Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Entrevista
Jesulito, histórico del Magna Gurpea

Jesulito: “Los ocho años con este equipo no se me van a olvidar en la vida”

  • Asegura Jesulito que su entrenador (Imanol Arregui) confió en él desde el principio hasta el punto de convertirse en una de las piezas importantes en la trayectoria del Magna donde ha jugado ocho campañas

El ala gaditano del Magna Gurpea Xota, Jesulito, se marcha de Pamplona el jueves donde deja el equipo en el que ha militado ocho temporadas y, según asegura, su vida.

El ala gaditano del Magna Gurpea Xota, Jesulito, se marcha de Pamplona el jueves donde deja el equipo en el que ha militado ocho temporadas y, según asegura, su vida.

05/06/2017 a las 06:00

Dice que ha derramado lágrimas para mucho tiempo. El ala gaditano Jesús Solano, Jesulito, se despide y lo hace muy emocionado. Después de ocho años en el equipo del Xota, club de Irurtzun, pone rumbo a Jaén. Detrás deja ocho temporadas, en las que ha crecido como jugador y como persona. Llegó con 18 años y se va como padre de dos niños. Además, se ha convertido en una pieza clave en la evolución de un equipo, el Magna Gurpea Xota que, en esta última campaña, ha logrado tutear a los grandes de la Primera División del fútbol sala.

¿Cómo está viviendo estos días?
La verdad es que concienciado. Hace tiempo ya que se anunció mi marcha. Yo creo que todas las lágrimas que tenía ya las he echado; las últimas, en la comida del equipo del jueves. Tuve que hablar, me entrecorté, paré y me ayudaron a terminar el discursillo. Siento tristeza. Además, son días de locura por todos los cambios. Estoy entre tristeza y locura.

El lunes, en el partido ante el Movistar, la afición le brindó un cerrado aplauso.
Salté al campo, como hago al final de todos los partidos, para saludar a todos los compañeros y despedirnos de la gente como hacemos todas las temporadas. Sin embargo, Javi (Eseverri) me lanzó al medio para que la gente me aplaudiera. Fue muy emocionante. Quiero agradecerle a la afición el aplauso que me dio.

El jueves celebraron la comida de fin de temporada, ¿qué le regalaron?
Primero se entregaron los premios de la pachanga que hacemos: el peor jugador, el mejor, el más blandito... Después, a los que nos fuimos, Raúl, Tomoki y yo, nos regalaron un colgante con la imagen de San Fermín, una botella de pacharán y una txapela. Dio Tatono el discurso de toda la temporada y emocionado. Habló Imanol y otra vez, emocionado. Todo el día emocionado pero lo pasamos muy bien.

¿Qué resumen hace de su etapa en el Xota?
Cuando llegué, creo que nadie pensaba que iba a rendir tan pronto. En el primer partido, ya jugué una media de veinte minutos. Venía de jugar en 2º B. Llegué con 18 años. El primer partido fue contra el Barcelona y metí gol. Ha sido un continuo crecimiento. Vivimos un inicio de temporada un poco mala pero, gracias a una buena segunda vuelta, nos metimos en playoff y en la final. Año a año he ido creciendo, tomando responsabilidad y sintiéndome más válido y mejor jugador. Además, Imanol me ha metido en la cabeza que confíe mucho en mí, que tengo unas cualidades muy difíciles de encontrar. He ido creciendo de la mano del club. Han sido ocho años que no se me van a olvidar en la vida.

Su crecimiento deportivo ha ido a la par que el del equipo.
Independientemente de los resultados de las temporadas, se nota que el equipo se ha ido haciendo grande y este año creo que ha sido el golpe encima de la mesa: “Estamos aquí y podemos disputarle los títulos a cualquier equipo”. Siempre nos han respetado los conjuntos grandes .Venían a jugar a Anaitasuna y les hemos ganado. Hemos ido a sus pistas y también. Siempre hemos estado ahí pero estos últimos años nos hemos hecho grandes. Después del Movistar, ElPozo y el Barcelona, el mejor equipo, de largo, es el nuestro.

¿Qué tiene este equipo para que jugadores como usted, Araça, Rafa Usín, Javi Eseverri... continúen año tras año aquí?
Cuando terminaba contrato aquí, cada tres años, tenía la oferta de renovación de este club pero también de otros equipos. Lo que hace que te quedes es la gente que está a tu lado: Imanol, Tatono, Carmelo, Txema, Vicente, Miguel ... Toda esa gente del cuerpo técnico y del club que te tratan como si llevaras aquí toda la vida, de la familia. Y si tienes momentos malos, Imanol te pilla y te pregunta qué te pasa. No he estado en muchos equipos pero estoy seguro que esto no pasaría. El trato humano y el grupo que hemos formado... Tengo amigos aquí como si fueran de toda la vida. La gente me ha demostrado cosas que no he visto en otros sitios. Esas cosas no se me van a olvidar. Esta gente va a ser para toda la vida.

Después de ocho temporadas, ha convivido con muchos jugadores en el vestuario, ¿quiénes formarían su cinco inicial?
Sobre todo Javi (Eseverri), Palote (Roberto Martil), Rafa (Usín), Araça y Asier (Llamas), que llegó más tarde, se incorporó muy jovencito, pero esos cinco. Llevamos desde 2010 que llegamos a la final. Aunque Araça se fue pero volvió a los dos años. Fui el que más se alegró cuando supe que volvía. Esa relación no se tiene en otro lado.

Pero ahora le toca despedirse de todos ellos, ¿le costó mucho tomar esta decisión?
La decisión la tomé, además, en el hospital,r ecién operado. Subí del quirófano y tenía el teléfono a reventar de mensajes. Se tomó desde el hospital. Llamé a Imanol, vino a hablar conmigo y él fue el que me empujó a aceptar la oferta porque en ese momento no había dinero en el club. Fui con la oferta al club y les enseñé para ver si se podía acercar a ella. Pero la situación del club era crítica. En ese momento, Imanol me dijo que él era el primero que quería que me quedara, el club igual y me dijo que si tuvieran dinero me renovarían y que no me iría nunca. Pero añadió que siendo mi amigo, en ese momento, tenía que aceptar la oferta de Jaén.

¿Cómo está viviendo los cambios que le va a deparar su marcha a Jaén?
Una vez tomada la decisión y viendo que se acerca el día en el que me voy de Pamplona y que nunca más voy a jugar aquí, la verdad es que tengo ilusión. Sobre todo por conocer otro vestuario, otro entrenador, otra forma de trabajar... No sé va a parecer a Imanol, eso seguro. Conoceré otros compañeros, tendré más responsabilidad porque allí voy como el fichaje más importante para ellos. Y para mí, tiene mucha importancia que un equipo como Jaén, con muchos años peleando con los mejores, arriba... Tengo mucha ilusión, y ganas sobre todo de olvidarme de las lesiones que me han lastrado al final de las últimas dos temporadas. Tengo ganas de que llegue el día en el que juegue sin molestias, sin dolor, y estar al cien por cien de nuevo.

¿Le queda la pena de no haber podido despedirse en las pistas?
Está claro. En la semifinal de la Copa de España, jugué contra ElPozo echo polvo. Llevaba toda la temporada muy fastidiado. Me hubiera encantado jugar estos partidos siendo yo, ayudando en lo que pueda. Esa es la pena que voy a tener. La gente no se acuerda del pasado. La gente se queda con lo pasa hoy y, en estos momentos, no he estado yo. Esa es la imagen que se queda y me da pena. Esa es la pena que me llevo que en el mejor año del club, en los momentos guay, no estuve en la pista.

Imanol siempre repite que lo que le pasado al equipo, en cuanto a lesiones, no lo había vivido nunca.
Ha sido una calamidad, una locura. La gran duda que nos quedará es que hubiera pasado si todos hubiéramos estado bien. Ha habido partidos que se han perdido por falta de aire, por falta de cambios. Y aún así mira que temporada ha hecho el equipo. Eso es de elogiar.

Llegó siendo un niño y se va padre de dos hijos, ¿cómo ha vivido en Pamplona?
Nuestra vida ahora mismo es la que tenemos en Pamplona. En Cádiz, vivía con mi madre; mi mujer, con la suya. Éramos dos chavales. Me vine con ella. Aquí hemos madurado. El cuerpo nos pidió tener hijos, ser padres. Pamplona nos lo ha dado todo. Jesús nació en Cádiz, pero es de aquí, es navarro. Habla euskera, le gustan los gigantes, San Fermín. Nos da mucha pena irnos porque esta es nuestra casa. Mi vida es esta.

En Jaén, va a coincidir con su amigo Carlitos.
Entrar en el vestuario de primera con Carlos, que le conozco desde que éramos unos críos, es una ayuda impresionante. Hacer la primera toma de contacto con un amigo de toda la vida es una gran ayuda para mí y para él.

¿Cómo le gustaría que le recordara la afición navarra?
Sin hablar de lo deportivo, sobre todo creo que me recordarán por las bromas. En el vestuario soy así y me gusta que me recuerden así. En lo deportivo, que lo diga la gente, quisiera que me recordaran feliz, contento y no como he estado estos últimos meses, más tristón.

¿Qué sentirá cuando tenga que jugar la próxima temporada contra sus compañeros?
Lloraré otra vez, seguramente. Guardaré las lágrimas que me queden y lloraré un montón.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra