Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
SUBASTA

El museo oculto de David Bowie

La joya de la corona del Bowie coleccionista es 'Air Power', una de las obras más emblemáticas de Jean-Michel Basquiat

19/07/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Los herederos de David Bowie tienen prisa por hacer caja. La familia del cantante ha decidido sacar a subasta gran parte de su colección de arte, valorada en 12 millones de euros e integrada por obras de Henry Moore, Damien Hirst, Frank Auerbach, Graham Sutherland y Basquiat, entre otros. La joya de la corona del Bowie coleccionista es 'Air Power', una de las obras más emblemáticas de Jean-Michel Basquiat, que conquistó la gloria después de su muerte. La pieza, ahora valorada en cuatro millones de euros, se une a una extensa colección formada por más de 400 obras.

Entre el 10 y el 11 de noviembre Sotheby's sacara a subasta las piezas, entre las que, además de obras de arte, hay muebles y otros objetos que Bowie, fallecido a los 69 años, fue adquiriendo en la segunda mitad de su vida. Para que los potenciales compradores se vayan haciendo una idea de lo que tienen entre manos la colección del artista se podrá ver Los Angeles, Nueva York y Hong Kong. Según el Oliver Barker, responsable de arte europeo contemporáneo en Sotheby's, la colección es variopinta, no se atiente a un criterio fijo y escapa a cualquier intento de catalogación. "La colección ofrece una mirada única al mundo personal de uno de los espíritus más creativos del siglo XX", aseguró Barker al 'Evening Standard'. Formado en la School of Art de Croydon, Bowie tuvo sus coqueteos con el mundo del arte. Pintó y dibujó sin ninguna disciplina, aunque guardaba con mimo todo lo que salía de sus pinceles. Durante mucho tiempo el lienzo en blanco le sirvió para meditar sus composiciones musicales y resolver dudas. Consciente de que su vocación era un tanto tímida, Bowie se resistió a dar a conocer su trabajo, aunque por fin en 1995 se atrevió a exponer en Cork Street, entonces el epicentro del negocio del arte en Londres.

A la hora de comprar Bowie se dejaba llevar por sus pasiones. Lo malo es que a veces su intuición era demasiado voluble e incongruente. Los expertos dicen que su colección peca de de ecléctica. Gustos al margen, los cazadores de gangas están al acecho. Entre esas cuatrocientas piezas puede surgir la sorpresa.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual