Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CINE

Yvonne Blake, de vestir a Supermán a pilotar la Academia de Cine

La diseñadora tratará de regenerar la institución

Actualizada 15/10/2016 a las 14:39
Etiquetas
  • EFE. MADRID
Ha vestido en el celuloide a estrellas como Audrey Hepburn, Marlon Brando o Sofía Loren y hasta a Christopher Reeve en 'Supermán', pero a partir de hoy la diseñadora de vestuario Yvonne Blake (Manchester, 1938) afrontará un reto muy distinto, el de regenerar la Academia de Cine desde su presidencia.

Aunque británica de nacimiento, Blake se ha declarado "más española que Agustina de Aragón". Llegó a España en 1968, por motivos de trabajo y se quedó por amor. Desde entonces ha trabajado en el vestuario de medio centenar de producciones nacionales e internacionales.

Ganadora de un Oscar en 1971 por 'Nicolás y Alejandra', la historia del último zar de Rusia dirigida pro Franklin j. Schaffner, Blake volvió a ser candidata a la estatuilla cinco años después con 'Los cuatro mosqueteros', de Richard Lester.

Además, ha sido cuatro veces candidata a los BAFTA -una por Jesucristo Superstar- y dos a los Emmy, y tiene cuatro Premios Goya: por 'Remando al viento' (1988), de Gonzalo Suárez; "Canción de cuna" (1994), de José Luis Garci: 'Carmen' (2003), de Vicente Aranda, y 'El Puente de San Luis Rey' (2004), de Mary McGuckian.

El ministerio de Cultura le concedió hace cuatro años el Premio Nacional de Cinematografía por volcarse en el cine español con "rigor, elegancia y creatividad". Fue la primera mujer no actriz en hacerse con este galardón, que compartió, puño en alto, con todas las mujeres "técnicas" del cine: "Nosotras también contamos", dijo.

Formada en arte, diseño y escultura en el College of Art & Design de Manchester, Blake se presentó en sus comienzos con su portafolio en Londres en la sede de la casa de vestuario Bermans, que colaboraba en las películas de la mítica productora de terror Hammer.

Tras hacer sus primeros pinitos en Bermans, llegó el momento de diseñar su primer vestuario para una película: con sólo 22 años se encontró vistiendo a Sofía Loren en 'La Venus de la ira' (1966), de Daniel Mann.

En una reciente conferencia en el Fashion Institute of Technology de Nueva York, Blake recordaba que, lejos del glamour de las firmas italianas, vistió a Loren con ropa discreta encontrada en un kibutz de Israel, que pese a todo le sentaban espectacularmente.

Para Hepburn, en su opinión la más elegante, diseñó un espartano traje de abadesa que llevó en 'Robin y Marian' (1976). Ava Gardner, Robert de Niro, Sean Connery o Elisabeth Taylor también han lucido sus diseños y ha trabajado a las órdenes de directores como Francois Truffaut, Albert Finney, John Sturges, Paul Verhoeven, Peter Bogdanovich o Milos Forman.

Pese al logro artístico de elaborar el vestuario de 'Supermán' sin que pareciera "ridículo", y pese a su buena relación con Marlon Brando o Gene Hackman aquel fue para Blake un rodaje para olvidar, ya que no se entendió con su director Richard Donner ni con la actriz que hacía de Lois Lane, Margot Kidder.

Blake siempre ha dicho que la Academia del Cine es como su casa. Ahora le tocará poner orden en ella después de un periodo marcado por la inestabilidad. La diseñadora accedió a la presidencia interina el pasado 19 de julio, tras la dimisión de Antonio Resines por desacuerdos con la junta directiva.

Aunque en un principio descartó presentarse a las elecciones, finalmente fue la única en lanzar su candidatura, apoyada por el director de cine Mariano Barroso y la actriz Nora Navas como aspirantes a las vicepresidencias.

En la presentación de su candidatura prometió transparencia, apertura, modernidad, estatutos más flexibles y honestidad.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual