Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
TAUROMAQUIA

Los hermanos Rivera Ordóñez triunfan en el adiós de Francisco a la Maestranza

Ambos diestros cortaron sendas orejas en la octava corrida de la feria de Abril

Los Rivera Ordóñez triunfan en el adiós de Francisco a la Maestranza

Francisco Rivera Ordóñez durante la octava corrida de abono de la Feria de Abril.

EFE
Actualizada 02/05/2017 a las 12:46
  • EFE. Sevilla

Los hermanos Francisco y Cayetano Rivera Ordóñez cortaron sendas orejas -de distinto mérito y peso- en la corrida de la feria de Abril de Sevilla, en la que el primero de los hijos de Paquirri se despedía de la plaza donde tomó la alternativa hace veintidós años.

La de Sevilla fue una tarde muy sentimental por algunos homenajes póstumos, unos evidentes, tal que el silencio con que se recordó a Manolo Montoliú, muerto por un toro hace cinco lustros en este mismo ruedo, y otros personales, como el que los hermanos Rivera tributaron a su padre yéndose a recibir a sus primeros toros a la puerta de chiqueros, allí adonde tantas veces fue Paquirri.

FICHA DEL FESTEJO:
Seis toros de Daniel Ruiz, de escasa presencia, con una mayoría de astados terciados y vareados, y casi todos de poca raza y fuerzas. Destacó por su entregada bravura el cuarto de la tarde, ovacionado en el arrastre.
Rivera Ordóñez, de añil y oro: estocada perpendicular (ovación); estocada caída (oreja).
El Juli, de grana y oro: media estocada y descabello (silencio); pinchazo y estocada trasera (silencio).
Cayetano, de violeta y oro: bajonazo trasero (silencio); estocada tendida (oreja con petición de la segunda).
Entre las cuadrillas, sobresalió la actuación de la cuadrilla de Cayetano en el sexto, con Chano Briceño picando, Joselito Rus en la brega e Iván García y Alberto Zayas, que saludaron tras un gran tercio de banderillas.
Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del banderillero Manolo Montoliú, en el 25 aniversario de su cornada mortal en este mismo ruedo.
Octava corrida de abono de la feria de Abril de Sevilla, con lleno en los tendidos (más de 12.000 personas), en tarde primaveral.

Y fue tarde sentimental también porque en los tendidos y en los alrededores de la plaza dominó el ambiente el espíritu de lo rosa, entre tanto paparazzi y curioso concentrado al reclamo de la popularidad extrataurina de la fraternal pareja de toreros, justo en el día en que el primogénito se despedía del coso donde tomó la alternativa.

Pero en lo estrictamente taurino la tarde también fue para los Rivera, que triunfaron y cortaron sendas orejas, aunque de muy distinto color y valor. La de más peso fue para Cayetano, al que aún se le pidió una segunda por una faena en la que puso toda la carne en el asador.

Primero al hacer el llamado quite de Ronda, compuesto de una larga afarolada y cuatro ajustadísimas gaoneras con el capote, antes de que su cuadrilla protagonizara un gran tercio de banderillas y elevara aún más el nivel de las ovaciones.

Decidió el menor de los Rivera brindarle al mayor una faena que abrió con las dos rodillas en tierra para dejarse así pasar muy cerca, por alto y en redondo, los pitones de ese sexto toro, un astado algo tardo para ofrecer unas embestidas que el matador le provocó con gallardía y apuesta.

Ya en los medios del ruedo, se sucedieron tres series de muletazos, con la derecha y la izquierda en las que, contando con la nobleza retardada del animal, Cayetano mostró su mejor virtud: un despacioso compás al correr la mano, justo hasta que el toro se rajó y tomó el camino de las tablas, donde se aconchó.

Y como no hubo más que sacar, salvo algunos alardes de cara a la galería, aún se tiró a matar en rectitud, recordando también a su padre, para dejar una gran estocada cobrada al mismo ritmo que sus muletazos.

La oreja que cortó tuvo un peso específico mayor que la que le dieron a su hermano Francisco, a quien correspondió en suerte el mejor y más serio toro de la desrazada y terciada corrida de Daniel Ruiz para acompañarle en su adiós a la Maestranza.

Fue el bravo "Enemigo" un compañero de lujo para la efeméride, pues no cesó de repetir sus largas y entregadas embestidas a una muleta que Rivera manejó con corrección pero sin pasión, técnicamente correcto pero despegado, sin dar el paso adelante con la verdadera entrega que merecía el animal para propiciar un triunfo rotundo.

Antes de los trofeos, igual de correcto, y matando de otra gran estocada, se mostró Francisco con el insulso primero, al que también banderilleó con cierto brillo, mientras que las protestas del público obligaron a Cayetano a abreviar con el inválido tercero.

Por su parte, El Juli no logró tomar protagonismo en la fiesta de los Rivera, más que nada porque su solvente labor consistió en evitar en lo posible que su primero consiguiera su propósito de irse a refugiar a chiqueros y en sacarle al quinto apenas un puñado de muletazos evitando los cabezazos que soltó hasta negarse a seguir peleando.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra