Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

El Gobierno maneja fórmulas legales para evitar elecciones en Navidad si Rajoy fracasa

El PP apunta a una reforma consensuada de la ley electoral que acorte los tiempos y votar una semana o dos antes del 25 de diciembre

Mariano Rajoy.

Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno en funciones y líder del PP, Mariano Rajoy,

REUTERS
24/08/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Puede que ninguna formación política tenga que cargar con la responsabilidad y el coste de haber llevado a los españoles a votar el día de Navidad. En los despachos de la Moncloa, donde se gestó la fecha de la investidura a sabiendas de lo que implicaba un fracaso, se contemplan fórmulas legales que evitarían convocar las terceras elecciones el 25 de diciembre. Si en los dos meses de plazo desde el primer intento de Mariano Rajoy de ser reelegido hasta la disolución de las Cortes, el 31 de agosto, los partidos no logran fraguar un pacto suficiente que garantice la designación del próximo presidente del Gobierno, en el PP apuntan a una reforma consensuada de la ley electoral que permita adelantar los comicios una o dos semanas.

Ese es el texto legal que marca los tiempos desde la convocatoria de las elecciones hasta la celebración de las mismas. En su articulado recoge, por ejemplo, que las candidaturas que concurren a los comicios tendrán que presentarse ante la junta electoral competente entre el decimoquinto y vigésimo día, o que la campaña arranca en la jornada trigésimo octava y que "dura quince días".

Algunos de estos plazos, a juicio de los populares, serían susceptibles de ser revisados en caso de que un enquistamiento de las posiciones políticas desemboque en un nuevo fracaso de la negociación. Según este planteamiento, podrían arañarse tiempos de uno u otro artículo para que los comicios tuvieran lugar el 18 de diciembre o incluso el 11 de ese mismo mes. Ahora bien, el PP anticipa que la reforma de la ley debería contar con el respaldo de una amplia mayoría parlamentaria y la connivencia de las principales formaciones, y llevarse a cabo antes de que las Cortes queden disueltas definitivamente el 1 de noviembre. Es "factible", aseguran, pese a que confían en que no sea necesario.

Llegado el caso, la urgencia de tener que recurrir a esta fórmula un tanto enrevesada para resolver el entuerto habría tenido como origen una motivación meramente política. En el partido conservador pocos ocultan en privado que optar por la controvertida fecha del 30 agosto para el debate de investidura tuvo como objetivo presionar al PSOE y colocar a Pedro Sánchez en la tesitura de escoger entre facilitar un gobierno del PP u obligar a los españoles a reflexionar sobre su voto en Nochebuena.

Además, los escasos doce días de margen que se ha dado Rajoy para negociar con Ciudadanos, han permitido al presidente ofrecer una imagen de diligencia, pese a los dos meses transcurridos desde que se celebraron las elecciones, y sostener el discurso de la prisa en formar gobierno cuando Bruselas exige a España presentar antes del 15 de octubre unos presupuestos que incluyan un ajuste de hasta 15.000 millones de euros en el peor escenario. A partir de ahí, si su plan se frustra, el PP coloca la carga de la responsabilidad en el tejado de los socialistas.

Cada movimiento engarza de hecho, en una estrategia para forzar al PSOE a abrir un debate interno y permitir que se pueda constituir un ejecutivo cuanto antes. Una táctica que, por ahora, no ha dado resultados y que, en algunos momentos, ha llegado a generar tal tensión que fuentes de la confianza de Pedro Sánchez reprochan el "poco margen de maniobra" que se deja a su secretario general para un hipotético viraje del ‘no’ a la abstención. Una transición que, hoy por hoy, el PP no cree que el líder del PSOE quiera recorrer.

SACUDIRSE LA CULPA

Pese a las contadas apariciones públicas de Sánchez durante el descanso que se ha tomado en agosto, sus colaboradores hace días que tratan de justificar su oposición rotunda a un gobierno del PP y sacudirse la culpa de unos terceros comicios, que muchos en el partido dan por hechos, mientras parte del arco parlamentario les apunta con el dedo. "No sé si denominarlo o no campaña (contra el PSOE), pero es evidente que se está escuchando un nivel de presión que yo no vi en los meses de febrero y marzo para el mismo objetivo, que era evitar elecciones", denunciaba este martes la secretaria de Ciencia y Participación de los socialistas, María González Veracruz.

En cualquier caso, también en la segunda fuerza política han comenzado a escucharse voces que contemplan que las urnas no tendrían que abrirse necesariamente en Navidad. "Hay maneras de que no sean ese mismo día, depende de cuándo se publiquen las cosas en el Boletín Oficial del Estado y cuánto tarde el Rey en firmar la convocatoria", barajaba este martes el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, en Antena 3.

En el Gobierno insisten, en cualquier caso, en que esta no es su ocupación a día de hoy y mantienen firme la convicción de que no se repetirán las elecciones, aunque sea obligatorio contemplar todas las posibilidades en una era política de escenarios inéditos.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual