Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ZINEMALDIA

Hugh Grant llega a San Sebastián y se abren las nubes por primera vez en tres días

El actor ha venido a presentar la película 'Florence Foster Jenkins'

Imágenes del festival de Cine de San Sebastián de 18 de septiembre

Festival de Cine de San Sebastián - 18 de septiembre

Festival de Cine de San Sebastián - 18 de septiembre

EFE
Festival de Cine de San Sebastián - 18 de septiembre 22 Fotos

Festival de Cine de San Sebastián - 18 de septiembre

Imágenes del festival de Cine de San Sebastián de 18 de septiembre

EFE
19/09/2016 a las 06:00
  • EFE. SAN SEBASTIÁN
Hugh Grant, el penúltimo "dandy" del cine británico, llegó este domingo a San Sebastián con el sol de cara tras tres días en los que la ciudad donostiarra no cerró los paraguas para protegerse del viento y la lluvia.

Sin abandonar su imagen elegante, Grant llegó en uno de los coches oficiales del Festival a las puertas del hotel María Cristina, abarrotado de fans, hombres y mujeres de edades muy diferentes, que le dieron la bienvenida con gran algarabía.

De chaqueta negra y pantalón beige, a juego con unos zapatos marrones y camisa blanca, el actor recorrió una por una las vallas que rodean la entrada al hotel, saludando sin parar y repartiendo sonrisas.

Sin quitarse las gafas de sol, el londinense inolvidable de 'Notting Hill' pasó unos cuantos minutos firmando autógrafos y haciéndose selfis sin parar; incluso cogió los teléfonos de algunos seguidores para hacer él mismo las fotos.

El actor ha venido a presentar la película 'Florence Foster Jenkins', una deliciosa comedia donde interpreta al esposo de "la peor cantante de ópera de la historia", una "perla" que se proyectó en el 64 Festival de Cine de San Sebastián, con las entradas agotadas.
 
"Me gusta la idea de agarrarme al cine glamuroso de antaño"



"No creo que siga siendo un sex symbol, sino solo una curiosidad", manifestó. El actor admitió que es probable que hoy los mejores guiones estén en la televisión, pero él "no tiene ganas" de probar por ese camino porque le gusta "la idea de agarrarse al cine glamuroso de antaño".

"Algunas de las cosas que me encantaban del cine ya no son lo mismo que hace 20 o 30 años. Mis amigos me dicen que por qué no pruebo, pero es que no quiero hacer el esfuerzo, me gusta la idea de agarrarme al cine glamuroso de antaño", dijo.

Con el mismo encanto que derrocha en sus papeles, el sex symbol londinense afirmó rotundo que prefiere la magia del cine: "Tiene un algo romántico especial que ni la mejor televisión de hoy en día podría igualar".

Con el típico sentido del humor británico, que el actor reconoce como seña de identidad, Grant mantuvo las distancias sobre su idea de qué son las películas para él: nada de pensamientos profundos.

"Para mí, ni es una cuestión religiosa ni una cuestión de fe. Yo lo hago lo mejor que puedo para que las películas sean entretenidas y no sean demasiado tontas".

El actor, que ha rodado más de medio centenar de películas con los mejores directores del mundo, recuerda que, de Woody Allen, le quedó un consejo que él mismo ha transmitido a sus hijos: "El 98 % del éxito es aparecer en el plató. Así que, ese es el primero: aparece y hazlo".

De Roman Polanski dice que fue el primer director con quien se dio "realmente cuenta del poder que tiene el cine como algo diferente y más grande que la televisión".

Contesta brevemente y nunca dos preguntas formuladas a la vez; no opina sobre el Brexit porque "le agota" el tema, esquiva con chistes las preguntas más profundas y reflexiona sobre lo sobrevaloradas que están a veces la sinceridad y la autenticidad.

Reconoció que le tenía tanto "miedo" al director, al que conocía por su activismo social y político, como a su compañera de reparto, Meryl Streep: "Hacer escenas emocionales con alguien que tiene 19 nominaciones a los Óscar es absolutamente intimidatorio".

En la película, la estadounidense se convierte en Florence Foster, la "peor cantante de ópera de la historia", una rica heredera que existió y que dedicó todo su dinero y esfuerzo en cantar en el Carnegie Hall, lo cual consigue gracias al cariño de su marido, St Clair Bayfield.

Por ello, explica, se preparó más que nunca para hacer el papel, se fue a Nueva York para documentarse sobre el personaje real, leyó sus diarios "y cartas que se han conservado y me sorprendió que después de la muerte de Florence seguía siendo un mal actor en paro y seguía intentando buscar trabajo. Eso fue una clave para mi. Quería que la gente supiera que detrás de este actor tan guapo y elegante había un actor trágico sin trabajo".

Es la segunda vez que visita el Zinemaldia, aunque dice que, de la primera, cuando vino con 'Remando al viento', en 1988, de Gonzalo Suárez, no se acuerda de nada porque debía de estar "muy borracho".

Continuó con las bromas al confiar en que el mundo del cine siga contando con él para darle papeles de "estrella romántica", aunque ahora se dedicará al cine infantil, porque dice que tiene "centenares de hijos" y tiene que mantenerlos "entretenidos".

"Acabé haciendo estos papeles por equivocación. Buscaba un buen guion y los que me llegaban eran comedias románticas, y hacerlo no es tan fácil, dicho sea de paso. Es más divertido interpretar tipos malos, al héroe, pero realmente no estoy tan seguro de que siempre haya tenido éxito haciendo esos papeles", zanja.

Más brevemente, contó que rechazó trabajar en la tercera parte de Bridget Jones, aunque se lo pidieron "muchísimas veces" porque "no había forma de que funcionara mi personaje, así que pensé que mejor que lo hiciera otro actor".

Reiteró que cree "que aún no es momento" de dirigir y que, en realidad, no le gusta la ópera.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual