Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
NOTICIA PATROCINADA
Información comercial

Mantener sano el sistema inmunológico, vital para la buena salud general

El deporte  provoca la liberación de hormonas como la dopamina, que es responsable del placer y la motivación, y la serotonina, que alivia el mal estado de ánimo

Actualizada 30/08/2016 a las 14:39
  • dn.es
El sistema inmune de las personas que viven en las grandes ciudades se encuentra debilitado en la mayoría de los casos. Este mecanismo de que dispone el cuerpo para defenderse de los virus, bacterias y muchos otros tipos de enfermedades, está perdiendo fuerza debido, entre otras cosas, al estrés, la excesiva contaminación atmosférica y, sobre todo, a una pésima alimentación.

El sistema inmunológico es la respuesta que da nuestro cuerpo a los agentes externos que pueden penetrar en nuestro organismo y hacernos daño. Está compuesto por una red de células, tejidos y órganos que se encargan de trabajar en equipo para proteger el cuerpo de las personas. Las células que hemos nombrado pertenecen al famoso grupo de los leucocitos o glóbulos blancos, que son los soldados encargados de la línea de defensa contra los organismos que causan las enfermedades. Estas células se encuentran en el timo, el bazo y en la médula osea, lo que se conoce como órganos linfáticos. Hay que estar alerta para que siempre tengamos un correcto nivel de leucocitos, para estar siempre a salvo de los ataques externos de estos virus y bacterias que habitan en un ambiente contaminado o en una alimentación de baja calidad.

Para saber si nuestro cuerpo anda bajo de este tipo de defensas, debemos prestar especial atención a ciertos síntomas que revela nuestro cuerpo para decirnos claramente que algo en nuestra dieta o en nuestra forma de vida no es correcto.
 
  • Un continuado estado de cansancio ante cualquier esfuerzo.
  • Infecciones frecuentes, en la orina, de estómago, encías inflamadas, diarreas, etc.
  • Resfriados constantes, gripes y dolores de garganta.
  • Alergias, al polen, al polvo, etc.
  • Heridas que tardan en cicatrizar, se inflaman y duelen.
Para evitar estos trastornos hay que fortalecer el sistema inmunológico:
 
  • Cuidando la dieta, tenemos claro que una buena dieta es sinónimo de salud. Pero hay que ser constantes y mantener una nutrición equilibrada, rica en frutas, verduras y proteínas magras, poco azúcar y grasas, alcohol también al mínimo. El exceso de grasas es una de las causas de deficiencias en la salud y hay que evitarla siempre que nos sea posible y adelgazar si tenemos kilos de más. Si tenemos que quemar grasas, lo haremos siempre por medios naturales y con la realización de ejercicios. Existe un mercado muy amplio de quemadores de grasa naturales donde elegir.
  • Descanso, tal vez no se le dé la importancia que tiene a  un sueño reparador y relajado. Es el mejor momento para permitir al sistema inmunológico recuperar energías que le hagan trabajar con un buen nivel de rendimiento.
  • Higiene y limpieza, el simple hecho de lavarse las manos con cierta frecuencia elimina un altísimo porcentaje de microbios y gérmenes que pueden afectar al sistema inmune si logran entrar en nuestro interior.
  • Controlar el estrés y que este no te controle a ti. Es un grave problema si se convierte en crónico. Se acumulan toxinas en el organismo y lo debilita, por lo tanto, enfermamos más rápidamente y con mayor facilidad. La realización de ejercicios es un ejemplo de actividad anti estrés. Con un banco de musculación en el hogar, puedes realizar los ejercicios que liberen de forma automática todo ese estrés acumulado por las horas de trabajo o los problemas cotidianos que se suelen soportar. Un banco de gimnasio no es demasiado caro y te estará dando fuerzas y defensas al organismo al tiempo que te pones fuerte y desarrollas un buen físico. Consigue pues, un banco de pesas, que te ayuden a liberar la energía negativa que se almacena en el día a día y transformarla en fortalecimiento, tanto del grupo linfático como del muscular.
Ejercicios al aire libre

Siguiendo la línea del último punto tratado, hay que saber, y seguro que lo sabes ya, que no hay mejor tratamiento anti estrés que una escapada a la montaña para respirar aire puro y tranquilidad al pasear entre abetos y recibir el aire helado y limpio de la sierra. Si a estos momentos le añades la práctica de algún deporte, no volverás a sentir ese mal en mucho tiempo.
Y es que pasar un rato realizando deportes de riesgo o sobre la nieve, te pueden hacer olvidar cualquier otro problema que puedas tener. Ya que el deporte  provoca la liberación de hormonas como la dopamina, que es responsable del placer y la motivación, y la serotonina, que alivia el mal estado de ánimo, y sobre todo la endorfina, que directamente produce la felicidad en nuestra mente.

Por lo tanto, no hay que pensárselo mucho y si tienes la necesidad de liberarte de algún tipo de presión o estrés, ve a pasar unas vacaciones en la nieve. Siente la libertad de pasar un invierno esquiando, busca una de las muchas estaciones de esquí que tiene la península Ibérica y disfruta. Nuestra recomendación es que vayas a esquiar a una estación de esquí especialmente diseñada en medio de la naturaleza más salvaje y protegida. Se encuentra en Andorra y posee la mayor gama posible de actividades para practicar deporte. Infórmate del precio para esquiar en Grandvalira que puede variar según la época del año.

La importancia de una buena hidratación

Y no olvides alimentarte bien, el ejercicio del esquí quema muchas calorías y hay que reponerse constantemente para no perder energías, pues requiere mucha resistencia y fortaleza física. Hay que tomar pues una buena cantidad de carbohidratos, evitar alimentos grasos o fritos y beber mucho líquido.

La deshidratación al practicar este deporte puede desembocar en efectos secundarios, como la baja del rendimiento o de fuerza, que en momentos críticos como en un descenso prolongado puede ser fatal. El aumento de la temperatura corporal, que produce la falta de líquidos en el cuerpo, aumenta la utilización de la glucosa por parte de los músculos, que conduce a una disminución del glucógeno y por tanto a la fatiga y un exceso de la sensación de sed que hará que no disfrutes de la experiencia. También produce, de manera notable, el cansancio, la debilidad, los calambres musculares, la taquicardia, o incluso los vómitos, que son algunas de las consecuencias de esa mala o débil hidratación, que hay que evitar a toda costa.

Puedes prepárate tus propias bebidas ricas en proteínas para llevártelas a la montaña y así tener a mano una fuente de energía en el caso de que te sientas agotado. Si no sabes cómo hacer un licuado proteico en batidos de proteínas de pierdepeso en casa puedes aprender a hacer este y otros batidos para adelgazar caseros, que te pueden venir de maravilla para mantener la energía pero no para engordar.
Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual