Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ARTE

El Renoir más íntimo llega a Madrid

El Museo Thyssen acerca al artista francés a partir del martes 18 de octubre con la muestra 'Renoir: intimidad'

El Renoir más íntimo llega a Madrid

El Renoir más íntimo llega a Madrid

Un hombre observa 'Mujer con sombrilla sentada en un jardín' (1872), obra que forma parte de la exposición 'Renoir. Intimidad'.

EFE
Muestra de Renoir en el Thyssen 8 Fotos

Muestra de Renoir en el Thyssen

El museo madrileño acoge la exposición 'Renoir:intimidad'.

EFE
Actualizada 16/10/2016 a las 15:09
  • EFE. MADRID
Decía Pierre-Auguste Renoir que la pintura feliz no tiene buena reputación y la exposición que sobre él ha organizado el Museo Thyssen-Bornemisza, la primera retrospectiva en España sobre el impresionista francés, demuestra la empatía y la intimidad de su pintura "como un antídoto contra la tragedia".

Así define la obra de este pintor Guillermo Solana, director artístico del museo que ha comisariado la exposición "Renoir: intimidad", en la que a partir del próximo martes 18 de octubre se exhibirán 78 obras del artista francés que descubrirán cómo Renoir se servía de las sugerencias táctiles de volumen, materia o texturas como vehículo para plasmar la intimidad en sus diversas formas.

Con préstamos de museos y colecciones privadas de todo el mundo, la exposición del Thyssen recorre toda la carrera de Renoir, los diferentes géneros y épocas del pintor con un argumento: la intimidad, ya sea amistosa, familiar o erótica.

Este hilo conductor sirve para demostrar cómo en toda la obra de Renoir hay un énfasis en la cercanía y proximidad entre las figuras y entre ellas y el espectador, según asegura en una entrevista con Efe Guillermo Solana.

"El cineasta Jean Renoir, hijo del pintor, decía que lo que caracterizaba la pintura de su padre era la empatía que establecía con lo que pintaba, ya fuera un niño o una rosa", indica el comisario que recuerda que mientras pintores como Degas o Manet cultivaban la distancia con el espectador, él siempre muestra contacto físico y la atmósfera de intimidad.

"Renoir cultiva la empatía con sus personajes y en cada una de sus pinturas parece que invita al espectador a entrar en ellas", señala Solana.

Según recuerda el comisario, el impresionismo se suele asociar a algo "puramente visual y óptico", pero mientras que Monet era "un ojo", Renoir trataba de evocar las sensaciones táctiles en las texturas, en las muselinas de los vestidos, los cabellos o las plumas de los sombreros de las mujeres.

A pesar de que en su vida personal hubo también mucho sacrificio y heroísmo, ya que sufrió la pobreza en los primeros años del impresionismo y luego una artritis reumatoide que deformó sus miembros, "nada de ese sufrimiento queda en su pintura".

La primera parte de la exposición recoge cómo a partir del verano de 1869, la Grenouillère, en una curva del Sena, se convierte "en la pista de despegue" del impresionismo.

Aunque el nombre de Renoir se relaciona con escenas de diversión al aire libre, la mayor parte de su obra se concentra en detalles más íntimos de este escenario, como si se acercara a él con un "zoom" , como ocurre en "Confidencias", de 1874 o "El paseo" (1870).

El trío galante que aparece en "Después del almuerzo", del Städel Museum de Frankfurt am Main, supone un canto al disfrute de los sentidos, un icono de su carrera al igual que "Almuerzo en el restaurante Fournaise", del Art Institute de Chicago.

Pero Renoir tenía una técnica muy variable de un cuadro a otro e incluso, dentro de una misma obra variaba su técnica.

De esta etapa impresionista, la exposición incluye retratos femeninos en interiores como el que realizó de la mujer de su colega Monet.

Cabelleras con las que juegan y se enredan las manos, perros en brazos de figuras femeninas, paños o toallas que cubren pechos son algunos de los detalles que aluden a sensaciones palpables en estos retratos.

A partir de 1988, Renoir se distancia de los impresionistas porque cree que le perjudican y buscará el éxito en los retratos de encargo, principalmente de señoras y niños acomodados de París.

"Niño con una fusta", del Hermitage; "La señorita Charlotte Berthier", de la National Gallery de Washington; los retratos del galerista Paul Durand Ruel y varios de sus hijos, además de pinturas de género que introducen al espectador "en la intimidad del mundo femenino".

A diferencia de la mayoría de los impresionistas, Renoir fue sobre todo pintor de figuras humanas y los paisajes representaban para él un descanso que hacía en formato pequeño y de los que se puede ver una muestra de escenarios de Normandía, la Provenza o la Costa azul.

Desde el nacimiento de su primer hijo en 1885, la familia ocupa buena parte de su producción, aunque también hacen de modelo mujeres empleadas en la casa como Andreé, que acabaría casándose con Jean Renoir.

El desnudo femenino fue uno de los temas centrales de Renoir que que la exposición agrupa en "Bañistas", donde se encuentra la Eurídice que compró Picasso.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual