Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Entrevista
begoña pro, escritora y periodista

“La historia de Navarra siempre pasa desapercibida”

La escritora navarra presenta ‘Bajo las cenizas de la Navarrería’, una novela que arranca en 1276 y que tiene a los Almoravid como protagonista. Se trata de su quinta novela histórica, a las que suma un libro de relatos

Begoña Pro, presentó su nuevo libro y próximamente mantendrá un encuentro con lectores para hablar sobre los hechos ocurridos a partir de la guerra de la Navarrería.

Begoña Pro, presentó su nuevo libro y próximamente mantendrá un encuentro con lectores para hablar sobre los hechos ocurridos a partir de la guerra de la Navarrería.

Actualizada 15/11/2017 a las 17:14
Etiquetas

Los Almoravid pertenecieron a un linaje de barones y ricos hombres que se hicieron un sitio en la historia de Navarra. Se les sitúa en el siglo XI, colaboraron de forma estrecha con los reyes navarros y consiguiendo cargos, títulos nobiliarios y otros honores por los servicios prestados. Hasta el siglo XIII, cuando el esplendor dio paso al horror. Así lo cuenta la historia, pero también los personajes que aparecen en Bajo las cenizas de la Navarrería, la quinta novela que publica la escritora navarra Begoña Pro Uriarte. Los Almoravid que presenta, ya no tienen privilegios por su clase social. Al contrario, la suya es una historia de perdedores. Y todo comienza con la desaparición de García Almoravid, que pudo ser gobernador del reino y acabó convertido en un “bandido”, un condenado por la justicia tras huir junto a otros nobles la víspera de la entrada de las tropas francesas en la Navarrería y la posterior matanza de 1276.
Han pasado cinco años desde que Begoña Pro publicara El anillo del leal (2012), su primera y exitosa novela histórica. Fue también el primer libro de la serie Chanson de los Infanzones que completó con La dama del velo y el laurel (2015), Las cadenas del Reino y Las cartas codificadas (2016). A través de esta saga de ficción histórica, ha sumergido a los lectores en la Navarra del siglo XII a través de las aventuras de Miguel de Grez y Álvaro Yeneguez, los protagonistas. A estas novelas suma también La trovera del Runa (2015), un libro de dieciséis relatos con la Navarra medieval como escenario. Begoña Pro también es colaboradora de Diario de Navarra. Los viernes, a través de las páginas de “Saber Más Historia”, la periodista y escritora desvela las vidas, algunas intensas y azorosas, de los reyes del reino, primero de Pamplona y después de Navarra.


Ahora, regresa otra vez a la novela histórica. Pero lo hace un siglo después (XIII), con nuevos personajes y con una novela que se aleja un poco de la ficción y la fantasía para rescatar hechos históricos documentados.

No se aleja de los Almoravid. Le acompañaron en sus novelas sobre el siglo XII, pero vuelven a sorprender un siglo después

Precisamente, siguiendo su estela de los que aparecen en mis libros anteriores, hay algo que me llamó mucho la atención. Fue que uno de los protagonistas de la guerra de la Navarrería, uno de los cabecillas fuera también un Almoravid. Así que me puse a investigar todo lo que había pasado después de la muerte de Enrique I de Navarra, indagué en los hechos que llevaron a la guerra de Navarrería y qué ocurrió después con los participantes.

¿Qué descubrió?

Que los Almoravid fueron los perdedores. Se les confiscaron sus bienes, se les quitaron todas sus tierras y se les desterró de Navarra. Sólo uno de ellos pudo regresar a Navarra. Hay algunas pistas documentadas de que el bando perdedor había estado apoyado por Castilla y algunos se quedaron por esa zona. También hay Almoravid en La Rioja. Precisamente por esto, la historia de este libro comienza en Calahorra.

 

Arboles genealógicos


No hay ficción en Bajo las cenizas de la Navarrería. La investigación, ¿ha sido más intensa en esta novela de hechos históricos?

La investigación y documentación está presente en todos mis libros. Si escribo una novela histórica, mi compromiso es conocer lo que ocurrió. Y en este caso, cierto, todos los hechos que relato son históricos y están documentados, constatados y hay referencias referencias de ellos. Lo mismo ocurre con los personajes. También son históricos y así lo refiero al final del libro, donde aparecen datos para que el lector pueda adentrarse un poco más en sus vidas. Con el único que me he tomado la licencia de incluir ficción es con Martin Almoravid.

¿A qué se debe esa licencia que se ha permitido?

Tan sólo descubrí una referencia histórica sobre Martín que lo situaba como tenente de Calahorra. No encontré nada más sobre su vida. Y me permití jugar un poco con la historia y situarlo en los hechos que he ido narrando.

Una novela ambientada en el siglo XIII, pero escrita en presente. ¿Por alguna razón?

Más que los personajes, tiene mucha carga el peso que arrastra la propia historia. García Almoravid, despues de todo, no aparece como protagonista del libro, proque la historia de la novela comienza cuando se conoce su muerte. Pero es un personaje que está muy presente a través de los recuerdos de su hermana y de los pensamientos de su sobrino. Me parecía que podía darle a la historia más fuerza, como si estuviera pasando ahora.

¿Cuántas horas de archivos y bibliotecas hay detrás del libro?

No hago nada fuera de lo habitual. Lo primero, buscar, investigar, leer, ampliar bibliografía, ir tomando notas, referencias, conexiones. Y cuando tienes un dato, el primero te lleva al segundo y el segundo al tercero... , un proceso que me cuesta entre uno y dos meses. Una vez que tengo trazada la línea del tiempo y los hechos más importantes, empiezo la historia y cuando comienzo a escribir, no dejo la investigación hasta que termino el libro.

Entre fechas, nombres, descendientes, reinados, siglos, ¿tiene algún secreto para procesar todos los datos?

Siempre me hago una historia por años y por meses de lo que va sucediendo, así puedo seguir la línea del tiempo. Para esta novela me hice también los árboles genealógicos de todas las familias que aparecen, como los Almoravid, los Baztán, los Haro.. Así me permitía situarme y saber quién era quién en cada momento. Hice lo mismo con los reyes de Navarra.

 

La Edad Media


Cuando tiene en sus manos tanta información, ¿por dónde empieza a escribir un libro de 447 páginas?

Por la historia que desde el primer momento tengo en mi cabeza, con unos personajes y unos hechos que narrar. Pero, de repente, unos hechos o unos personajes te llevan a otros, a otra escena. Ocurre como en la vida real, que una cosa te lleva a otra. Escribir este libro me ha llevado más o menos un año. Lo dejé reposar un tiempo y volví a leerlo otra vez. También se los suelo pasar a mi padre para que me de su opinión, además de que me ayuda mucho en la ortografía y redacción.

¿De dónde viene su interés por la historia? ¿O sólo le atrae lo que sucedió en la Edad Media?

La Edad Media siempre me ha gustado mucho. Es lo que he ido viviendo. Las películas que he visto desde pequeña eran de los templarios, la de Ivanhoe. Me encantaban. Luego en casa, mi padre siempre ha tenido muchos libros de historia, de Navarra que yo podía consultar. Y a través de los libros y las películas me di cuenta que se iban conociendo muchas cosas de la Edad Media en Inglaterra o Francia, por ejemplo. Pero no tanto de España y mucho menos de Navarra. Y así me picó el gusanillo del interés y la curiosidad.

En esa curiosidad por la historia de Navarra, ¿qué encontró?

Una historia amplia, extensa, rica, con muchos relatos contar. Además, la mayoría de nuestros reyes y nobles participaron en los hechos importante. Igual se conoce más lo que ocurrió en otras zonas. Sobre todo Castilla, que al final fue la que se llevó todo el mérito, supo contar lo que hacían. La historia de Navarra ha pasado un poco desapercibida. Siempre he tenido la sensación de que se ha arrinconado a nivel nacional.

¿Pensó en algún momento convertirse en historiadora?

No, porque lo que siempre me ha gustado es escribir y es lo que he hecho. Escribía para sentirme bien, aunque no fuera publicable. Mi planteamiento era: vamos de la mano, vamos recorriendo camino, hasta dónde lleguemos. El anillo del leal, que es la primera novela que publiqué, no es la primera novela que escribí.

¿Qué le hizo cambiar de idea y publicar una novela?

Empecé a escribir de manera formal y seria cuando, por motivos profesionales, me aparté del periodismo. Mi camino profesional fue por otro lado, pero tenía esa necesidad de escribir que nunca he perdido, es algo que me nació desde pequeña. Antes de El anillo del leal presenté otras novelas a editoriales, pero me las rechazaron. Y nunca sabes cuando se abre el camino ni por qué. El mio se abrió en 2012 con esa novela.

Han pasado cinco años desde entonces. ¿Ha cambiado como escritora?

Evolucionas. Aprendes a cuidar más el estilo, a utilizar frases más cortas, a ser más conciso. Antes, cuando corregía la novela, me costaba mucho prescindir de párrafos que había escrito y me había supuesto un esfuerzo. Con el tiempo te vuelves más práctica, más sincera y realista conmigo misma. Ahora, leo los textos y me cuestiono: ¿aporta algo a la historia? Pues no, pues entonces lo quito. Ahora no tengo miedo a borrar algo que he escrito. Y si me da pena porque me parece bonito, lo guardo en otro archivo aparte por si en alquna otra ocasión puedo utilizarlo.

Además de escritora, es una gran lectora, ¿no es cierto?

Leo mucho, muchísimo. Me gusta mucho leer. Cuando empiezo un libro, normalmente suele ser novela histórica (risas), aunque también me gusta la novela fantástica. Pero procuro leer de todo, sobre todo a los escritores navarros, que están publicando mucho. Sobre todo, novela negra.

Igual se contagia y nos sorprende con una novela policiaca

Es cierto que la novela negra está en auge, tanto por escritores como por lectores. No sé si algún día acabaré metida en ese género, igual se me pega algo si leo a otros escritores...Pero el salto es grande y ni me lo he planteado. Me siento muy cómoda así.

¿Ha hecho de la narrativa su profesión?

Creo que si me lo planteara como un trabajo, perdería frescura. Escribo porque me siento bien, no lo concibo de otra manera.

 

 

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra