Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Literatura

Pessoa, el escritor devorado por su obra

El poliédrico poeta portugués creó de manera tan compulsiva que dejó al morir 30.000 documentos en un arca

El autor portugues Fernando Pessoa.

El autor portugues Fernando Pessoa.

EFE
25/04/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA . MADRID
Cuando Fernando Pessoa murió dejó un legado caótico a sus herederos: 30.000 documentos guardados en un arca. Un regalo para los lectores, pero una pesadilla para los estudiosos de su obra. Setenta años después de su desaparición, se está muy lejos de clasificar una producción tan ingente. Por eso es meritorio reunir todos los cuentos que escribió el poeta portugués, cuya obra está sujeta a continuas reediciones, lo que la hace proclive a inevitables redundancias. El escritor Manuel Moya se ha encargado de la titánica labor de traducir toda la narrativa breve del huidizo y solitario oficinista. "Lo interesante es que de los 58 cuentos, 50 de ellos se vierten por primera vez al castellano".

La editorial Páginas de Espuma reúne ahora en un único volumen esta vasta producción. El sello evita adrede titular la obra 'Cuentos completos', pues en cualquier momento pueden hallarse nuevos manuscritos. Ya se sabe que el baúl de Fernando Pessoa es una fuente inagotable de sorpresas. El escritor era un grafómano incorregible, pero poco dado a entregar su obra a la imprenta. En vida sólo llegó a publicar un libro de versos y varios cuadernos de sonetos escritos en inglés, aparte de sus colaboraciones en la prensa. Era infatigable a la hora de emborronar cuartillas, aunque la inmensa mayoría de las veces dejó inconclusos muchos de sus proyectos. "Pese a sus planes para publicar ordenadamente, acabó devorado por su obra", dice Moya. Por eso los cuentos que aquí se recopilan son casi siempre bocetos, textos sin terminar en su mayoría. "Con todo, ese fragmentariedad es lo que hace de su obra algo muy moderno. Es en los cuentos donde me he encontrado al Pessoa más auténtico y transparente". Las piezas incluidas en este volumen tienen un inequívoco aire de familia con el 'Libro del desasosiego', con el que comparte los mismos "vaivenes y sinuosidades". Para Moya, esta circunstancia no es ni mucho menos un demérito, sino un aliciente que espolea a los lectores. "No en balde, sus cuentos vienen a prolongar la satisfacción que procura su 'Libro del desosiego', para mí la mayor aportación de Pessoa a la literatura universal". Pessoa, que ha pasado a la historia por la genial invención de sus heterónimos, se sirve de sus otros 'yoes' para desdoblarse y presentarse como un autor multiforme. Sus firmas más conocidas son el maestro Alberto Caeiro, el cosmopolita y vanguardista Alvaro de Campos y Ricardo Reis, médico y poeta neopagano que acaba exilado en Brasil. Nacido en Lisboa en 1888, Pessoa fue un trasterrado. A los siete años se marchó con su madre a Durban (Sudáfrica), donde el poeta se sumergió en la cultura y la lengua inglesas. En Durban experimentó ese sentimiento de extranjería que ya nunca le abandonaría.

Pese a que regresó a Lisboa en 1905, nunca encajó en el ambiente timorato y provinciano de la blanca ciudad estuaria. "Pessoa añoraba estar en otros mundos: la realidad le sobraba, siempre fue una especie de extranjero".

Ciencias ocultas

Aficionado a las ciencias ocultas, adepto a las teorías imperiales del gran Portugal y obsesionado con la psiquiatría, Pessoa padecía una timidez enfermiza y una propensión irresistible a la locura. Los cuentos que ahora se ofrecen al lector español confirman la visión de un Pessoa poliédrico. Al escapar de una realidad que le resultaba prosaica, siempre le tentaban los puntos de fuga, lo que explica su exacerbado alcoholismo. En estas narraciones breves, a veces brevísimas, concurren elementos oníricos, filosóficos, sociológicos y oscuros. Hay cuentos esotéricos, políticos ('El banquero anarquista'), vanguardistas ('El camino del olvido'), iniciáticos ('La hora del diablo') y expresionistas ('El aplazador'). "Sus primeras influencias son Conan Doyle, Poe, Dickens o Chesterton. Procede de un tradición anglófona, lo cual se refleja en el libro".

En lo político, Pessoa tuvo veleidades dictatoriales y abogaba por el mantenimiento del orden. "Llegó a escribir un opúsculo de la tiranía. Sin embargo, cuando el dictador Oliveira Salazar se hace con el poder se opuso a él, lo cual acabó pagando con cierto silenciamiento". Frente a lo que se piensa, fue un hombre muy conocido en su época. "Cuando muere los periódicos dedican le dedican bastantes páginas. Era el gran poeta de Portugal".

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra