Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Cine

El cine español duplica sus espectadores en 25 años pero pierde capacidad de financiación

Las dos películas más vistas en televisión en los dos últimos años son españolas: 'Lo imposible' y 'Ocho apellidos vascos'

El cine español duplica sus espectadores pero pierde capacidad de financiación

El presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España (FAPAE), Ramón Colom (c), acompañado por la representante de la Aepaa-Apria, Marta Velasco.

EFE
Actualizada 25/04/2016 a las 20:53
Etiquetas
  • COLPISA. MÁLAGA
El cine español ha reencontrado a su público, ya no cargamos con el sambenito de la españolada. Sin ir más lejos, las dos películas más vistas en televisión en los dos últimos años son españolas: 'Lo imposible', con 6,1 millones de espectadores, y 'Ocho apellidos vascos', con más de 8. Si en 1991 hubo 9,1 millones de espectadores de cine español, en 2015 fueron el doble, 18 millones. Sin embargo, el presupuesto medio de una película se ha reducido a niveles de hace casi veinte años: de 3 millones hemos pasado a 1,8. Bajan los cachés y el salario de los técnicos. Y un último dato que demuestra el abandono de la Administración: el Fondo de la Cinematografía, el 'saco' de donde sale el dinero para financiar películas, llegó a ser de 89 millones. Este año recibirá una asignación de 30, una cifra que nos retrotrae a hace 25 años.

Y precisamente un cuarto de siglo es el que cumple FAPAE, la asociación que engloba a los productores, que tradicionalmente aprovecha el Festival de Málaga para hacer balance. Su presidente, Ramón Colom, fue periodista y acostumbra a dar titulares. Este lunes no se puso plañidero y lanzó un mensaje de optimismo al hacer balance de este tiempo y constatar cómo ha cambiado radicalmente la industria. Así, en 1991 había 55 productoras; hoy compiten 276 que realizan, al menos, una película al año. Entonces solo se hacían dramas y comedias; hoy también priman el suspense y la animación. De 1.300 cines hemos pasado a 700, aunque el número de pantallas se ha duplicado hasta las 3.700.

"El balance es mucho mejor de lo que podíamos esperar", resumió Colom, que también adelantó las cifras de un 2016 que se prevé favorable en taquilla. De momento, la falta de acuerdos para formar un Gobierno no parece afectar demasiado al cine español. Se llevan rodadas tantas producciones como el año pasado por estas fechas y la recaudación de las películas españolas dobla la de 2015 en este periodo, con 36 millones y una cuota del 19,3%. Los títulos culpables son 'Palmeras en la nieve', '100 años de perdón', '8 apellidos catalanes' y 'Kiki, el amor se hace'.

Parece difícil alcanzar la cuota histórica de hace un par de años, cuando el fenómeno '8 apellido vascos' la elevó al 25%, pero todavía quedan títulos con potencial: la recién estrenada 'Toro', 'Gernika', 'El olivo', 'Zipi y Zape y la Isla del Capitán', 'El hombre de las mil caras', de Alberto Rodríguez, y, sobre todo, 'Un monstruo viene a verme', de Juan Antonio Bayona, que se estrenará el 7 de octubre. El cine español cada vez se ve más en el extranjero: si en 2000 las ventas al exterior rondaban los 24 millones de euros, ahora superan los 57. Los premios internacionales también han crecido en estos últimos años un 800%.

"Se ha producido una reordenación de los formatos de producción. Ya se difuminan las barreras entre cine y televisión, hay series que son películas de seis horas", constató Ramón Colom. La nueva ley de cine vigente y un sistema de financiación en el que los productores reciben el dinero a priori, sin depender de la recaudación, van a acabar con los fraudes de compra de entradas para alcanzar el umbral de espectadores necesario para la subvención. Algunos productores independientes denuncian que en este modelo industrial las grandes beneficiadas serán las televisiones, Tele 5 y Antena 3, obligadas por ley a invertir en cine español y responsables de los grandes taquillazos de los últimos años.

"No es posible que solo haya un cine comercial, también tiene que existir uno de riesgo, porque ese cine con el paso del tiempo se va a convertir en el cine de consumo. Emilio Martínez Lázaro empezó con 'Las palabras de Max', y ha acabado haciendo la película más comercial del cine español ('8 apellidos vascos'). O Pedro Almodóvar, que debutó con 'Pepi, Luci Bom y otras chicas del montón'", enumeró Colom, para el que el cine y la televisión deben regirse "por las lógicas económicas de la industria audiovisual y no por las lógicas financieras".

Para el presidente de FAPAE existe la necesidad de ajustar los exorbitantes costes de los derechos del fútbol, que reducen las partidas para cine de las plataformas televisivas. "El cine y la televisión están pagando los excesos del fútbol español. Y no digo más porque me corren a gorrazos", ironizó el portavoz de los productores, que abogó por ampliar mercados en el exterior e incorporar el lenguaje audiovisual en el sistema educativo para formar a los chavales. "Creer en el cine español como portador de valores y embajador de nuestra cultura".

No hubo ni una mención al IVA cultural ni a las subvenciones. Es más, el cine español anhela dejar de depender de la teta pública si atendemos a las palabras de Colom. "Queremos salirnos de los presupuestos generales del Estado. El cine tiene que financiarse con el cine, como se hace en Francia, Italia y Alemania. No queremos ir a rogar al ministro de Hacienda de turno para convencerle de que hay poco dinero. Hay que buscar el céntimo cultural en las entradas o en la cuota de conexión a internet, como se ha hecho en Catalunya".

Colom reconoció que en toda Europa es "literalmente imposible" hacer cine sin una televisión detrás. "Ahora se pretende que el peso de la financiación recaiga en las cadenas de pago, que como no dependen del audiómetro podrán hacer un cine que no busque solo la taquilla". Los productores piden ampliar el Fondo de Cinematografía en 10 o 15 millones para que no desaparezcan los largometrajes de presupuesto medio, que ahora lo tienen muy difícil. Prima la superproducción o el cine hecho con cuatro euros. "La ley no está tan mal, todo el mundo prefiere cobrar antes que dos años después, si hay caja. El problema es la falta de dinero. Por primera vez, los productores competirán entre sí para llevarse la partida del Ministerio del Cultura".

Ramón Colom también lamentó que sean los productores quienes estén pagando la digitalización de las salas, un proceso que se hizo sin ayudas públicas. "Hubo unos intermediarios que pagaron a cambio de llevarse un porcentaje de la taquilla. El exhibidor se lo descuenta al distribuidor y este al productor. Es inaudito. Y me temo que cuando se hayan pagado los equipos en 3K habrá que sustituirlos por 4K". En un ánimo más provocador, el presidente de FAPAE culpó de la ralentización de la Administración a la corrupción. "Los interventores de Hacienda mandan más que los ministros. Tienen a los cuerpos de funcionarios aterrorizados por si los empuran, y eso lleva a retrasar cualquier trámite para que no haya la más mínima duda legal".

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra