Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
MÚSICA

La mala acústica no evita que Bruce Springsteen haga temblar Madrid

Más de 55.000 personas disfrutaron con un concierto de más de tres horas

Springsteen conquista el Bernabéu

Más de 55.000 personas se rinden al directo del Boss en su tercer y último concierto en España

ATLAS
Bruce Springsteen, durante el concierto ofrecido esta noche en el estadio Santiago Bernabéu.

Bruce Springsteen, durante el concierto ofrecido esta noche en el estadio Santiago Bernabéu.

EFE
Actualizada 22/05/2016 a las 13:31
Etiquetas
  • EFE. MADRID
¿Puede un concierto de Bruce Springsteen dejar a alguien insatisfecho, aunque el sonido no sea el mejor, si perdura esa fuerza contagiosa que invita a la comunión colectiva y un repertorio que fluye más allá del río al que pretende honrar, desbordándose en forma de enorme antología?

Parece imposible, máxime cuando este 'The River Tour' llegaba al estadio Santiago Bernabéu muy crecido tras su paso previo por Barcelona, donde se inició la gira europea, y San Sebastián; además, había probadas ganas del Boss y de su E-Street Band tras 4 años lejos de la ciudad (las 55.000 entradas, el aforo completo, se vendieron en tres horas).

Lo mismo parece dar que desde su llegada a este lado del Atlántico el leit-motiv de la gira -honrar el 35 cumpleaños de uno de sus discos más míticos- sea una anécdota frente a los conciertos de EE UU, donde lo tocó entero. Aquí elimina los pasajes más ásperos y enchufa a plena potencia el motor de la barca con un combustible basado en grandes éxitos.

Cierto es también que el público estaba entregado e igualmente vendido desde el primer tema, 'Badlands', tan potente como el grueso del concierto, pese al sonido emborronado en el que la mayor parte del tiempo se ahogaban las palabras y los matices instrumentales.

"¡Buenas noches, Madrid!", gritaba sólo diez minutos después de la hora estipulada, las 21 horas, tras dejar tiempo a los últimos rezagados para ocupar sus asientos, sin grandes problemas finalmente para llegar al estadio pese a los servicios mínimos decretados por una huelga de Metro.

Ni proyecciones ni enrevesados juegos de luces. Experto artesano en el oficio de enardecer a las masas, a Springsteen le basta su música, tres enormes pantallas, un muro de guitarras que por momentos se armaba con seis hombres y algún que otro guiño facilón como un "¡Vamos, Madrid! Más alto", gritado en castellano.

Enseguida llega su primer baño de masas con 'Sherry darling', al que siguen 'Two hearts', 'Wrecking ball' y 'My city of ruins', que va subiendo el nivel del agua con ese "crescendo" poderoso que parece beber de los cantos espirituales, antes de establecer una primera acometida contra las compuertas del dique a lomos de 'Hungry heart'.

La lúdica 'Out in the street' constata su capacidad para incitar a la camaradería, al intercambio colectivo de energía, más allá de las diferencias de clase (su mismo concierto es una amalgama de los perfiles sociales más variopintos).

El río ralentiza su ritmo entonces para abordar recodos más densos, pero igualmente gratos, especialmente con 'The river', la canción que podría justificar esta noche y toda esta gira, cuando en la oscuridad brota su armónica y se encienden las lamparitas del público en el graderío, como un planisferio súbito.

Así marcha la noche. El río Springsteen avanzaba ligero, sin interrupciones, correcto según los cánones a los que acostumbra el artista, pero con cierto sentimiento de cauce marcado, de automatismo.

Entonces, el Boss agita las aguas. El sonido se vuelve más nítido de repente. Tras dos decenas de canciones, el animoso poso country de 'Working on a highway'  engancha con la optimista 'Waiting on a sunny day' y el caudal aumenta. Y justo en medio de los pasajes más animosos, un niño salta al escenario y él lo recoge entre sus brazos. El concierto es un "oooh" generalizado.

A partir de ahí se desata el éxtasis. En bandada se suceden 'Because the night', 'Human touch' (construido como un diálogo cómplice junto a su mujer, Patti Scialfa) y 'The rising'... El público eleva los brazos en señal de júbilo o devoción.

Aún queda lo mejor, con 'Born in the USA', 'Born to run', 'Glory days', la siempre enorme 'Dancing in the dark', en la que permite a un muchacho cumplir su deseo "de bailar con su esposa pelirroja", mientras él aporrea la guitarra junto a otra jovencita que casi le roba el show.

El recuerdo a Clarence Clemons a través de 'Tenth avenue freeze-out' no hace sino aumentar el componente emocional de la cita, que parece concluir tras tres horas y 15 minutos aproximadamente con 'Bobby Jean' y el clásico de los Top Notes 'Twist and shout'.

Pero no, aún queda un último suspiro. Reaparece solo, se planta sobre las tablas e interpreta en formato acústico 'Thunder road', desbordando con esa última gota completamente el dique. Ábranse las aguas, ha vuelto el jefe a la ciudad.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra