Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
festival de cine

Cannes se vuelve rockero de la mano de Iggy Pop

El cantante presentó junto al realizador Jim Jarmusch el documental 'Gimme Danger'

El cantante estadounidense Iggy Pop presenta el documental

Iggy Pop, en Cannes

AGENCIAS
Actualizada 19/05/2016 a las 18:29
Etiquetas
  • EFE. CANNES (FRANCIA)
Rockero de profesión y de actitud, Iggy Pop revolucionó este jueves el Festival de Cannes, que se llenó de música, de recuerdos y de provocación con un veterano que igual habló de sus ídolos como de su adicción a las drogas y hasta se puso místico al asegurar que "el mundo necesita amor".

Antes de llegar a ese punto habló sin tapujos de su consumo de drogas, aunque aseguró: "Ya no me drogo, ahora bebo vino tinto". Y también agua con gas, dijo tomándole el pelo al presentador que le apuntó a la botella que el cantante tenía en la mano.

Pero las drogas fueron un elemento recurrente en la mayor parte de su carrera y así lo reconoció. "Tomaba LSD, me iba al sótano y esperaba a que la guitarra me hablara", recordó antes de contar que el ácido tenía en él un efecto eufórico, que le hacía cabrearse muchísimo durante cinco segundos y luego comenzaba a reír.

Y risas desde luego no faltaron en la rueda de prensa en la que Iggy Pop presentó junto al realizador Jim Jarmusch el documental 'Gimme Danger', proyectado este jueves fuera de competición en Cannes, y que trata del grupo más importante en el que ha tocado en su carrera, The Stooges, que estuvo en activo entre 1967 y 1973 y que inició una segunda etapa en 2003.

Gamberro, expresivo y sordo -"por favor gritar al hacer una pregunta", dijo nada más llega a la sala-, el cantante estadounidense, de 69 años, se comportó en todo momento como una estrella, sabiendo que era el protagonista del día del festival, y convirtió la rueda de prensa en todo un espectáculo.

Hacía ruidos con las manos para simular diferentes sonidos, imitaba voces de amigos y contaba anécdotas como la del joven serbio que se le acercó para decirle, "tío, me gusta vuestra vieja música", a lo que Iggy Pop le contestó: "¡que te den, Igor!".

Recuerdos que son lo que el cantante ha aportado al documental de Jarmusch, hecho con las escasas imágenes de la época que se conservan de The Stooges y con muchas aportaciones de otras personas.

"Yo soy un hombre que lo tira todo, pero conozco a mucha gente que guarda las cosas y los contacté para que las dejaran para la película" y entre ellos citó a fans, a viejos camellos e incluso a "seguidores extraños".

Material suficiente para que Jarmusch pudiera construir "Gimme Danger" -como el título de uno de los temas de The Stooges-, una película que es todo un homenaje del cineasta a "la banda de rock más grande e importante" para él.

Jarmusch aseguró que cuando era joven, en su Ohio natal, los únicos grupos que le interesaban eran The Stooges, MC5 y la Velvet Underground de Lou Reed.

Grupos que también aparecen en la película, así como David Bowie, un artista con el que Iggy Pop tuvo mucha relación.

En el documental, Jarmusch ha tratado de reflejar, con su estilo y montaje, el tipo de música de The Stooges, considerados pioneros del punk rock y con Iggy Pop como extravagante líder que era un espectáculo en sí mismo en cada actuación.

Y así lo demostró en la rueda de prensa, en la que aseguró que hablaba Iggy Pop pero el control era de Jim, en referencia a su nombre real, James Newell Osterberg.

Un juego con el que también comienza el documental de Jarmusch, que hace creer que está entrevistando a Jim Osterberg en un lugar escondido, lo que marca el tono de toda la película.

Un filme que "impresionó" mucho al cantante cuando lo vio anoche por primera vez porque al contemplar las imágenes se dio cuenta de que fue un producto de aquella época, algo que ahora, con la edad, no le gusta.

Era una época en la que simplemente dejaban que las cosas pasaran sin preocuparse de nada, algo que nada tiene que ver con la sociedad hipertecnológica actual en la que "todo se ha convertido en un negocio".
"La gente debería calmarse, todo iría mejor. La gente esta hiperestimulada. El mundo necesita amor", opinó Iggy Pop en un momento un tanto místico, que continúo al decir que, con el paso de los años, comenzó a escuchar más a sus padres y, cuando no está trabajando, se va pronto a la cama.

"E intento limitar...bueno, eso no es verdad, iba a hablar de mi vida sexual", agregó entre risas.

Aunque aseguró: "me regenerado de las muchas cosas" que he metido a mi cuerpo y ahora intento tomármelo con más calma".

Pese a ello no dudó en decir que no le importaría pasear esta noche por la alfombra roja de Cannes sin camisa. "Pero creo que a mi mánager no le gustaría". Y antes de entrar en la sala de prensa posó ante los fotógrafos y se mezcló entre ellos, cámara en mano, como un adolescente revoltoso.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra