Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Debate de investidura

Comienzan los movimientos en el PSOE para forzar un cambio de Sánchez

Los críticos reclaman la convocatoria de una reunión del Comité Federal para evitar las terceras elecciones

Pedro Sánchez, durante el debate de investidura del 31 de agosto.

Comienzan los movimientos en el PSOE para forzar un cambio de Sánchez

Pedro Sánchez, durante el debate de investidura del 31 de agosto.

REUTERS
Actualizada 01/09/2016 a las 19:13
  • COLPISA. MADRID
El caldero socialista empieza a bullir cuando todavía no se ha certificado la derrota de Mariano Rajoy en el debate de investidura. Pedro Sánchez y sus colaboradores más cercanos se ratifican en que el 'no' al líder del PP es inmutable, pero el movimiento de los barones territoriales que reclaman la convocatoria de un Comité Federal para debatir esa postura gana enteros.

El secretario general del PSOE intentó cerrar el debate interno con su intervención del miércoles en el Congreso. No dejó ni un resquicio, ni siquiera por un "mal entendido sentido de Estado", para facilitar que Rajoy gobierne. Pero esa posición está lejos de ser monolítica entre los socialistas. El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha puso cara a quienes defienden que "no está escrito el final" de este debate interno. Emiliano García-Page defendió la convocatoria del Comité Federal socialista, la instancia que determina la política de pactos, para conocer la opinión de las federaciones del PSOE.

Hasta hace nada, la dirección socialista no veía la necesidad de reunir al máximo órgano de dirección del partido para revisar la negativa a Rajoy, pero este jueves Antonio Hernando, portavoz en el Congreso y dirigente muy cercano a Sánchez, no puso pegas a esa idea aunque se mostró "convencido" de que no habrá cambio de postura. Sería "inconcebible", dijo, que los socialistas faciliten que "el hombre de los 'sms' a (Luis) Bárcenas sigan siendo presidente". Hernando fue tajante: "No vamos a cambiar de opinión". Cree, además, que los partidarios de la abstención son "minoría" dentro del partido. Pero no todos en el PSOE lo ven así. El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara, lleva semanas en la tesis de que si su partido no puede gobernar debe permitir que lo haga otro antes de repetir de nuevo los comicios legislativos. "Me gustaría -apuntó- debatir con los compañeros en el Comité Federal si las terceras elecciones son lo mejor para España". Eso es lo más lejos que ha ido alguien en las filas socialistas. Nadie con peso interno ha defendido la abstención con todas sus letras, aunque en privado es una solución que tiene adeptos con predicamento interno.

Los críticos no niegan que Sánchez esté siendo coherente con el mandato del Comité Federal de diciembre pasado, ratificado tras las elecciones de junio, de que el PSOE no facilitará ni por activa ni por pasiva un nuevo mandato del líder del PP. Aunque también argumentan que esa negativa tiene una segunda lectura favorable a sus intereses orgánicos y mantenerse al frente del partido, una posición que podría verse comprometida si un Comité Federal enmienda sus tesis negativas con Rajoy. Hay algo que no casa, comenta un dirigente alejado del 'sanchismo', porque no se puede mantener al mismo tiempo que no habrá terceras elecciones, decir no al PP y afirmar que el PSOE "estará en la solución" del bloqueo. Salvo, acota, que confíe en que el PNV resuelva la papeleta después de las elecciones vascas del 25 de septiembre y como contrapartida a un hipotético apoyo del PP en Vitoria, los nacionalistas den sus cinco votos en el Congreso a la investidura de Rajoy.

DESPUÉS DE LOS COMICIOS

La negativa, de todas maneras, se va a mantener hasta después de esos comicios y los convocados el mismo día en Galicia. Hay consenso en que un cambio antes sería una torpe maniobra contra las expectativas electorales de los socialistas vascos y gallegos. Después, se verá. Aunque Sánchez y su equipo defenderán el 'no' en todo momento, insisten Hernando y otros miembros de la ejecutiva del PSOE, sea Rajoy u otro el candidato del PP.

Lo que parece descartado por todos es la búsqueda de un acuerdo alternativo con Podemos. "No vamos a explorar nada a partir del viernes", subrayó el portavoz socialista ante las demandas de Pablo Iglesias. Una posición en la que la dirección del partido coincide con ese anónimo sector crítico. Solo alguna federación, como la balear o los socialistas catalanes, han pedido que no se descarte esa alternativa.

La temperatura del debate sobre qué hacer con Rajoy y su investidura se caldeará cuando reaparezca la presidenta de la Junta de Andalucía. Susana Díaz no quiere figurar como la abanderada del acercamiento al PP, pero comparte la contradicción de muchos socialistas de rechazar las terceras elecciones. Desde Sevilla se hacen llamamientos a la calma porque "no es el momento" de plantear la convocatoria de un Comité Federal para revisar la posición del PSOE. "Lo prudente y razonable" es esperar a que se configure "el nuevo escenario político" cuando se consuma la frustrada investidura del líder del PP, aconsejó el portavoz en el Parlamento de Andalucía, Mario Jiménez. La presidenta autonómica y líder de la mayor federación socialista no tiene previsto dar a conocer su opinión hasta el 8 de septiembre, en la sesión de control al Gobierno en la Cámara andaluza tras las vacaciones. Lo que se decida, no obstante, parte de la innegociable premisa para los socialistas andaluces de que hay que evitar las terceras elecciones.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual