Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Literatura

Nazis ocultos en el geriátrico

"Vivimos rodeados de microfascismos" denuncia Clara Sánchez, que vuelve a rastrear la presencia impune de genocidas en España
"La venganza y la traición mueven el mundo" dice la autora de 'Cuando llega la luz'

Nazis ocultos en el geriátrico

Nazis ocultos en el geriátrico

Clara Sánchez, durante una entrevista con motivo de la presentación de 'Cuando llega la luz'.

EFE
02/09/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Hace seis años Clara Sánchez (Guadalajara, 1955) dio el campanazo con 'Lo que es esconde tu nombre'. Le procuró el premio Nadal y ha vendido más de un millón de copias en una veintena de países de aquella novela que exploraba la vergonzante e impune presencia de oficiales y jerarcas nazis refugiados en España. Regresa al escabroso tema en 'Cuando llega la luz' (Destino), novela de venganza, amor y traición en la que alguno de estos antiguos genocidas, ya muy anciano, coincide en una residencia con Julián, víctima de Mautahusen y cazanazis en busca de justicia.

"Es una novela traición y venganza, una visión épica del miedo cotidiano" asegura la escritora. Ella no se tiene por vengativa, pero que ha permitido que sus personajes se tomen la revancha en la ficción. Que "sientan el reconfortante calor de ese plato que se come frío pero que a veces -sostiene la escritora- puede sustituir los fallos de la justicia". "La venganza y la traición mueven el mundo y pueden ser más poderosas que el amor", asegura.

Julián el discreto y anciano cazanazis que protagoniza esta novela y la anterior, es un superviviente de Holocausto, un añoso Quijote hoy, casi minusválido, que necesita diez pastillas al día pero al que no le tiembla el ánimo para vengarse de uno de los verdugos de aquel campo de exterminio con quien, por un mala jugada del destino, acaba compartiendo residencia de ancianos en España. La joven Sandra, madre soltera, "es su Sancho Panza con quien vivirá una aventura peligrosa".

Clara Sánchez conoció de primera mano el caso de Gerhard Bremer, un antiguo jerarca nazi que rehizo su vida en Dénia durante el franquismo. Su historia fue el germen de la primera novela que tras obtener el Nadal se reveló como un éxito internacional que ha vendido más de un millón de ejemplares, buena parte de ellos en Italia.

"No fue un caso aislado. El franquismo les dio amparo y les permitió llevar un vida normal. Han tenido una jubilación de oro y una paz que no merecían" lamenta la escritora. Fueron diablos que asesinaron a miles de personas sin pestañear y que no pagaron por ello. "Seres de una maldad diabólica a los que hemos podido ver como entrañables ancianos de pantalón corto empujando el carrito de la compra con los yogures en el súper en cualquier localidad costera y que han llegado a los geriátricos".

Quedan muy pocos y con edades provectas, pero fueron muchos los casos perfectamente conocidos. Ahí están los de León Degrelle, el carnicero de Lyon, que vivió y murió en Benalmádena en 1994; Gerhard Bremer, artífice de la invasión de Polonia reconvertido en hostelero en la costa levantina y a quien la escritora alcarreña conoció; Otto Remer, salvavidas de Hitler y negaconista del Holcausto que vivió Málaga hasta 1997; Hauke Bert Pattist Joustra, ex tenienete de las Waffen SS que llevó una plácida vida en Asturias; Reinhard Spitzy, espía nazi que se refugió durante casi dos años como un monje más en el monasterio de San Pedro de Cardeña, o Johannes Bernhardt, general de las SS nacionalizado español y director del grupo Sofindus, más de 300 empresas al servio de Hitler.

MIMETIZADOS

"Entre jubilados sajones se mimetizaron en el ambiente, como esos insectos palo que pasan desapercibidos entre las ramas o los hoja, que se confunden con el follaje, sin que nadie tocara un pelo a unos monstruos que exterminaron a los judíos y llegaron a ser abuelos y a morir en la cama", apunta Sánchez.

Y lo peor es que estos dañinos demonios disfrazados de corderos "han sido ejemplo para esos filonazis y filofascistas que proliferan de nuevo por toda Europa". La amenaza populista, lejos de diluirse toma aliento. Y aunque no es fácil que la historia se repita hasta alumbrar un nuevo Hitler "lo cierto es que estos abyectos seres dan pábulo a los fascistas de hoy", plantea Sánchez.

"No sé si habrá otro Hilter, pero sé que vivimos rodeados de micronazismos y de microfascismos" lamenta la escritora. "Puede ser ese marido que aterroriza, apalea y anula a la mujer en casa; el jefe que intimida, grita y humilla a sus subordinados en la oficina, o las tiranías religiosas que limitan a la mujer y la obliga a someterse y a ocultarse con velos y sayones", enumera.

"El nazismo no acabó con el fin del nazismo y su herencia son esos micronazimos que nos impiden sentirnos libres" denuncia Sánchez, que en esta novela explora "la semilla y la secuela" de esa aterradora, excluyente, cruel y xenófoba ideología que promulga el odio "y que halló en el nazismo amparo legal para el genocidio".

No descarta la escritora continuar con esta saga que le ha dado tantas satisfacciones como disgustos. Ha sido su mayor éxito, pero tuvo que afrontar graves amenazas e insultos tras la publicación de 'Lo que esconde tu nombre'. No cree que se repita la intimidación que padeció "por hablar de lo que nadie hablaba".

Clara Sánchez no vivió más que unos meses en su Guadalajara natal. Hija de ferroviario, acompañó a su familia en los destinos paternos en Albacete, Valencia, o la alicantina villa de Dénia. Luego se instaló en Madrid, donde permanece.

Licenciada en Filología Hispánica, dio clases de Literatura hasta que pudo convertir su pasión por la escritura en profesión. Un camino nada fácil que comenzó con 'Piedras preciosas' (1989) primera de la docena de novelas que ha publicado. El gran espaldarazo llegó con 'Ultimas noticias del paraíso', premio Alfaguara en 2000, que daría paso a 'Lo que esconde tu nombre', premio Nadal en 2010. y 'El cielo ha vuelto', premio Planeta en 2013. Sus obra ha sido traducida a más de 20 idiomas.

Cinéfila apasionada, colaboró con José Luis Garci en 'Qué grande es el cine', pero sigue a la espera de que cuaje alguna de las varias propuestas para llevar al cine su penúltima novela.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual