Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
RUNNING

Más visible, más seguro

  • ​El pasado viernes un corredor fue atropellado en las inmediaciones de la carretera de la Universidad de Navarra

Ante el tráfico, y cuando hay ya poca o luz o las condiciones de tiempo no son buenas (niebla o lluvia), la visibilidad que ofrece un corredor con ropa vistosa es mucho mayor que otra vestido de oscuro. El uso de elementos reflectantes o, incluso, pequeña

Más visible, más seguro

La visibilidad de un corredor con ropa vistosa es mucho mayor.

J.A. GOÑI
02/02/2016 a las 06:00
  • C. REMÍREZ./J.J. IMBULUZQUETA. Pamplona
El uso de prendas entre los corredores con colores llamativos, incluso fosforitos o reflectantes, no sólo es una cuestión de moda o de estética. Va mucho más allá. El ver y el hacerse ver debe ser una prioridad para los corredores -o ciclistas-, tanto por su seguridad como por la de aquellos -otros peatones y vehículos- con los que comparte aceras, caminos, parques o calzadas. Y más aún en estos días de invierno cuando la visibilidad puede verse perjudicada por el tiempo (niebla, lluvia...) o las horas de luz son menos y muchos entrenamientos pueden realizarse en penúmbra.

Incluso, el uso de elementos reflectantes o frontales son complementos recomendados en la oscuridad más allá del colorido de la ropa. “Los datos dan la razón en ese aspecto. Habitualmente, de noche, los afectados por atropellos con prendas oscuras son más que los que usan otras más claras. Es recomendable que los corredores llevan prendas de algún color o llamativas, algo que está de moda y no es complicado encontrar”, explicaba Jesús Bariáin , responsable de Comunicación de Policía Municipal de Pamplona.

El corredor, un peatón más

Por fortuna, los incidentes con corredores no son “habituales” reconocen desde el organismo policial aunque sí que, con el aumento de esta práctica y al igual que ocurre con los ciclistas, ha crecido el número de sustos, incidentes o atropellos en los que se ven involucrados. Los problemas suelen darse al cruzar las vías para acceder o regresar de circuitos habituales entre corredores en parques, senderos o zonas peatonales.

El último, por ejemplo, el que ocurrió el pasado viernes en la carretera de la Universidad de Navarra donde un corredor fue atropellado y permanece herido grave.

“El corredor, desde el punto de vista del código de circulación, es un peatón. Da igual si va más rápido o más lento, si corre o va caminando”, explicaba Bariáin, quien recuerda la obligación de los corredores a cumplir con las normas y, sobre todo, hacer gala de sentido común. Más allá de quien tenga la culpa legal, hay que tener presente que el más indefenso y que peor puede acabar en cualquier golpe con un vehículo (de motor o bicicleta) será el corredor.

“¿Eres consciente de que el ‘runner’ es el peatón con más riesgo que existe? Se mueve deprisa y en ocasiones, sobre todo si acumula kilómetros desde que dio la primera zancada, con síntomas de fatiga y cansacio, lo que puede mermar su percepción del entorno y sus reflejos”, advierte Correr entre coches. Guía para el runner peatón y el automovilista responsable, editad por Stop Accidentes, Asociación de Talleres de Madrid y la Asociación Deportiva MAPOMA.

En ella se recogen, además de consejos, las principales causas de atropellos: infracciones de runners y/o conductores; distracciones mientras se corre o se conduce; y la “velocidad inadecuada” de los vehículos o el “no detener la carrera al llegar a un paso de peatones o de un garaje”.

Uso de auriculares y cruces

Precisamente, y aunque no hay una prohibición legal que impida correr con los auriculares puestos y escuchando música -los ciclistas sí lo tienen prohibido-, se recomienda “no perder ese sentido ni la recepción de sonidos que nos pueden alertar, y usar sólo un auricular, escuchando música sí pero dejando libre el otro oído”, señala el portavoz policial.

Además, advierten que aunque en los pasos de cebra el peatón siempre tiene preferencia de paso sobre los vehículos, la normativa obliga a éste “de asegurarse de haber sido visto. Eso puede resultar a veces complicado, pero es cuestión de unos segundos. Reducir la velocidad o parar un momento antes de cruzar no cuesta nada ni rompe tanto el ritmo”, explican. Algo similar ocurre al cruzar por la puerta de un garaje.

Una precaución que, en los pasos regulados por semáforos, se plamas en “no confiarse al ver que está en verde y, por seguridad, mirar por el rabillo del ojo si los vehículos han parado y te han visto”.

El hecho de ir en grupo es positivo pero si hay descolgados, pueden suponer un riesgo. “El conductor, una vez que cruza el grupo por un paso de peatones, suele entender que ya está y puede arrancar. Un descolgado puede ser una sorpresa que no espera. Es mejor cruzar todos juntos o en grupos”.

A veces el problema no sólo está en los vehículos de motor. En zonas concurridas o estrechas, el deportista no debe olvidar que comparte esa vía con otros peatones que van a una velocidad menor y debe estar atento, al igual que a las reacciones de perros o mascotas.

Caso aparte son los carriles-bici -espacios separados claramente tanto de la circulación de la vía como del tránsito peatonal y destinados a las bicicletas-. “Ahí puede haber distintas cuestiones pero la prioridad es del ciclista y, por ellos, no es legal el tránsito del corredor ni de otros peatones”, dicen desde el organismo municipal.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual