Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CRISIS EN EL PSOE

La dimisión de Sánchez abre la puerta al Gobierno de Rajoy

La gestora que dirigirá a partir de ahora el PSOE cambiará el no por la abstención en la nueva investidura del líder del PP

La amarga y breve historia de Pedro Sánchez al frente del PSOE

El primer secretario general elegido por la militancia, protagonista de un bochornoso capítulo en la historia del partido

ATLAS
La dimisión de Sánchez abre la puerta al Gobierno de Rajoy

La dimisión de Sánchez abre la puerta al Gobierno de Rajoy

Pedro Sánchez, tras la rueda de prensa en la que anunció su dimisión como secretario general del PSOE.

EFE
Actualizada 02/10/2016 a las 14:09
  • COLPISA. MADRID
Tras un día negro para el PSOE que quedara para la antología de lo estrafalario, la dimisión de Pedro Sánchez abre la puerta a nuevo Gobierno de Mariano Rajoy. Esa era, entre otras, una de las razones, aunque inconfesa, del sector crítico, que nunca habló con claridad de abstenerse en una nueva investidura del líder del PP. El eufemismo en que se guarecieron era el de permitir la gobernabilidad por sentido de Estado, algo que no se podía llevar a cabo con el firme "no es no" del hasta hoy secretario general del PSOE.

La gestora que todo apunta que dirigirá el presidente asturiano, Javier Fernández, y que dirigirá los pasos del partido hasta el próximo congreso tendrá mayoría de integrantes del sector crítico y una de sus primeras tareas será cambiar el sentido del voto socialista cuando Rajoy vuelva a ser este mismo mes candidato a la investidura a propuesta del Rey. Sánchez defendió contra viento y marea la negativa a facilitar un nuevo mandato del líder de los populares y a buscar un gobierno alternativo con Podemos y Ciudadanos. Ese planteamiento quedará ahora arrumbado en un cajón, y así se consumará en la nueva reunión del Comité Federal del próximo sábado, en la que la convocatoria del congreso del partido ya no será una cuestión apremiante, como lo era para Sánchez, y su celebración se quedará para el próximo año.

Los barones críticos, con la excepción del extremeño Guillermo Fernández-Vara, huyeron de la palabra abstención para que gobierne Rajoy. Eran y son conscientes de que tal planteamiento es mentar la bicha entre los militantes socialistas, que si algo tienen claro es el rechazo a otra legislatura con el PP en el Ejecutivo. Sánchez se subió a esa ola para blindar su sintonía con las bases del partido, su principal activo orgánico que le puede animar incluso a presentarse a las primarias para elegir al nuevo secretario general. Pero buena parte del sector crítico está formado por gobernantes de comunidades autónomas a las que los nuevo meses de bloqueo político y ausencia de un Ejecutivo central a pleno funcionamiento amenaza con asfixiar su ya delicada situación financiera. Los expresidentes del Gobierno, exministros y exsecretarios generales del partido embarcados en esta operación también eran declarados partidarios, sobre todo Felipe González, de permitir que Rajoy siguiera en la Moncloa ante la imposibilidad de formar un gobierno alternativo.

Para los críticos, la perspectiva de unas terceras elecciones era aterradora, convencidos como estaban de que el retroceso en las urnas sería imparable. La división del partido y la manifiesta debilidad del líder y candidato eran dos mochilas muy pesadas que lastraban toda posibilidad de remontar el vuelo. Como dijo el exministro de Asuntos Exteriores Javier Solana, "cuando se tome conciencia del destrozo, todos preferirán 85 diputados", y eso que fue el peor resultado en la historia reciente del PSOE. "No podemos ir a unas nuevas elecciones en diciembre porque el 'sorpasso' de Podemos esta vez sí está asegurado", apuntaba en privado uno de los barones críticos. De la herencia política de Sánchez, el patrimonio más apreciado en su partido es el de mantenerse, aunque haya sido a duras penas, como la fuerza referente de la izquierda, un valor en riesgo si los socialistas se atornillaban en su negativa a Rajoy y había nueva cita con las urnas en diciembre.

Pero de producirse el giro del no a la abstención, también puede abrirse otro foco de conflicto en el PSOE porque la decisión encontrará resistencia entre los 85 diputados socialistas en el Congreso. No todos estarán dispuestos a tragarse el no que han defendido durante meses, y no sería de extrañar alguna ausencia en la votación pese a la probada disciplina parlamentaria del PSOE.

Nueva etapa La nueva etapa que se abre en el PSOE también traerá nuevas relaciones con Podemos, no es que con Sánchez hayan sido estrechas o fluidas, pero con una gestora controlada por el sector crítico se verán reducidas al mínimo. Así lo entendieron también en el partido morado. Pablo Iglesias escribió que con la dimisión "se imponen en el PSOE los partidarios de dar el gobierno al PP"; también su número dos, Iñigo Errejón, señaló en Twitter: "Preocupación por el posible repliegue conservador y las posibilidades de que se mantenga el gobierno corrupto e ineficaz del PP". Alberto Garzón, líder de IU, apuntó asimismo que "ha ganado el PP" con la marcha de Sánchez.

Entre los populares se respetó la consigna del silencio, aunque fuentes de la dirección de ese partido aceptaron que las terceras elecciones "se ven ahora más lejos". El desenlace de la crisis en el PSOE era el que esperaba Rajoy desde que comprobó nada más celebrarse las generales en diciembre que con Sánchez nunca iba a tener posibilidades de entenderse ni para gobernar en coalición ni para conseguir su complicidad en una investidura. El líder del PP, por tanto, fio sus posibilidades de volver a gobernar a una revuelta de los barones socialistas y ha visto sus esperanzas cumplidas.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual