Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
OBITUARIO

Muere Miguel Urabayen tras una vida dedicada al cine y el periodismo

El crítico de 'Diario de Navarra' y profesor universitario falleció a los 91 años. La Asociación de Periodistas Navarros le premió en octubre por sus artículos sobre la Segunda Guerra Mundial

Miguel Urabayen, en una imagen de 2002.

Miguel Urabayen, en una imagen de 2002.

DN ARCHIVO
La vida de Miguel Urabayen, en imágenes 9 Fotos
La vida de Miguel Urabayen, en imágenes

Fallece Miguel Urabayen a los 91 años

Diario de Navarra (Archivo)
Actualizada 04/01/2018 a las 08:02

Miguel Urabayen, cuyas críticas de cine marcaron seis décadas de la vida cultural de Pamplona y Navarra y que transmitió a miles de lectores de Diario de Navarra su pasión por la Segunda Guerra Mundial con sus artículos históricos, murió ayer a los 91 años en la capital navarra.

Doctor en Derecho, catedrático de Periodismo, precursor del aeroclub de Navarra, gestor del Club de Golf de Ultzama o director del periódico El Norte deportivo, cubrió diferentes campos de actividad durante su larga vida. Casado con Margarita Aróstegui hasta su fallecimiento en febrero de 2009, tenía dos hijos, Diego e Irma, y un nieto, Matthias, hijo de esta última.


Miguel Urabayen Cascante nació en Pamplona el 12 de marzo de 1926, en el seno de una familia republicana, liberal y anglófila. Su padre, Leoncio Urabayen, geógrafo, había sido nombrado director de la Escuela Normal, en la que se formaba a los maestros, y fue destituido del cargo por sus ideas. El pasado noviembre completó la entrega a la UPNA del legado profesional de su padre. Su tío, Félix Urabayen, novelista, periodista y político, fue una de las firmas más notables de El Sol, el diario en el que colaboraba José Ortega y Gasset.


Tenía 13 años cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, de la que fue, según comentaba “un testigo apasionado”, y no dejaba de pensar que “era importantísimo que ganaran los aliados”. La pasión infantil se convirtió con el paso del tiempo en un afán de divulgación de batallas, personajes y circunstancias del conflicto que siguió hasta hace unas semanas, cuando publicaba su último artículo, sobre el desembarco aliado en Dieppe. Esa serie de artículos le hizo merecedor el pasado octubre del premio Teobaldo de la Asociación de Periodistas Navarros al periodismo cultural.


En esos años, según recordaba en 2016, se aficionó a la natación en el Larraina, y llegó a representar a su club en los Campeonatos Navarros. “Me llamaban Chipa por mi poco robusta constitución y mis rápidos movimientos en el agua”, escribía hace poco más de un año. Siguió muy vinculado al deporte. En 1957, con 31 años, se convertía en uno de los tres alumnos que recibían la primera clase de judo que se impartía en Navarra. Y en 1963, los promotores del Club de Golf de Ultzama le pidieron que gestionara el proyecto. El golf se puso en marcha en el verano de 1966.


Profesor de periodismo


Desde su puesto de profesor de la Universidad de Navarra inició a cientos de periodistas españoles en la cultura visual a través de una asignatura que explicaba proyectando diapositivas en las que aparecían fotografías históricas, infografías o portadas de periódicos y revistas internacionales a los que, en los tiempos anteriores a Internet, los alumnos no solían tener acceso. Especialista en gráficos y mapas, el principal premio mundial a los mapas publicados en periódicos, que concede la Society of Newspaper Design, lleva su nombre. Formó parte del jurado de los premios de infografía Malofiej y en 2009 recibió el premio a los logros de toda una vida por parte de la SND.


Pero el nombre de Miguel Urabayen ha quedado unido para siempre al cine, una pasión que comenzó con esas primeras películas mudas que veía en El Bosquecillo, y en las sesiones infantiles del Teatro Gayarre. “Mi padre fue realmente un introductor para mí en las novelas y en el cine”, aseguraba.


Más adelante llegó el sonido, el color, las pantallas grandes como las del Cinemascope (“ampliaba la escena, pero también el sonido; no sé qué tenía, pero era extraordinario”), y, en 1953, con Los crímenes del museo de cera, un primitivo cine en relieve. “A veces pienso que he visto todo el cine, y que tengo su edad”, decía en una entrevista con motivo de su despedida de la crítica cinematográfica.


Decano de los críticos


Era octubre de 2013 y acababa de cumplir 60 años como crítico cinematográfico, primero en El Pensamiento Navarro y más tarde en Diario de Navarra, donde publicó la mayor parte de las críticas. Esos días se retiraba como crítico, después de ostentar durante más de veinte años el puesto de decano de los críticos de cine españoles. Su primer artículo fue de Cuatro páginas de la vida, una película dividida en cuatro episodios y dirigida por Henry King, Henry Koster, Jean Negulesco y Henry Hathaway. La última crítica, Grand Piano, un filme de suspense dirigido por Sergio Mira y protagonizado por Elijah Wood.


Entre ellas, miles de películas vistas y miles de críticas -el propio Urabayen calculaba la cifra total en cinco mil-, que le valieron el Premio Nacional de Crítica de Cine, en 1970, y, en 1969 y 2004, sendas medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos.


En 1996, con motivo del centenario del cine, Diario de Navarra publicó su libro Las cien mejores películas. Una selección muy personal, en la que escogía un centenar de filmes, sin ordenarlos. Cuando se le pedía que eligiera una, no se atrevía, pero reconocía que 2001. Una odisea del espacio (Stanley Kubrik, 1968), Uno, dos, tres (Billy Wilder, 1961) o To be or not to be (Ernst Lubitsch, 1942), eran “una maravilla”.


Urabayen tenía una idea muy clara de la función del crítico. “Trato de hacer crónicas que informen, sobre todo, aportar todos los datos que pueda , y luego dar una opinión mía, pero después de informar. Creo que el crítico no puede limitarse a opinar. Tiene que explicar por qué cree lo que cree y por qué considera que es malo, y todo eso es difícil”.

Te recomendamos

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra