Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Cine

Carla Simón, la revelación del cine español de 2017 con 'Verano 1993'

Su ópera prima autobiográfica, sobre el primer verano que una niña pasa con su familia adoptiva, llega este viernes a las salas de cine

Imagen de la directora de cine Carla Simón junto al cartel de su película 'Verano 1993'.

La directora de cine Carla Simón, junto al cartel de su película 'Verano 1993'.

Actualizada 26/06/2017 a las 11:27
Etiquetas
  • EFE. Madrid

Con pocas palabras y mucha atención a los detalles y sensaciones, la directora catalana Carla Simón retrata el el duelo infantil en 'Verano 1993', ópera prima autobiográfica que la sitúa como una de las grandes revelaciones del cine español de 2017 y que llega este viernes a las salas de cine.

"Son los gestos, las miradas, las pequeñas cosas lo que desvela cómo es la gente y sus relaciones. Me gusta trasladar eso al cine y que el espectador tenga que ir descubriendo las pistas, no contarlo todo", ha asegurado Simón (Barcelona,1986) en una entrevista con Efe.

Allá por donde ha ido, 'Verano 1993' ha emocionado y convencido: mejor opera prima en la Berlinale, Biznaga de Oro en Málaga, tres premios en el festival BAFICI de Buenos Aires o premio especial del jurado en Estambul son algunas de sus conquistas hasta la fecha.

Además, ya tiene asegurada su distribución en países como EE.UU., China, Países Bajos, Francia, Turquía, Japón, Argentina, Grecia, Suiza o Australia, entre otros.

La trama gira en torno al primer verano que Frida (Laia Artigas), una niña de seis años, pasa con su familia adoptiva tras haber perdido a sus padres a causa del sida. Pese a la crudeza del tema, Simón firma una cinta luminosa, bella y catártica para el espectador.

Cuenta Simón que la idea inicial era hacer una película sobre su madre, que falleció cuando ella tenía seis años, pero no tenía muchos recuerdos de ella. "Pensé que podía ser más concreta contando lo que he vivido, el tema de los niños y la muerte me interesaba y empecé por ahí", explica.

Con todo, no fue fácil reconstruir esos recuerdos. "Cuando eres un niño y te ocurre algo así, la memoria se borra, es una especie de blancazo que te permite volver a empezar", explica la directora y guionista, formada en guion y dirección en la Universidad de California y en la London Film School.

Así que volvió a casa de sus padres adoptivos y empezó a investigar, a hablar mucho con ellos y a ver fotos de la época.

"En una semana escribí un guion muy a saco con todos esos recuerdos, no tenía mucha lógica, eran sensaciones y el reto consistía en concretarlas visualmente", señala.

"Como eso no tenía forma de película, estuve leyendo mucho sobre los procesos de adopción y la manera en que los niños se enfrentan a la muerte y fue muy fuerte verme reflejada en esos libros", precisa.

Simón no renunció a seguir buscando a su madre, pero esa búsqueda acabó tomando otros derroteros y plasmándose en un corto, 'Las cartas de mi madre'.

"Reuní cartas escritas por ella a sus amigos. Cuando escribes cartas el tono es muy similar a cuando hablas, y leyéndolas podía percibir cosas de ella. Me fui a todos los sitios desde donde las había escrito y filmé esos espacios vacíos", relata.

'Verano 1993' cuenta con David Verdaguer y Bruna Cusí en el papel de los padres adoptivos. Entre sus referentes Simón cita 'El espíritu de la colmena' de Víctor Erice o 'Cría cuervos' de Carlos Saura, entre las españolas, obras maestras sobre la infancia.

También 'Ponette', de Jacques Doillon, 'La infancia desnuda', de Maurice Pialat o la reciente 'Las maravillas', de Alice Rohrwacher, aunque lo más determinante fueron las fotos de su propia infancia.

La vocación cinéfila de Carla Simón, licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Autónoma de Barcelona, siempre estuvo ahí, pero no siempre creyó que llegaría a hacer películas.

"Cuando estudiaba la carrera lo veía muy difícil. Luego me marché un año a estudiar a California y volví muy segura sobre la parte de escribir, no tanto la de dirigir, porque hice muchas asignaturas de guion y los americanos tienen esa energía; la seguridad se gana con el tiempo", dice.

Aunque ya había firmado varios cortos, su primer largometraje ha sido la experiencia definitiva. "Cuando terminé la película sentí que había crecido 10 años de golpe, por lo que logré entender sobre mí misma y mi historia, y también por la experiencia de trabajar en equipo, dirigir y tomar decisiones", asegura.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra