Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
cataluña

Puigdemont firmará el decreto de la consulta a principios de septiembre

El presidente catalán pedirá esta semana ir al Congreso, a finales de mes explicará la ley de ruptura y la aprobará en agosto

Carles Puigdemont, junto al vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, al inicio de la reunión extraordinaria del Consell Executiu

Carles Puigdemont, junto al vicepresidente catalán, Oriol Junqueras.

AFP
13/06/2017 a las 06:00
  • Colpisa. Barcelona

Después de que el viernes pasado anunciara la fecha y la pregunta del referéndum, el presidente de la Generalitat tiene tres meses y medio hasta el 1 de octubre, en los que tiene que dar los pasos más delicados del proceso porque cada uno de ellos puede ir acompañado de una querella.

Su calendario tiene cuatro citas marcadas en rojo, una con doble subrayado, la del día a comienzos de septiembre en que firmará el decreto de convocatoria de la consulta. La fecha más inmediata será esta misma semana. Carles Puigdemont anunció hoy su intención de enviar una carta a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, para instarle a que busque una fórmula para que pueda acudir a la Cámara baja sin tener que pasar por el mal trago de someterse a una votación, de la que saldría derrotado por goleada como Ibarretxe en el 2005. El presidente catalán señala que solo quiere ir a "explicarse", sin poner ningún plan concreto sobre la mesa. "Que me digan qué mecanismo podría servir", dijo, para huir del habitual debate y votación de una moción o resolución, cuyo resultado se sabe de antemano y tendría poca utilidad, según entiende el presidente catalán, que dijo estar confiado en que Pastor le abra las puertas del hemiciclo antes del verano. Una confianza en vano porque Puigdemont solo podrá hablar en el pleno si defiende una iniciativa parlamentaria con su correspondiente debate entre los portavoces y la votación obligatoria.

La opción de pedir ir al Congreso a debatir es más táctica que estratégica, y no va más allá de tratar de que la Administración central sea la que quede retratada como la que no quiere debatir. Mientras activa la vía unilateral, Puigdemont intenta que la etiqueta de no ser dialogante se la lleve el Gobierno central. En este mismo sentido, afirmó que la posibilidad de negociar los términos de la consulta estará sobre la mesa hasta el "último minuto de la prórroga". Una vez que se cierre la carpeta del Congreso, vaya o no, el calendario secesionista tiene otro hito a final de junio o principios de julio. En esas fechas, el presidente de la Generalitat tiene previsto dar a conocer el contenido de la ley de transitoriedad jurídica, la norma que debe dar "amparo legal" a la ruptura. Lo único que se sabe de ella es que se aprobará por la vía exprés, en un debate de unas dos horas, y que en su artículo primero define a Cataluña como una "república de derecho, democrática y social". En uno de los borradores que ha trascendido, la ley contemplaría la declaración unilateral de independencia si el Gobierno central impide que se celebre la consulta.

Puigdemont insistió este lunes que sus planes pasan por que esta norma, que algunos ya califican de proclamación de la secesión de facto, tenga luz verde a finales de agosto. La Cámara catalana tendrá vacaciones muy cortas pues se prevé un verano movido. Con la ley aprobada, Puigdemont firmará la convocatoria del referéndum a principios de septiembre.

FIRMA COLEGIADA

En principio, el decreto llevará su rúbrica, pero el presidente de la Generalitat cree que sería una "buena señal" que lo firmen todos los miembros del Ejecutivo por aquello de compartir las responsabilidades y las posibles consecuencias. Su intención es no dar marcha atrás y, si el Constitucional suspende la convocatoria, el presidente catalán advierte de que "continuará con la organización y garantizará que se celebre el referéndum con todas las condiciones" y garantías. La convocatoria, por tanto, se producirá un mes antes de la votación, y la campaña podría arrancar entre el 14 y 15 de septiembre, justo después de la Diada del 11-S. Si gana la opción de la independencia, Puigdemont se compromete a aplicar el resultado, iniciar el proceso de transición hacia el reconocimiento del Estado catalán, negociándolo con Madrid y Bruselas. La única posibilidad de que haya elecciones autonómicas, según el líder soberanista, es que gane el 'no' en el referéndum. En ese caso, el presidente catalán convocaría comicios al día siguiente de la consulta.
 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra