Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Debate de investidura

Rajoy despacha el discurso de investidura sin ningún gesto de acercamiento al PSOE

El candidato limitó su demanda de colaboración a pedir "la corresponsabilidad" de todos para acabar con ocho meses de bloqueo y formar gobierno

Rajoy, durante la primera jornada de la sesión de investidura.

Rajoy despacha el discurso de investidura sin ningún gesto de acercamiento al PSOE

Rajoy, durante la primera jornada de la sesión de investidura.

REUTERS
31/08/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Mariano Rajoy está tan convencido de que no va a superar este debate de investidura que despachó el trámite sin ningún guiño hacia el PSOE, la única fuerza que le permitiría pasarlo. Apeló, en general, a "la corresponsabilidad" de las fuerzas políticas para acabar con ocho meses de interinidad gubernamental, pero no puso sobre la mesa ninguna oferta que tentara al principal partido de la oposición para que cambie de postura y facilite su reelección. Fue una intervención "sólida y solemne", según el PP, y un tostón para la oposición, que habló de alocución de "perdedor, sin ganas, sin alma, de burócrata". Hasta Ciudadanos, su socio, echó en falta "falta de fe, voluntad y energía" en el discurso. Dio la sensación de que está seguro de que afronta un trámite en el Congreso sin posibilidades de éxito y que, por tanto, no era necesario mostrar las mejores cartas ni era la hora de hacer ofertas.

El candidato del PP ha dicho muchas veces que el PSOE tiene la llave de su investidura, pero hoy ni siquiera mencionó al partido que lidera Pedro Sánchez. Solo lo hizo una vez para pedir su colaboración en la reforma del sistema de financiación autonómica. Nada más, ni una petición expresa para que facilite su investidura con una abstención en la votación del próximo viernes.

Lo más parecido a una apelación a los socialistas fue el mensaje de que "estamos ante una responsabilidad ineludiblemente compartida ante la que nadie debería mostrarse indiferente" o el recordatorio de que "para que haya oposición debe haber gobierno". A modo de estímulo apuntó que la abstención no obliga a nada ni condiciona "el papel que cada uno desempeñe a lo largo de la futura legislatura". Pero no fue más allá ni fue más concreto.

Una actitud que sorprendió a los propios socialistas, que esperaban algún tipo de oferta que les diera que pensar sobre su posición negativa. La exmagistrada y número dos de la lista del PSOE por Madrid, Margarita Robles, apuntó que Rajoy con su discurso ha puesto "muchísimo más fácil que el PSOE vote no sin ningún tipo de complejos". Pedro Sánchez no comentó nada, lo hará mañana, pero a buen seguro respiró porque el líder del PP echó un balde de agua fría a los que en las filas socialistas promueven la revisión del no en favor de la abstención. Un cambio que el secretario general socialista no se plantea, por ahora. Incluso el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, le reprochó que no hiciera "ni una" petición explícita al PSOE.

La estrategia de Rajoy, en cambio, fue recibida con alborozo en los escaños de Unidos Podemos porque alimenta sus expectativas de forjar una alternativa de izquierda aunque el PSOE no ha hecho hasta el momento ningún movimiento en esa dirección, salvo las opiniones aisladas de algún dirigente. "Hay posibilidades diferentes" de alcanzar acuerdos con el PSOE si fracasa la investidura "y se tienen que poner encima de la mesa", indicó el portavoz parlamentario, Iñigo Errejón.

SIETE PACTOS

Desde la Moncloa y el PP restaron importancia a la ausencia de guiños a los socialistas y recordaron que aún queda el debate de este miércoles entre Rajoy y Sánchez, y ahí, si la confrontación lo permite, podría sustanciarse alguna propuesta. También mostraron su desacuerdo con las acusaciones de sin sustancia al discurso de Rajoy porque, alegaron, en una investidura la intervención del candidato debe ser solemne y programática. Además, subrayaron, ofreció siete pactos de Estado.

A lo largo de casi hora y media, el líder popular se centró en tres ideas: formar gobierno es urgente, los españoles prefieren al PP sobre las demás fuerzas y no existe una alternativa razonable. Defendió las urgencias para no frenar la velocidad y la robustez de la recuperación, para no ahuyentar a los inversores ni a los mercados financieros y porque es necesario adoptar decisiones ante los requerimientos de Bruselas so pena de recibir sanciones. Argumentó que el encargado de llevar a cabo esa tarea debe ser el PP porque es el partido más votado y nunca, salvo en las mayorías absolutas, el primer partido había aventajado al segundo en 52 escaños. Desdeñó además las posibilidades de que el PSOE capitanee una alternativa a la suya porque sería para formar un gobierno "de mil colores, radical e ineficaz".

Sentadas estas bases, Rajoy desgranó con prolijidad, con el coste sumir en el tedio al hemiciclo, el pacto firmado con Ciudadanos, al que agradeció su colaboración así como a Coalición Canaria, Foro Asturias, Unión del Pueblo Navarro y Partido Aragonés.

También se extendió con la situación en Cataluña, "el reto más grave que tiene planteado España", para hacer una cerrada defensa de la integridad nacional ante "la amenaza explícita contra la unidad territorial". Rajoy requirió a todas las fuerzas políticas unidad ante este reto porque "en esto no cabe ambigüedad".

Sus palabras desataron la irritación nacionalista y el PNV, uno de los factibles aliados una vez que pasen las elecciones vascas, fue uno de los más beligerantes. Su portavoz, Aitor Esteban, dio un portazo, si es que quedaba alguna rendija, a la colaboración y advirtió al PP de que si "tenía frentes abiertos, ya tiene otro" con el nacionalismo vasco. "Nos revelamos a ser súbditos de un Estado que no nos reconoce", remató.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual