Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
DN RUNNING

¿Tiempo de correr en cinta?

  • No debe sustituir a la carrera al aire libre pero es una buena alternativa para los días de mal tiempo
  • Correr a resguardo en el gimnasio es más aburrido, pero también más cómodo. Tiene pros y contras

Un deportista, corriendo sobre un tapiz rodante o cinta en el gimnasio

Un deportista, corriendo sobre un tapiz rodante o cinta en el gimnasio

DN
1
Actualizada 28/01/2014 a las 09:39
  • J.J. IMBULUZQUETA
Auqnue ya sólo sugerirlo sea casi un sacrilegio para los corredores más avezados y al margen de los gustos inviduales, lo cierto es que correr sobre el tapiz rodante o cinta es una buena alternativa para poder ejercitarse los días en los que la lluvia y el frío son protagonistas sin tener que calarse o arriesgarse a coger un buen resfriado. Además, el hecho de que este tipo de aparatos esté habitualmente en gimnasios puede permitir combinar sesiones de trabajo aeróbico (carrera continua) como anaeróbico (pesas, circuitos, etc).

Lo primero que hay que tener claro es que correr en cinta no sustituye a la carrera al aire libre. Puede ser un buen complemento, un parche para momentos puntuales o la puerta por la que comenzar a ponerse en forma antes de salir a dar zancadas por las calles o parques.

Correr en cinta resulta más cómodo y seguro que el salir a correr por otros terrenos. Eso es evidente.

El esfuerzo necesario para correr a un ritmo concreto en el tapiz es menor que el que se realiza en la calle, la cinta se mueve y no exige tanta tracción, tampoco existe la misma resistencia al aire ni hay la incidencia con el viento que podemos encontrarnos al salir a correr al aire libre.

Otra de las comodidades que ofrece la cinta, y al margen del mayor control de los ritmos (existen programas determinados que varían ritmos o desniveles para generar entrenamientos de interval sin tener que estar pendiente del cronómetro o pulsómetro), es la seguridad de encontrar siempre un terreno estable y libre de obstáculos e irregularidades que puedan conllevar caídas o lesiones.

Pero no todo es perfecto ni positivo en este tipo de ejercicio indoor. Salir por terrenos con desniveles, distintas superficies y sentir el frío, la lluvia o el viento en la cara ofrece sensaciones que no se adquieren sobre el tapiz rodante.

La biomecánica del corredor también sufre algunas modificaciones si la carrera es sobre estos aparatos o no. La zancada se acorta, la aportación del brace es menor que cuando se corre fuera de cuatro paredes y los isquiotibiales pueden cargarse más ya que, en ese tipo de ejercicio, el movimiento del corredor es no irse hacia atrás impulsado por la cinta mientras que en la calle el movimiento es para avanzar.

Además, cuando se haga sobre cinta, es importante adaptarse a correr programando el aparato con un ligero grado de inclinación para reducir el impacto sobre las articulaciones e, incluso, para asemejar la resistencia con el aire que se sufre al aire libre. También es un factor esencial ser consciente de que hay que hidratarse más que al salir al aire libre ya que la temperatura suele ser más alta.

Por otra parte, el hecho de que requiera menor esfuerzo también puede generar unas expectativas falsas y demasiado esperanzadoras para el deportista. Y hay que ser consciente de ello. Muchos corren a una velocidad o un tiempo determinados en la cinta y, cuando salen del gimnasio, no son capaces de alcanzarlos al correr al aire libre.

Por último, y aunque para una gran mayoría posiblemente sea la principal pega, correr en cinta puede resultar muy aburrido. Un rodaje de más de 45 minutos sobre el tapiz -al margen de que muchos de ellos no permiten programar su tiempo de actividad más allá de ese tiempo- puede resultar una tortura para corredores habituales a pesar de los trucos (música, cambios de ritmo cada pocos minutos, marcarse pequeños retos, observar el móvil, mirar una televisión si es posible) que cada uno tenga para romper esa monotonía y no sentirse un hamster dando vueltas en su rueda sin llegar a ningún sitio.


  • El_Husky
    (17/02/14 13:42)
    #1

    Jeje, la cinta es dura. Yo una vez corrí hasta que me sangraron los pezones.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra