Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Exposición

La película del arte, el museo del cine

Una exposición en el Cosmocaixa de Madrid coloca un espejo entre el arte y el cine que refleja más de un siglo de memoria visual

Foto de dos visitantes en la exposición Arte y cine. 120 años de intercambio.

Dos visitantes en la exposición Arte y cine. 120 años de intercambio.

cosmocaixa madrid
02/05/2017 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid

Charles Chaplin y Pablo Ruiz Picasso son dos de los indiscutibles genios del siglo XX. El hilo que conecta la poderosa creatividad del cineasta y del pintor es el que recorre la muestra Arte y cine. 120 años de intercambio que CaixaForum Madrid acoge hasta finales de agosto. Explora la intensa, porosa y enriquecedora conexión entre ambos mundos a través de casi 350 piezas. Coloca un espejo de dos caras en el que se funden ambas disciplinas y que refleja más de un siglo de nuestra memoria visual.

Es una película del arte y un museo del cine. Un juego especular en en que los hermanos Lumiére o Chaplin se miran en Monet y Picasso, Buñuel, Godard y Hicthckoc en Dalí, Klein y Matisse, o Warhol, Richter y Eduardo Arroyo en David Lynch y Cindy Sherman. Un sinfín de creadores que se han alimentado unos de otros durante doce décadas prodigiosas, desde la invención del séptimo arte a la era digital. Planteada como un interesante juego de asociaciones, la muestra hace buena una frase del prolífico cineasta Jean-Luc Godard, para quien “arte y cine son un partido de tenis en el que no sabremos nunca quién saca y quién resta”. Un largo y entretenido torneo, en este caso, que juegan un centenar de primeras figuras del arte y el cine.

La exposición plantea un recorrido en nueve etapas que va del cine primitivo al vídeo y el cine digital y que el comisario, Dominique Paini, se plantea como “un juego de matices y sensibilidad”. “Está concebida como un museo que cuenta la historia del cine, porque el cine se puede exponer y el arte se puede percibir como una película”, apunta Paini, exdirector de la Cinémathèque française. Su propuesta trata de demostrar “lo que el cine debe a las otras artes y cómo las artes se ha renovado con el cine”. Que hoy “el fragmento de una película puede analizarse en una pantalla digital como el detalle de un cuadro”, según Paini, muy orgulloso del resultado y que tras una larga carrera como responsable de exposiciones, asegura que “esta es la mejor exposición que he hecho”.

La Cinémathèque française aporta el 80% del variado material que se exhibe, un total de 349 piezas entre las que hay 56 películas o fragmentos, 10 vídeos, 203 pinturas, dibujos o grabados, y más de medio centenar de carteles, además de vestidos y ropajes, materiales y objetos muy diversos de la fábrica de sueños, de programas a libros de artista. Piezas que además de la cinemateca francesa ceden museos parisinos como el de Orsay y el Pompidou, y españoles como el Reina Sofía, el Thyssen, el Dalí o el MACBA.

La exposición parte de 1800, “cuando la finalidad de la pintura y la escultura era representar la realidad según los criterios de la máxima semejanza posible”. Una época que recrean plásticamente artistas vivos como Juan Uslé y Robin Rhode y que evidencian, según Paini, “que los orígenes del cine perviven y existen hoy gracias a los artistas contemporáneos”. Plantea como hacia 1900, las películas de los hermanos Lumiére “guardan cierto parecido con los motivos de los pintores impresionistas”, y como aquellas cintas “también inspiraron a los artistas plásticos”. Indaga cómo el cine impulsó las vanguardias. Cómo el cubismo se trasvasó de la escultura y la pintura al cine, o cómo las películas de Charlot despertaron el interés de Fernand Léger por el séptimo arte y fueron motivo de inspiración recurrente para los futuristas. También cómo el surrealismo se apropió de motivos y figuras oníricas que hallaba en el cine y cómo los cineastas hacen lo propio con los delirios surrealistas. Es al caso de Alfred Hitchcock, que invitó a Salvador Dalí a participar en Recuerda (1945) un una película de clara inspiración psicoanalítica.

También Picasso se prestó a colaborar en una película sobre su arte en los años 50 presente en la muestra. Una década después el cine incorpora con naturalidad la pintura moderna y sus expresiones más conceptuales. Vemos así como el realizador franco-suizo Jean-Luc Godard se fija en la pintura de Yves Klein o Warhol. Y como hoy la técnica digital son una poderosa herramienta artística con resultados como Avatar o Tron.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra