Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
BALONMANO | MUNDIAL

España tira de oficio para sumar un triunfo que le acerca a octavos

  • Con esta victoria, la selección ya toca casi con los dedos un puesto en los octavos de final, que podría sellar este martes definitivamente ante la débil Australia

Albert Rocas, durante el partido ante Egipto

España tira de oficio para sumar un triunfo que le acerca a octavos

Albert Rocas, durante el partido ante Egipto

Efe
0
Actualizada 14/01/2013 a las 20:50
  • Javier Villanueva (Efe). Madrid
EGIPTO    24
ESPAÑA   29


Egipto: Hady Mohamed; Elahmar (5, 1p), Hisham (1), Ibrahim Mohamed (1), Hassan (4), Zein (3) y Essam (1) -equipo inicial- Mostafa y Mahmoud (ps), Mohamed Ahmed (1), Abou Ahmed (1), Abdelrahman (-), Hesham (-), Alaa (4), Gamal (2) y Mamdouh (1).
España: Sterbik; Víctor Tomás (2), Maqueda (4), Sarmiento (-), Alberto Entrerríos (4), Rivera Folch (6, 2p) y Aginagalde (4) -equipo inicial- Sierra (ps), Rocas (5), Cañellas (2, 1p), Montoro (-), Morros (1), Ruesga (-), Antonio García (-), Ariño (1) y Gedeón Guardiola (-) 
Marcador cada cinco minutos: 3-1, 5-4, 6-8, 8-11, 8-13 y 11-16 (Descanso) 13-19, 15-20, 17-23, 20-25, 20-28 y 24-29 (Final) 
Árbitros: Krstic y Ljubic (SLO). Excluyeron por dos minutos a Ibrahim Mohamed (2) y Mamdouh por Egipto; y a Maqueda, Montoro, Morros y Gedeón Guardiola (2) por España. 
Incidencias: Encuentro correspondiente a la segunda jornada del grupo D de la primera fase del Campeonato del Mundo de España 2013 disputado en la Caja Mágica de Madrid ante unos 5.000 espectadores. Antes del inicio del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de la madre del jefe de los servicios médicos de la Federación Española de Balonmano, Juan José Muñoz Benito, que falleció la pasada noche.


La selección española de balonmano se situó con pie y medio en los octavos de final del Mundial tras imponerse por 24-29 a la de Egipto, en un encuentro en el que si los de Valero Rivera carecieron de la brillantez del duelo inaugural, al menos evidenciaron el oficio necesario para doblegar a un correoso rival que no se rindió jamás. 


Carente de la efervescencia que acompañó su debut en la competición, el conjunto español tardó en cogerle el hilo a un partido en el que tan importante era mantener la paciencia en ataque como la agresividad en defensa.

Argumentos de los que España tardó en dotar a su juego, lastrado por una falta de claridad ofensiva que no tardó en trasladarse a la defensa, en la que los internacionales españoles, pese a estar perfectamente advertidos, mostraron numerosas dudas para frenar el explosivo Elahmar.

Una circunstancia que no tardó en trasladarse al marcador, que a los cinco minutos reflejaba un inesperado 3-1 para el cuadro egipcio, que parecía dispuesto a repetir la sorpresa que protagonizó hace una semana en Serbia, cuando derrotó por un contundente 18-34 a los subcampeones de Europa.

Pero si la selección española demostró en su estreno tener el furor necesario para arrollar al rival, hoy evidenció que posee también la confianza para no ponerse nerviosa ante cualquier mínimo contratiempo.

Tranquilidad que permitió a los de Valero Rivera ir ajustando poco a poco su defensa, hasta convertirse, con la irrupción del portero Arpad Sterbik, en un muro casi infranqueable para el conjunto egipcio, que poco pudo hacer para evitar la escapada del equipo español.

Ayudado cada vez más por su defensa, Sterbik, que hasta el minuto 13 no pudo hacer ninguna parada, pareció cerrar definitivamente la meta, lo que permitió a la selección española lograr un parcial de 2-8 que le concedió una tranquilizadora renta de seis goles (8-14).

Una diferencia que ni las exclusiones con las que fue castigado el conjunto español, curiosamente juzgado con más severidad que su rival, apenas lograron reducir al descanso, al que se llegó con una ventaja de cinco tantos (11-16) favorable al equipo anfitrión.

Cifra que se mantuvo hasta casi llegar al ecuador de la segunda mitad, en la que un nuevo arreón del conjunto español, curiosamente tras salir de una nueva inferioridad numérica, le permitió alcanzar una máxima ventaja (16-23) de siete goles.

Una renta que, inesperadamente, pareció adormecer a España, que volvió a caer en la gris imagen del arranque de partido, lo que posibilitó a Egipto lograr un parcial de 4-0 que hizo soñar de nuevo a los norteafricanos (20-23) con la posibilidad de ganar.

Ese escenario obligó a pedir con urgencia a Valero Rivera un tiempo muerto con el que volver a reconducir un encuentro que se decantó definitivamente para España gracias al acierto de Albert Rocas, que con tres goles casi consecutivos elevó a siete (20-27) la renta española a siete minutos para el final.

Un tiempo que sólo sirvió para que Egipto maquillara ligeramente un resultado (24-29) que ya no corrió peligro para la selección española, que con este triunfo ya toca casi con los dedos un puesto en los octavos de final, que podría sellar este martes definitivamente ante la débil Australia.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual