Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

El referéndum unilateral vuelve a dividir al Gobierno catalán

En una semana Puigdemont y Oriol Junqueras se sentarán para acabar de concretar las modificaciones que introducirán en la hoja de ruta hacia la independencia

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Puigdemont dice que obedecerán al Parlament y construirán un "Estado libre"

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

EFE
24/08/2016 a las 06:00
  • COLPISA. BARCELONA
El referéndum unilateral de independencia, una de las exigencias de la CUP para apoyar a Carles Puigdemont en la moción de confianza del próximo 28 de septiembre, no sólo se mantiene como uno de los principales escollos entre los anticapitalistas y Junts pel Sí, sino que además ahora amenaza con abrir un conflicto dentro del Gobierno catalán y entre el Partit Demócrata Catalá y Esquerra.

En una semana Puigdemont y Oriol Junqueras se sentarán para acabar de concretar las modificaciones que introducirán en la hoja de ruta hacia la independencia, que someterán a votación en la cuestión de confianza de finales del mes que vienes. La CUP insiste en que en esa nueva agenda secesionista se incluya el referéndum unilateral de independencia a modo de medida de ruptura explícita con la legalidad española. Esta petición ha sido rechazada por dirigentes nacionalistas como Artur Mas o Francesc Homs que consideran que sería similar al 9-N y no lograría que los contrarios a la independencia acudieran a votar. Por contra, este martes la propuesta recibió el apoyo del número dos de la Consejería de Economía, el republicano Pere Aragonés, y de la coordinadora general de la nueva Convergència, Marta Pascal.

Puigdemont pretende incluir en la negociación con la CUP tanto la moción de confianza como la aprobación de los presupuestos, mientras que los anticapitalistas prefieren separar ambos conceptos. El secretario de Economía de la Generalitat lanzó este martes un guiño a la izquierda radical independentista al mostrarse dispuesto a incluir una partida presupuestaria en las cuentas de 2017, destinada a la celebración de la consulta ya bautizada como RUI. "En Esquerra no tenemos problema en someter a votación de la ciudadanía la independencia de Cataluña" y "si el referéndum ayuda, será una discusión que habrá que tener y creo que la voluntad del Gobierno es poner en manos de la ciudadanía la votación tantas veces como sea posible", dijo.

Desde el Partit Demòcrata Català, Marta Pascal se sumó con matices a la propuesta de Aragonés. "No está de más que el RUI esté previsto en los presupuestos", afirmó. "Siempre hemos dicho -continuó Pascal- que el referéndum unilateral es una oportunidad, que hemos de contemplar". Eso sí, pidió a la CUP que no convierta esta cuestión en moneda de cambio para la moción de confianza y no haga de la consulta una traba para el proceso. La idea sobre la que insiste la dirigente nacionalista es que el referéndum unilateral no tiene sentido si los asamblearios no apoyan antes los presupuestos de Puigdemont. En el seno convergente, Pascal jugó este martes el papel conciliador con los anticapitalistas y cedió el rol de ariete contra la CUP al consejero de Cultura, Santi Vila. "La política catalana no la pueden marcar las ocurrencias de los sectores extremistas", dijo sobre la RUI. "Tirar por el camino directo es el principio del final; sería un error monumental contentar sólo a los más alocados", aseveró Vila, erigido en portavoz oficioso del sector moderado del independentismo catalán.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual