Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Arquitectura

Cultura edita la versión online de un libro sobre arquitectura románica y gótica en Navarra

'Del románico al gótico en la arquitectura de Navarra', publicada en 2007, se encuentra agotada en su edición en papel

Arte cisterciense en el Monasterio de la Oliva

Claustro del Monasterio de la Oliva, ubicado en Carcastillo.

DN
Actualizada 23/05/2017 a las 14:27
  • Diario de Navarra. Pamplona

 

La Dirección General de Cultura ha editado recientemente una versión online del libro 'Del románico al gótico en la arquitectura de Navarra', de Carlos Martínez Álava, obra agotada en su edición en papel y que se encuentra disponible en soporte digital para fomentar su divulgación.

El libro se detiene en la eclosión constructiva que vivió Navarra entre el último tercio del siglo XII y los primeros decenios del XIII, y que creó algunos de sus edificios medievales más significativos, como los grandes monasterios de La Oliva (hacia 1165) y Fitero (hacia 1175), a los que hay que añadir la nueva orientación de las obras de Irache.

En torno a 1175 se promueven un buen número de templos, ya principalmente urbanos, como el monasterio de Iranzu, la catedral de Tudela, San Pedro de la Rua, Santa María Jus del Castillo y San Miguel en Estella. También entonces se reactiva la construcción de Santa María de Sangüesa, iniciada también en la primera mitad del siglo XII. Durante los últimos años del siglo se emprende la construcción de San Pedro de Olite, San Nicolás de Pamplona y San Juan de Estella.

En ese momento se erige también el Palacio Real de Pamplona, y se reforman diversas estancias de la catedral de Pamplona y el Palacio Viejo de Olite. El análisis de estos edificios conduce desde el tardorrománico hasta el primer gótico en una evolución creativa que no desemboca, por lo menos directamente, en el gótico clásico.

La mayor parte de los edificios muestra una compleja evolución. La prolongada duración de las fábricas motivó la convivencia de ciertas inercias tradicionales con la implantación y desarrollo de nuevos conceptos estilísticos. Por ello, en su mayor parte, los templos son, desde el punto de vista estilístico, heterogéneos. Con frecuencia añaden a planimetrías románicas alzados góticos. De ahí que estén a menudo en el umbral de ambos estilos, lo que ha hecho que fueran analizados en la mayor parte de las ocasiones de manera fraccionaria y parcial.

Pero a juicio de Martínez Alava, “románico y gótico no son compartimentos estanco, ni catálogos a priori; no se construye en románico o en gótico”. Ello ha llevado al autor a analizar esta realidad artística en su conjunto, integrando las diferentes orientaciones estilísticas en la propia evolución cronoconstructiva de cada edificio: “La ejecución de la mayor parte de los templos fue el resultado del esfuerzo y trabajo de varias generaciones de artífices y promotores. El modo y la moda constructiva fueron variando conforme pasaba el tiempo y se sucedían los maestros; lo mismo ocurrió con los repertorios decorativos, las plantas, los perfiles y los soportes. La clarificación de sus principales características, así como la evolución cronoconstructiva de cada edificio va a ser siempre el objetivo fundamental de cada capítulo”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra