Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Corrupción

La oposición acorrala al Gobierno de Rajoy por la corrupción

Maza, Catalá, Zoido y Nieto comparecen en el Congreso sin arrojar luz sobre las supuestas injerencias en el caso de corrupción

Rafael Catalá responde en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados

Rafael Catalá responde en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados

EFE
11/05/2017 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid

Ni "interferencias" ni "injerencias" ni "presiones", Y mucho menos "chivatazos". Todo son "elucubraciones" en palabras del fiscal general de Estado, José Manuel Maza. Casi once horas de intervenciones en el Congreso, cuatro preguntas en la sesión de control, una interpelación urgente y dos comparecencias en la Comisión de Justicia no arrojaron nada de luz sobre las supuestas intrusiones de las altas instituciones en los más recientes casos de corrupción y, en particular en la operación Lezo.

Fiscalía y Gobierno lo negaron todo y atacaron a la oposición por socavar los poderes del Estado basándose en "sospechas injustas". Los responsables del Ministerio Público, de Justicia y de Interior fueron un verdadero frontón. Su tesis, machacada hasta la saciedad, fue la de no hay caso. Un argumento que no evitó que durante toda la jornada se sucedieran las peticiones de dimisión y las exigencias de explicaciones en la Cámara baja, convertida hoy en una suerte de comisión de investigación repartida por todo el palacio de la Carrera de San Jerónimo.

Maza, los ministros Rafael Catalá y Juan Ignacio Zoido y el secretario de Estado para la Seguridad, José Antonio Nieto, hablaron durante horas para defender que no ha habido una sola intervención por parte de las instituciones del Estado para sabotear las investigaciones de corrupción que salpican al PP.

"Este ministro jamás ha interferido ni interferirá nunca en una investigación judicial, y quien diga lo contrario, miente, miente intencionadamente, miente con mala fe y miente con una saña, un rencor y una crueldad injustificable en ningún ámbito de la vida, ni siquiera en el de la política", clamó Catalá en la quinta ocasión que intervino en el Congreso para defender que el Gobierno no ha movido un dedo ni para nombrar fiscales afines ni para zancadillear los casos que afectan a los populares. Casi con la misma vehemencia, Maza salió en defensa de su subordinado y jefe de Anticorrupción, Manuel Moix, convertido en la bestia negra de la oposición y al que todos, excepto Ciudadanos y el PP, exigieron que se marchara.

"No hay un solo dato verdaderamente objetivo, al margen de elucubraciones, respecto de algún procedimiento de corrupción que se haya visto paralizado al margen de la ley durante el transcurso de este breve período de la jefatura de Moix", intentó zanjar el máximo responsable del Ministerio Público, cuando la oposición le reprochó que hubiera nombrado a Moix como máximo responsable de Anticorrupción, estando advertido de que en los pinchazos de la ioperación Lezo el propio Ignacio González pensaba que sería "cojonuda" su designación.

Maza dejó claro en el Congreso que ni iba a dimitir por ese nombramiento ni iba a destituir a Moix, acusado también de tratar de boicotear uno de los registros de las empresas del Canal de Isabel II y de haber provocado una rebelión entre los fiscales. Lejos de ello, Maza alabó su "valentía y firmeza" y se felicitó por el "acierto de su designación". Pinchazos Los pinchazos de la operación Lezo sobrevolaron durante todo el día por la Cámara y fueron munición para la oposición. A Catalá, cuestionado incluso por Ciudadanos, le recordaron los diputados su sms a González ("Gracias Nacho. Un fuerte abrazo. Ojalá se cierren prontos los líos"). El ministro retó a la oposición a presentarle "pruebas" de que él pudo estar detrás de un soplo a los implicados o de que trató de favorecerles. El titular de Justicia también desmintió que Ignacio González o Eduardo Zaplana tuvieran "capacidad de influencia" para designar al nuevo fiscal anticorrupción, como se puede colegir de los pinchazos.

Sus explicaciones no convencieron. Sobre todo al PSOE. La intervención más dura de la jornada fue del diputado socialista Artemi Rallo, quien acusó a Catalá de ser ser el "brazo armado" de "una estrategia diseñada por Rajoy" para tapar la corrupción del PP. Palabras gruesas también a cuenta dedicó el portavoz de Interior socialista, Antonio Trevin, a Nieto, a quien tildó de "presunto chivador (sic)" y de "recadero de chivatazos". Zoido, poco antes, ya había zanjado que en el pleno que su mano derecha había dado "todas las explicaciones oportunas, suficientes, exhaustivas y razonables". Caso cerrado, también para Zoido.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra