Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
DN RUNNING

Maratón espacial

El astronauta británico Tim Peake completó la prueba londinense orbitando la Tierra a bordo de la Estación Espacial Internacional.

El astronauta británico Tim Peake.

El astronauta británico Tim Peake.

AP
25/04/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
La mayor hazaña registrada durante la maratón de Londres no tuvo lugar ayer en las calles de la capital británica. Se forjó a casi de 400 kilómetros de altura sobre la superficie de la Tierra, en una cinta de correr habilitada en la Estación Espacial Internacional (ISS en sus siglas en inglés). El protagonista del reto de 'running' espacial fue el astronauta británico Tim Peake, de 44 años, quien ya corrió la prueba sobre tierra firme años atrás, logrando en 1999 una marca de 3 horas y 18 minutos.

En esta ocasión, disputó la popular maratón sobre la cinta rodante con la que los astronautas entrenan varias horas al día para mantener el tono óseo y muscular durante su estancia en el espacio. Amarrado con un arnés para contrarrestar los efectos de la ingravidez y mantener al atleta espacial en la superficie de carrera, Peake inició la marcha el domingo a la misma hora que sus competidores terrestres, mientras la nave orbitaba la Tierra a una velocidad de hasta 28.800 kilómetros por hora.

Unas correas elásticas alrededor de sus hombros y su cintura compensan el 30% de su peso que la ingravidez resta, proporcionándole la fuerza necesaria para controlar las extremidades inferiores y correr en el tapiz deslizante. "Uno de los mayores retos es precisamente el arnés, que ayuda a que pueda estar firmemente anclado a la maquina pero que termina provocando rozaduras", explicaba Peake a la cadena pública BBC antes del inicio de la carrera. Para ambientar este peculiar gimnasio espacial, Peake contó con la ayuda de una tableta desde la que podía ver, bajo sus pies y en tiempo real, las calles de Londres, en las que más de 37.000 corredores se dieron cita ayer para diputar la carrera más importante de Reino Unido. La aplicación le permitió incluso escuchar el ruido de los participantes y los jaleos de los observadores de la multitudinaria prueba. No es la primera vez que alguien completa una gesta similar. En 2007, la astronauta de la NASA Sunita Williams corrió en 4 horas y 24 minutos la maratón de Boston.

En esta ocasión, la intención de Peake no era batir su propia marca, sino lograr completar la carrera en menos de cuatro horas. Un reto conseguido, con una marca de 3 horas y 18 minutos, y vigilado de cerca por el equipo médico, que controló que el esfuerzo de Peake no mermara sus capacidades físicas de cara a su regreso a la Tierra, previsto para junio. Entretanto, a 400 Kilómetros de distancia, en tierra firme, la mejor marca registrada se situó a años luz de la lograda por el astronauta. El ganador de la maratón londinense, el keniano Eliud Kipchoge, consiguió revalidar su título con un tiempo de 2 horas, 3 minutos y 5 segundos. Es además la mejor marca del año y la segunda a nivel mundial, a ocho segundos del actual récord que ostenta desde 2014 el también keniano Dennis Kimetto, que completó la maratón de Berlín en 2 horas, 2 minutos y 57 segundos.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra