Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CICLISMO | VUELTA A ESPAÑA

La fe mueve relojes

  • Purito, Aru y Quintana lucharán contra la dictadura de Tom Dumoulin en la contrarreloj de este miércoles

Purito, líder de la general, en su día de descanso.

Purito, líder de la general, en su día de descanso.

Purito, líder de la general, en su día de descanso.

EFE
0
Actualizada 08/09/2015 a las 18:52
  • EFE. BURGOS
Si la fe mueve montañas, los escaladores de la Vuelta, léase Purito, Aru o Quintana, no tuvieron la suficiente en el tríptico astur-cántabro. O lo que les faltó fue la fuerza necesaria para castigar al contrarrelojista holandés Tom Dumoulin, que sí se aferra a su creencia en las manecillas del reloj.

Purito pasó el día de descanso en Burgos vestido de rojo. Es el líder, pero transmite un aire de provisionalidad que parece que la prenda le quema en el pecho. ¿Realista?. Sí, probablemente.

La crono es su bestia negra, y para bestia ya tiene suficiente con Dumoulin, quien sí tiene fe ciega en sus aptitudes a la hora de desafiar al tiempo. No le queda otra. Este miércoles en Burgos tiene 39 kilómetros para mover a su favor la montaña del cronómetro.

En la cima de Ermita del Alba Purito fue tajante. "Yo tengo que hacer la crono de mi vida y Dumoulin tiene que fallar". Pero el catalán salió a reconocer el recorrido por las calles burgalesas y ...sorpresa. Volvió al hotel con una fe razonable.

"Es una crono que engaña, no es lo que creía. Los ocho primeros kilómetros son duritos, con repechos que tiran para arriba, y la subida al Castillo es un repecho que rompe bastante". Por lo tanto, arriba la moral, aunque Dumoulin sea "uno de los mejores especialistas del mundo. Concretamente, el tercero mejor después de Wiggins y Tony Martin.

La Vuelta de los 9 finales en alto, de la monstruosa etapa de Andorra, de los terrible puertos asturianos, no ha marcado la diferencia en las cumbres. Purito y Aru llegan empatados al examen del reloj.

No aprovecharon su terreno, y les puede costar caro, incluso ganar la Vuelta, cosa que podría ser definitiva para el catalán, quien a sus 36 años no tendrá muchas más oportunidades.

Y no se han marcado diferencias en la montaña porque las tácticas de atacar a un kilómetro de meta dan, normalmente, beneficios pingües. Los siete puertos de la etapa reina asturiana no sirvieron para nada.

Y por otra parte, Dumoulin, aparte de haberse mostrado poderoso en las subidas, ha sacado partido a su inteligencia para que los escaladores no hicieran con él una escabechina.

La general llega con Purito y Aru separados por un segundo, el polaco Rafal Majka es tercero a 1.35 y Dumoulin cuarto a 1.51. Ahí está el foco. El ciclista de Maastricht tiene la sartén por el mango. Llega su hora y su fe se da por supuesta, con el valor en la "mili" de antes.

Fuera del negociado quedaron los otrora favoritos de la Vuelta. Nairo Quintana se dejó sus opciones en Andorra, donde enfermo, perdió 2.30 minutos. El colombiano desapareció del mapa de la Vuelta en el Principado y aún no ha regresado. Está a 3.11. Y su compañero Alejandro Valverde, que levantó los brazos en Vejer, no ha alzado la cabeza desde que se lastimó la clavícula. Noveno a 4 minutos.

Quintana, cansado y recuperado de su enfermedad, no ve el momento de terminar la temporada. Incluso habló de no ir al Mundial porque "si no es para ayudar, mejor no ir".

Pase lo que pase en la crono aún quedarán cuatro etapas. A ello se agarra Fabio Aru. En su hotel de Rubena no quiso hacer cálculos del tiempo que le puede caer respecto a Dumoulin, ese monstruo para todos, a quien Eusebio Unzue, el jefe del Movistar compara con Miguel Induráin.

"No sé lo que puedo perder. Sé que los diez primeros somos de características semejantes, escaladores. Si pierdo tiempo, por poco que sea, no me va a dejar contento", dijo el subcampeón del Giro.

Después de Burgos hay vida. Por ejemplo tres etapas con terreno para emboscadas, si es que alguien se anima y no sucede lo mismo que en las excursiones vividas en Asturias. En Ávila hay un final elevado y en la sierra de Madrid hay cuatro puertos de primera, aunque sin final en alto. Poder o no poder es cuestión de fuerzas. Y de fe. Pero las montañas solas, no se mueven.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual