Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
MÚSICA

Los Niños Cantores de Viena, un desafío en su diversidad

El coro comienza este miércoles en Madrid una gira por España que despedirá el 3 de octubre en Pamplona

Los Niños Cantores de Viena, en Baluarte.

Los Niños Cantores de Viena, en Baluarte.

Los Niños Cantores de Viena, en Baluarte.

ARCHIVO/GOÑI
Actualizada 25/09/2016 a las 16:24
  • EFE. MADRID
La "distracción" de los iPads y las pantallas de los teléfonos son el principal "reto" que encuentra Jimmy Chiang al dirigir a los jóvenes que componen el coro de los Niños Cantores de Viena, que, con 'Un viaje con Haydn', comienza este miércoles en Madrid una gira por España que despedirá el 3 de octubre en Pamplona.

Mozart, Salieri, Schubert o el propio Haydn no podrían imaginarse que las generaciones futuras del coro que ellos una vez integraron, creado en el siglo XV en Austria, se moverían entre tabletas y móviles mientras hablan en lenguas que van del japonés al francés o del hindi al polaco, en este coro que es un "desafío" por su diversidad, reconoce Chiang en esta entrevista con Efe.

Hay que armonizar muchas lenguas maternas, cuenta este pianista originario de Hong Kong, que vive el fenómeno actual de la globalización puesto que los niños proceden de Afganistán, México, India, Estados Unidos, Polonia o Canadá, entre otros países, una "torre de Babel" que contrasta con el pasado, cuando el coro era "más austríaco, principalmente vienés".

"Es una buena señal para el mundo, cómo podemos estar juntos siendo de muchas partes del planeta", afirma Chiang, que, junto a los 25 niños de entre 10 y 14 años del coro, hará "Un viaje con Haydn" en el Auditorio Nacional de Madrid en el marco de la 47 temporada de Ibermúsica.

El programa se centra en la obra de Joseph Haydn y se divide en dos partes, pues comienza con la música eclesiástica y cristiana del compositor, que incluye piezas de su hermano, Michael, y continúa con un tour musical por los lugares en los que vivió, como Inglaterra o Croacia.

Ese "viaje", continúa Chiang, hace paradas también en obras de Mozart, Schumann y canciones populares para terminar de vuelta en Viena con la música de Strauss.

Antes de todo ese periplo, los niños ensayan y viven en las instalaciones del Palacio Augarten de la capital austríaca, donde excepto por las continuas giras internacionales (hasta 300 conciertos al año) tienen "una escolarización normal" hasta la secundaria.

A partir de los 15 años, debido a los "inevitables cambios biológicos" que afectan a la voz, se abandona el coro, una tradición novedosa en esta institución creada por el emperador austrohúngaro Maximiliano de Habsburgo y reconstruida en 1921 tras la caída del imperio.

"Ya no hay castrati" afirma entre risas Chiang para justificar que a esa edad, al contrario de lo que ocurría hace unos siglos gracias a esa técnica, los jóvenes deben "pasar a otra etapa".

Aproximadamente la mitad de los cien miembros de los cuatro coros que forman los Niños Cantores de Viena sigue su carrera en la música, ya sea como cantantes, instrumentistas o conductores de orquesta.

Mientras tanto, el coro conducido por Chiang vuelve a España, país que esta formación, una de las más antiguas de Europa, ha visitado en más de una veintena de ocasiones desde 1928.

Para esta gira, el director también creará "atmósfera" al sentarse al piano para ofrecer "lo mejor de la tradición musical vienesa" en un recorrido que continuará por la Catedral de Toledo (el día 30), el Palau de la Música de Valencia, el Palau de la Música catalana de Barcelona y el Auditorio Baluarte de Pamplona, donde se despedirán el 3 de octubre.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual