, y a veces lo hace demasiado, sin haber visto un entrenamiento y no saber cómo trabajamos", añadió.

En el plano deportivo, el equipo blanco genera más dudas que no ha disipado aún Ancelotti, salvo que jugase al escondite en la previa. La primera incertidumbre reside en el ataque. Karim Benzema vuelve, tras un mes lesionado en la rodilla, pero no es seguro que juegue de inicio. "Está bien, disponible al 100%. Ha tenido tiempo de recuperarse. Puede salir desde el principio o después. Chicharito ataca muy bien la línea ofensiva y Benzema hace jugar mejor a todo el equipo", explicó Ancelotti.

¿Sergio Ramos de central o de volante derecho? Por la presencia de Pogba, ya recuperado aunque quizá no para un partido entero, y el músculo que aporta el sevillano, Ancelotti podría repetir la experiencia de los duelos exitosos ante Atlético y Sevilla, y la cita fallida de Turín. "No sería temerario ponerle de nuevo en el centro del campo", dijo antes de la cita ante el Valencia, donde el camero volvió al eje de la zaga.

El técnico sabe que caer con Ramos de medio sería su final. Conoce el malestar que esa decisión genera en las altas esferas. Para remontar, estaría mejor visto un centro del campo con Isco, Kroos, aparentemente recuperado del golpetazo sufrido el sábado, y James.


Nervios del presidente

El máximo mandatario también está nervioso porque en gran parte también se la juega. Terminar sin algún gran título, porque el Mundialito o la Supercopa europea son guindas de pastel y no un trofeo suculento, supondría la confirmación de que la plantilla está mal confeccionada. Testigos directos han filtrado que en el descanso del choque ante el Valencia, con 0-2 en el marcador, Florentino Pérez estaba decidido a bajar hacia la zona de vestuarios y se acercó hasta el ascensor.

En esta tesitura de tensión se presenta la Juventus, en semifinales por vez primera en doce años, pero un gran clásico. Mostrará todo su peligro a la contra, como ya hizo en la ida con Tévez y Morata, que vuelve a casa con deseos de reivindicarse.

"Hemos mejorado mucho defensivamente con el curso de la competición", dijo el defensa suizo Lichtsteiner en la televisión del club italiano. "Ahora, concedemos muy pocas ocasiones". En la ida, excepto el gol de Ronaldo y el balón estrellado en el travesaño por James, la 'Juve' no concedió ni un metro al Madrid.

Massimiliano Allegri, su técnico, puede introducir a Barzagli y jugar con tres centrales, o repetir el 4-4-2 de la ida con rombo en el medio del campo, con un cambio: la vuelta de Pogba por Sturaro. El francés volvió ante el Cagliari (1-1), después de dos meses de ausencia, marcando un gol.

Ya campeona de Italia, la Juventus se dedica en cuerpo y alma a cumplir su sueño berlinés. Allegri dio descanso a todos sus titulares el sábado, excepto a Pogba, para que cogiera ritmo, y al centrocampista Marchisio. Para el club transalpino, siete veces finalista y dos campeón continental, clasificarse significaría la confirmación de su regreso entre los grandes. Pero el Madrid quiere ser el primero que levanta dos 'orejonas' consecutivas en formato Liga de Campeones.


Alineaciones probables:

Real Madrid: Casillas, Carvajal, Ramos o Varane, Pepe, Marcelo, Isco o Ramos, Kroos, James, Bale, Benzema o 'Chicharito' y Cristiano.

Juventus: Buffon, Lichtsteiner, Bonucci, Barzagli o Pogba, Chiellini, Evra, Marchisio, Pirlo, Vidal, Tévez y Morata.

Árbitro: Jonas Eriksson (Suecia).

Estadio: Santiago Bernabéu.

Hora: 20:45 (Canal + Liga de Campeones).



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual