Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Música

Giménez lamenta el mal momento de la música, pero advierte: "El mundo sigue"

La cantante ve en su tierra valenciana un "jardín donde cada día florece una flor corrupta"

La cantante Soledad Giménez.

Soledad Giménez: "No son tiempos buenos para la cultura"

La cantante Soledad Giménez.

EFE (ARCHIVO)
Actualizada 17/09/2016 a las 11:06
  • EFE. Valladolid
Con más de 30 años dedicados al mundo de la canción, veinte como integrante del célebre grupo Presuntos Implicados y 10 en solitario, Soledad Giménez lamenta el "mal momento de la música y la cultura en general" en España, pero advierte "el mundo sigue y la rueda gira más rápido que nunca".

En una entrevista con motivo de su concierto este sábado en el Teatro Carrión de Valladolid, la cantante nacida en París confiesa estar trabajado en "varios proyectos de futuro", que aún no puede desvelar pues "es un sabroso caldo del que solo tenemos los ingredientes", compara la artista.

Su último trabajo, 'Cómo hemos cambiado', vio la luz hace más de un año y medio, por ello, con la "perspectiva que otorga el tiempo", Sole se muestra convencida de que "ha sido todo un éxito", pues su propósito como artista es "hacer buena música y que llegue al público", algo que ha conseguido con este disco.

Una obra también muy cargada de guiños a sus seguidores de toda la vida, a esa generación que "me escucha y acompaña" y que encuentra en sus letras y ritmos "momentos en los que reflexionar y pensar sobre sus vidas".

Este es el efecto catarsis que la artista ha logrado con la reedición de sus temas más famosos y esas canciones que han marcado su vida y que no podía "dejar escapar", en "Cómo hemos cambiado uno no puede evitar hacerse esta pregunta a uno mismo", desvela la cantante afincada en Valencia.

A esta misma pregunta Sole confiesa "haber cambiado mucho" en estos últimos 30 años, algo que es "bueno y necesario", pues "vivimos en un mundo donde todo cambia y más en el panorama de la música", por ello "es importante saber cambiar con él, aunque las ideas se mantengan firmes", clama con su voz firme y dulce.

Una voz elocuente que lamenta profundamente el momento por el que pasa la música en España, "no son tiempos buenos para la cultura", lamenta Sole, quien, sin embargo, asegura que se está haciendo "mucha y muy buena música", pero los canales convencionales "no muestran interés por ella y no suena", algo "muy triste".

Sobre el panorama actual político y social en España, Sole demuestra no tener pelos en la lengua, y asegura sin complejos sentirse "muy decepcionada" con la situación actual.

"Hemos sido muy ingenuos y hemos dejado hacer mucho a gente que no estaba buscando el bien común", reflexiona la cantante quien también ve en su tierra valenciana un "jardín donde cada día florece una flor corrupta".

Sin embargo, al igual que los rincones más tenebrosos del Infierno de Dante estaban reservados a los que en tiempos de conflicto moral se mostraban indiferentes, Sole arremete contra aquellos que "tendrían que haber dado un paso adelante para solucionar esto y ahora solo buscan la confrontación y los puntos que nos separan".

De apariencia delicada, pero de carácter firme y sincero, esta artista de 53 años clama que aún siente la misma ilusión por la música que hace treinta años, "me sigo fijando en las voces, en los gestos, pero ahora soy mucho más selectiva", un matiz que le han otorgado los años y las experiencias vividas.

"Me queda mucho por hacer, vivo aprendiendo, estos 30 años han sido como un abrir y cerrar de ojos, discos, canciones, proyectos... la rueda no puede dejar de girar, estaremos el tiempo que quiera el público", concluye pensativa.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual