Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
PSOE

Susana Díaz se refugia en el fortín socialista de Andalucía

La presidenta andaluza se intenta recuperar en su tierra de una pérdida difícil de remontar en política

Susana Díaz habla en rueda de prensa después de conocer el resultado de las primarias del PSOE.

Susana Díaz, tras conocer el resultado de las primarias del PSOE.

AFP
28/05/2017 a las 06:00
  • Colpisa. Sevilla

"Ya sabéis que no me gusta perder ni al parchís, pero he perdido". Susana Díaz repite esta frase en los últimos días para hacer ver que sí ha asumido su derrota frente a Pedro Sánchez. Y que, en la nueva etapa del PSOE, ella se centrará en Andalucía con el compromiso de no inmiscuirse en las decisiones del secretario general, de no volver a una guerra como la mantenida tres años hasta el desenlace del 21 de mayo. Siempre, eso sí, que haya reciprocidad. Sánchez ya le ha contestado que no alentará una candidatura en su contra que desestabilice al principal gobierno del PSOE en España. Estos han sido los últimos mensajes cruzados de una semana de shock emocional para la presidenta de Andalucía y sus estrechos colaboradores, embarcados todos en un buque de la victoria que se hundió la noche del domingo. ¿Y ahora qué? Como Scarlett O'Hara en el final de 'Lo que el viento se llevó', Susana Díaz se aferra a Tara (Andalucía), su hogar, para recuperarse de una pérdida difícil de remontar en política, según admiten dentro y fuera de su partido. Díaz vio claro que su refugio para recomponer la imagen de perdedora es el fortín socialista en Andalucía, la comunidad de 8,4 millones de habitantes que ella gobierna con un presupuesto de 31.000 millones de euros.

Es la única comunidad en la que ganó las primarias, además con bastante margen, un 63% frente a un 31,6% de votos de Sánchez y un 5,1% de Patxi López. Son datos que no solo le sirven de colchón en la caída. Demuestran que la militancia le sigue apoyando en su territorio y a esto se agarra para trazar una nueva hoja de ruta. En las 48 horas posteriores a su derrota convoca a la ejecutiva regional para adelantar el congreso andaluz a julio (tiene de plazo hasta septiembre) y afianza el apoyo de Ciudadanos, su aliado, en una entrevista con Juan Marín, el hombre de Albert Rivera en Andalucía. Deja claro que le urge amarrar el control del PSOE andaluz y garantizar estabilidad en la Junta, que gobierna en minoría. Recomponer su imagen de perdedora volviendo a ganar en las urnas del partido y en las de la comunidad.

PRIMER IMPULSO

En realidad tarda varios días en aceptar este destino, anotan adversarios. Su primer impulso es seguir la guerra e infligir a Pedro Sánchez una segunda derrota en Andalucía en la elección de delegados de este sábado para el congreso federal de junio. Andalucía aporta 255 de los 1.093 compromisarios. Así lo deja ver en las primera horas, cuando se niega a negociar con los aliados de Sánchez listas consensuadas según el resultado de las primarias, pese a afirmar que va "arrimar el hombro" y que a partir de ahora "no más bandos, todos detrás de Pedro".

A lo largo de la semana Díaz modera su actitud. Llueven análisis y voces que advierten de la fractura norte-sur, de la pérdida de influencia de la federación andaluza en el PSOE. Ella ya no es la incontestable líder de los últimos cuatro años en Andalucía. La pelea con Sánchez ha aflorado un sector crítico de más de un 36%, que no va a quedarse quieto y que incluso no descarta una candidatura alternativa. Ella ganó el congreso que le aupó a la secretaría general del PSOE andaluz en 2013 con el 98% de delegados. El jueves lanza un pacto de no agresión a Pedro Sánchez con una actitud insólita. El PSOE andaluz por primera vez no exigirá cuota en la futura ejecutiva federal. "Voy a votar a Pedro, lo que él decida me parecerá bien". A cambio reclama lo mismo si gana las primarias andaluzas.

Los aliados de Sánchez exigen hechos, no solo palabras, "la prueba del algodón" en la lista de delegados a Sevilla encabezados por Susana Díaz. No se fían porque piensan que pueda tratarse otra vez del abrazo del oso. Claudica y ordena negociar para que en la lista que ella va a encabezar se incluyan a los sanchistas, entre ellos dos viejos enemigos, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y el alcalde de Dos Hermanas, Quico Toscano, quien empujó a Sánchez en enero a tirarse a la piscina de las primarias. "Hay agua", le dijo. Y acertó.

"A ella le cuesta aprender de sus errores", afirma un veterano socialista. En su entorno insisten en que ha enterrado el hacha de guerra y que su "única prioridad" es volver a ganar las andaluzas. Piensa agotar la legislatura, ha expresado en privado. Pero hay factores en su contra en la nueva hoja de ruta. Cuando sean las elecciones, en 2019, el PSOE llevará gobernando 37 años en Andalucía. Sí Díaz gana, lo llevaría a 40 años. Un régimen, según la oposición.

Díaz cogió al PSOE como partido perdedor desde 2011 en Andalucía frente al PP en todas las elecciones. Con ella volvió a ser primera fuerza, pero los sanchistas no reconocen esto, sino que no pudo frenar la sangría de votos: De 2,1 millones de votos con Manuel Chaves en las autonómicas de 2008, el PSOE pasó a 1.523.465 sufragios en 2012 con Griñán y a 1.409.042 con Susana Díaz en 2015. Mantuvo el Gobierno a una distancia de diez puntos del PP, pero con el peor resultado. El PP volvió a ganar unas elecciones en Andalucía en junio de 2016. Otro asunto nada baladí: a finales de este año o principios de 2018 comenzará el juicio a los expresidentes Chaves y Griñán y otros 22 excargos socialistas de la Junta por el 'caso ERE'. A todo esto se enfrenta Díaz.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra