Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
POLÍTICA

Los desencuentros entre Ciudadanos y el PP dejan el pacto en el aire

Los de Rivera no firmarán salvo que su plan social tenga fondos y plazos y los populares no quieren tocar ni las diputaciones ni la amnístia fiscal.

Los integrantes del equipo negociador del PP y de Ciudadanos.

Los integrantes del equipo negociador del PP y de Ciudadanos.

Los integrantes del equipo negociador del PP y de Ciudadanos.

EFE
25/08/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Las negociaciones entre PP y Ciudadanos para alcanzar un acuerdo que permita que los 32 diputados de Albert Rivera den el 'sí' el 2 de septiembre a la investidura de Mariano Rajoy han entrado en la fase decisiva. Tras cuatro días de reuniones, la formación de Rivera comenzó a hablar el miércoles ya en público de un diálogo "encallado" en varios aspectos y de "frenos" que impiden cerrar un pacto. Un claro aviso a los populares, dentro del tira y afloja final, de que la posibilidad de alcanzar un entendimiento está en el aire y de que si no se satisfacen sus principales exigencias es prematuro que cuenten con sus votos.

Las conversaciones llegaron el miércoles a dos de los capítulos más espinosos, los de regeneración democrática y reformas institucionales, y Ciudadanos, que aún sigue pendiente de cerrar asuntos clave para el 'sí' como el contrato único, el complemento salarial, las exenciones para autónomos, la recuperación de 2.800 millones de la amnístía fiscal o la supresión de las diputaciones, lanzó otro aviso: no habrá acuerdo si el PP no está dispuesto a comprometer por escrito la asignación presupuestaria y los plazos para cumplir con las cinco medidas de su plan de choque social.

El jefe del equipo negociador de Ciudadanos, José Manuel Villegas, reconoció que las reuniones han permitido avanzar en acuerdos parciales económicos y sociales, pero añadió que el PP se resiste a cuantificar el dinero que es preciso destinar para ejecutar los proyectos que requieren de nueva financiación y a poner por escrito un compromiso de dotación de fondos y de calendario de ejecución, lo que, avisó, impediría firmar el acuerdo. "Estamos encallados en la falta de compromisos y -avisó- no vamos a firmar un acuerdo que no permita financiar las medidas".

Villegas indicó que este "freno" al diálogo afecta a cinco medidas que consideran irrenunciables. Las dos que componen su plan de emergencia social, el complemento salarial para los trabajadores con menos ingresos y los cheques a familias con bajos recursos para combatir la pobreza infantil; a la extensión de las bajas por maternidad y paternidad; al plan contra el fracaso escolar; y a los recursos para garantizar la escolarización de cero a tres años. Aunque Ciudadanos prefirió no cuantificar el coste de las medidas, porque dijo que dependerá del alcance y del plazo de implantación que se pueda pactar con el PP, en su programa suman unos 7.000 millones anuales. El dirigente naranja adelantó que no aceptará que le digan que no hay dinero para pagarlas porque dijo que buena parte de su coste se podría sufragar solo con recuperar el dinero perdonado en la amnístía fiscal y con la supresión de las diputaciones y de otros "chiringuitos políticos".

El portavoz del equipo negociador popular, Fernando Martínez-Maíllo, trató de alejar la posibilidad de un fracaso de las conversaciones y, aunque reconoció "dificultades", señaló que espera que mañana cierren ya un centenar de acuerdos económicos y sociales en los que hay "acercamientos" e insistió en que no ve "obstáculos insalvables".

DÉFICIT INTOCABLE

No rechazó entrar en el debate sobre la concreción de los recursos con que habría que dotar los planes de choque y reformas que exige Ciudadanos, pero también lanzó dos avisos. El primero, que Rajoy no aceptará compromiso alguno de gasto que ponga en peligro el cumplimiento del objetivo de déficit pactado con Bruselas. El segundo, que ni habrá supresión de diputaciones, "porque son fundamentales para los 15 millones que viven en la España rural", ni se revisarán los pagos de la amnistía fiscal de 2012, que describió como "una regularización" que permitió aflorar un patrimonio en el extranjero de 40.000 millones. En conclusión, dijo, obligará a que PP y Ciudadanos se pongan ya a negociar sobre los Presupuestos de 2017, algo que Rivera no quería hacer hasta que hubiese Gobierno, porque el dinero que se comprometa tendrá que salir de otras partidas de gasto.

Maíllo, de hecho, vio un elemento "positivo" en esta demanda de Ciudadanos y es que, en su opinión, quiere decir que ya no solo están dispuestos a cerrar un pacto de investidura sino "un cierto acuerdo de gobierno", el pacto de legislatura que el PP demanda desde el principio y que Rivera descarta. Cree que no hay otra forma de entender las demandas de Ciudadanos ya que exige compromisos y plazos que abarcan la legislatura e implican acuerdos en más de un presupuesto.
El PP, pese a los avisos, cuenta con tener cerrado el viernes el acuerdo que Rajoy necesita para presionar al PSOE y cree que puede convencer a Rivera para que el pacto sea de legislatura.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual