Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Política

El Gobierno teme que la nueva estrategia de Sánchez erosione al PP en el Congreso

Los populares creen que la oposición podría acelerar la derogación de la obra legislativa de Rajoy

Las palabras de Santos Cerdán, uno de los pesos pesados de Pedro Sánchez

Pedro Sánchez, junto a compañeros del PSOE, tras ganar las primarias.

AFP
Actualizada 28/05/2017 a las 18:27
  • Colpisa. Madrid

A falta de saber "qué Pedro Sánchez es el que ha vuelto" a la dirección federal del PSOE, la incertidumbre envuelve los pronósticos del PP. El recién reelegido secretario general de los socialistas no contará con escaño desde el que replicar a Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados, pero los populares temen una nueva estrategia ofensiva de la segunda fuerza política que transforme la Cámara baja en un campo de batalla para el desgaste del Ejecutivo.

Todos, quienes sostienen en el PP las previsiones más desfavorables y aquellos que en el Gobierno son partidarios de la cautela y tranquilidad que abandera el presidente, coinciden en que el tipo de oposición que pretenda Sánchez está por concretarse. Pero la puesta en escena del pasado miércoles en la comisión que investigará las finanzas del partido de Rajoy no ha contribuido a tranquilizar a los populares. Quienes asistieron al encuentro apuntan que la actitud de los socialistas fue "más agresiva" que la de Podemos. Y ese elemento de juicio alimenta en la formación conservadora la tesis de que el nuevo PSOE competirá cada día por el espectro de la izquierda con Pablo Iglesias en detrimento del Gobierno.

Esta posible tendencia rompería con la estrategia de "oposición constructiva" que la gestora, con Javier Fernández al frente, inauguró inmediatamente después de la investidura de Rajoy. Asumida la abstención que aupó al presidente a la Moncloa tras un año de bloqueo en el Congreso, los socialistas se esforzaron en pactar todo aquello que contribuyera a su relato social y beneficiara a la comunidades autónomas en las que gobierna. La proximidad de las primarias, sin embargo, interrumpió temporalmente los puentes entre PP y PSOE.

Aun así, las cifras revelan una colaboración bastante intensa. Los socialistas han apoyado activamente desde el inicio de la legislatura once de los trece reales decretos que el Gobierno ha enviado a la Cámara baja. Su abstención facilitó que otro de ellos se aprobara con holgura y sólo se opusieron a la reforma del sector de la estiba en las dos ocasiones en las que la propuesta fue sometida al pleno. Pero, además, PP y PSOE han coincidido en el hemiciclo en el 56% de la votaciones. En el caso de los populares y Ciudadanos la cifra asciende al 70%.

El primer gran acuerdo consensuado con los socialistas se alcanzó el pasado mes de diciembre para sacar adelante el techo de gasto de 2017 que serviría de base para la elaboración de los Presupuestos. El marco para 2018 deberá estar listo en verano, de manera que las Cuentas puedan presentarse tras el periodo estival. En esta ocasión, sin embargo, el PP estima más complicado poder llegar a un pacto con los socialistas, aunque la mayoría tejida con Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria, UPN y Foro Asturias podría llegar a reeditarse.

LA CARTA ELECTORAL

No es eso lo que inquieta en la Moncloa. Consideran incluso "probable" que el PSOE siga respaldando asuntos de Estado, especialmente en materia europea o en cuestiones urgentes. Con Sánchez como secretario general, recuerdan en el Ejecutivo, ya se firmó en 2015, a propuesta de los socialistas, un pacto para luchar contra el yihadismo. Pero aun superando con dificultades la escasa actividad legislativa, en el Gobierno intuyen que el ambiente político en la Cámara baja puede volverse irrespirable.

La dirección federal del PSOE podría recurrir a la estrategia de las reprobaciones de ministros, aumentar la presión sobre Rajoy en la comisión que examinará la supuesta financiación irregular del PP o incluso acelerar la derogación o reforma del legado del Gobierno de la mayoría absoluta. En resumen, rectificar la ley de seguridad ciudadana, modificar la regulación del mercado laboral o poner en cuestión otras iniciativas emprendidas entre los años 2011 y 2015.

También prevén en el PP que su socio de investidura, Ciudadanos, tendrá la tentación de endurecer su postura frente al Gobierno ahora que los liberales interpretan que Sánchez puede escorar el PSOE a la izquierda y ceder terreno en el centro ideológico.

En este escenario de desgaste político, agravado por los posibles casos de corrupción, el presidente siempre contará con la potestad de adelantar elecciones y acortar la agonía. No es algo que entre en los planes de Rajoy, pero fuentes del PP insisten en que nada debe descartarse. Que Sánchez requiera tiempo para recomponer sus filas y que ya haya anticipado su intención de poner en marcha "una oposición útil" para la mayoría social, sugiere que no intentará en el corto plazo descabalgar al PP de la Moncloa con una moción de censura. Pero los populares creen que el presidente no debería permitir que un deterioro progresivo llegue a debilitar las opciones electorales de su partido.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra