Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Entrevista

Pablo Urtasun: “Si no llega a desaparecer Euskaltel, mi etapa como ciclista seguiría abierta”

  • Su vida como ciclista se ha escrito a base de esfuerzo, sin regalos de ningún tipo. 11 años en el pelotón que han acabado de forma silenciosa, discreta. A él le hubiera gustado firmar otro final

Pablo Urtasun, con los maillots que ha vestido como ciclista profesional durante 11 años (Csc, Kaiku, Liberty, Euskaltel, Ukyo y Funvic) junto a su casa en Urdiáin

Pablo Urtasun: “Si no llega a desaparecer Euskaltel, mi etapa como ciclista seguiría abierta”

Pablo Urtasun, con los maillots que ha vestido como ciclista profesional durante 11 años (Csc, Kaiku, Liberty, Euskaltel, Ukyo y Funvic) junto a su casa en Urdiáin

Actualizada 23/09/2016 a las 11:04
Etiquetas
A veces el ciclismo es cruel con sus hijos. Sobre todo al final de sus carreras. Pocos pueden elegir cuándo y cómo retirarse. A la mayoría les retiran los años, las lesiones... o la falta de equipos. Pablo Urtasun cuelga la bici.

Se ha retirado casi sin enterarse.

Sí, este ha sido un año extraño en el que apenas he competido. Cuando fiché por el Funvic parecía que íbamos a hacer calendario europeo, pero al final no hemos corrido casi nada.

¿Tiene la sensación de haberse retirado por la puerta de atrás?

Sí. A mí me hubiera gustado terminar de otra manera. Cuando Euskaltel desapareció creo que tenía para estar a un muy buen nivel tres o cuatro años más. Pero desde entonces la única temporada buena que ha tenido ha sido la que estuve en Japón. Corrí, competí y gané carreras; los otros dos años han sido malos.

¿Cree que su carrera ha sido inconclusa?

Creo que me ha faltado continuidad, que no he podido hacer una última buena parte de mi carrera. Pero creo que no soy el único caso. Cuando cerró Euskaltel hubo buenos corredores como Egoi a Verdugo que por circunstancias se quedaron en la calle.

¿Le ha dado muchas vueltas?

Al principio sí, pero ahora lo veo de forma diferente. Yo he hecho todo lo que tenía que hacer, lo he puesto todo de mi parte, y por eso estoy tranquilo. Si no he podido terminar como hubiera querido, ha sido por causas ajenas.

Mira atrás y qué ve.

Hace once años en una entrevista dije que mi ilusión era terminar mi carrera con tantas victorias en profesionales como años llevara en la categoría. Al final han sido once temporadas y creo que diez victorias. Estoy satisfecho.

¿Con qué se queda de esta década?

A mí la bici me lo ha dado todo. La forma de vida, he estado en las mejores carreras del mundo... pero me queda el pero de si Euskaltel no hubiera desaparecido, mi ciclo todavía estaría abierto. Estoy seguro.

¿Qué hubiera pasado si Euskaltel no hubiera desaparecido?

Eso nadie lo puede saber, pero a mí me queda la pena de que estaba en mis mejores años como ciclista, y creo que los que estábamos allí teníamos motor para hacer buenas cosas.

¿Se ha preguntado muchas veces por qué cerró Euskaltel?

En aquel momento sí. Y no le encontré una respuesta. De todo aquello hay una cosa que me extrañó, y es que al final a Euskaltel le salió más caro cerrar el equipo que mantenerlo en activo. Eso fue extraño. Euskaltel podía haber seguido en profesionales quitando los corredores más caros.

¿Quién hizo las cosas mal?

No lo sé. La realidad es que gastaron mucho dinero sin ninguna publicidad. Y si el equipo hubiera sido profesional, estoy seguro de que tenía cabida en la Vuelta, quizá en el Tour.

¿Qué tenía aquel equipo?

Una filosofía deportiva con sus defensores y sus detractores, y un equipo cercano para la gente. Había mucho nivel, y con corredores de casa.

En el profesionalismo a usted nadie le ha regalado nada. De Kaiku a Portugal, luego hacerse un hueco en Euskaltel...

Sí, las cosas que he conseguido en el ciclismo han sido a base de echarle muchos huevos. Yo era un tío rápido que en aficionados ganaba carreras, pero aquí en España es un tipo de ciclista al que en profesionales le cuesta hacerse hueco. Los intereses de los equipos son otros. Cuando cerró Kaiku yo no tuve sistio en Euskaltel, aunque ganara carreras y en Euskaltel hubiera 23 de 25 corredores que nunca habían ganado nada. Pero Euskaltel buscaba otra cosa, alguien que ganara en Luz Ardiden, en montaña... y eso no es tan fácil.

¿Qué ha sido lo mejor?

Sobre todos los meses anteriores al Giro en mi último año de Euskaltel. Era un corredor consistente, no reventaba y cumplí con los objetivos que tenía marcado a un nivel bueno. Tenía un nivel que me permitía disfrutar del entrenamiento y de las carreras. Tanto que confiaron en mí para intentar ganar una etapa en el Giro... pero luego me caí.

¿Cuál ha sido el día más miserable de estos 11 años?

La tercera etapa de la Castilla-León en la primera temporada en Kaiku. Para el kilómetro 15 no podía seguir al pelotón. Me pregunté si igual no valía para esto... pero en realidad tenía una mononucleosis de caballo. Y luego el año que el equipo estaba pendiente de los puntos UCI para entrar en el World Tour, ficharon extranjeros, y no sabía hasta última hora si podía seguir o no en el equipo. Me di cuenta de que los méritos deportivos no te garantizaban nada para el futuro.

¿Con quién se queda de estos años?

Creo que dejo aquí muchos amigos, y he conocido a gente que merece la pena.

¿Qué le ha faltado?

Me queda la espina de haber luchado por ganar una etapa de la Vuelta. Podría haberlo hecho.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual