Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
POLÍTICA

Rajoy aprieta al PSOE y no fijará la fecha de investidura hasta hablar con Sánchez

El presidente soslaya los requisitos de Ciudadanos en el Comité Ejecutivo del PP y verá mañana con Rivera.

Mariano Rajoy.

Mariano Rajoy.

Mariano Rajoy.

AFP
18/08/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Mariano Rajoy no corrió en ningún momento el riesgo de que el PP se saliera mínimamente del guión en el Comité Ejecutivo que había convocado con el ánimo de obtener una carta blanca, que no necesitaba, para negociar con Ciudadanos. Lo de este miércoles fue para el presidente un paseo militar en el que los suyos le otorgaron "libertad absoluta" para obrar según su propia intuición y en el que el partido no dijo ni 'sí' ni 'no' a las condiciones previas impuestas por Albert Rivera. Al fin y al cabo, la aprobación de las medidas habría supuesto tener que fijar la fecha de la investidura y perder así el arma que maneja el líder de los populares para seguir presionando al PSOE con la parálisis.

Ese es el objetivo de cada paso de Rajoy. Estrechar cada vez más el callejón de los socialistas hasta forzar su abstención técnica, lo que permitiría la reelección del candidato del PP. En un giro inesperado, el presidente llegó este miércoles a condicionar a una conversación con Pedro Sánchez el día y la hora del debate al que tendrá que someterse en el Congreso. "Lo que procede ahora es que yo pueda tener esa conversación para ver si realmente lo que quiere es una repetición de las elecciones, y me gustaría hablar sobre cuál es su criterio sobre la fecha en la que debe celebrarse la investidura", despejó en una rueda de prensa en la sede nacional de su partido.

La referencia a unos nuevos comicios no es casual. La sensación que algunos dirigentes del PSOE trasladan sobre el bloqueo irresoluble en el que está la situación política abona el terreno para que el PP extienda la sombra de tener que abrir de nuevo las urnas. Toda la responsabilidad caería entonces, en el discurso de los populares, sobre la segunda fuerza política, que hasta este miércoles ha mantenido una posición inamovible frente a Rajoy.

El presidente repasaba este miércoles los perjuicios "de la interinidad" en la que está el país desde octubre de 2015. "Después de la Segunda Guerra Mundial, no hay ningún lugar en Europa -advirtió- en el que se hayan repetido las elecciones porque los partidos elegidos no fueran capaces de ponerse de acuerdo". En este contexto, a Rajoy le gustaría, al menos así lo deslizaba este miércoles, ponerse en contacto con el líder de los socialistas "esta semana" y comprobar las posibilidades de lograr las once abstenciones que necesita para sacar adelante su investidura. "Si es posible que vaya o deje de ir (al debate), eso tengo que hablarlo yo con el señor Sánchez", defendió. Aun así fuentes de su entorno aclaraban que si bien la fecha de la convocatoria deberá ser tratada con el PSOE, son los apoyos de Ciudadanos y Coalición Canaria los que requiere el candidato del PP para pedir la confianza de la Cortes con 170 diputados de su lado. Esa es la cifra a la que aspira el presidente, según confiesa, "si todo sale" como él quisiera. De momento, Rajoy y Rivera mantendrán mañana un encuentro a las 13:00 horas en el Congreso, aunque el jefe del Ejecutivo en funciones no quiso aclarar si será en ese marco en el que acepte los requisitos de Ciudadanos para poder poner en marcha las negociaciones. Durante unas horas, la cuerda se tensó este miércoles, cuando finalizado el Comité Ejecutivo del PP, el líder de los populares declaró: "Nadie ha dicho una palabra sobre ninguna de las condiciones".

"¿QUIÉN HA DICHO ESO?"

La reunión se había convocado precisamente para el análisis del documento del partido liberal. "Una vez conocidas las condiciones, las someteré a debate y aprobación por el Comité Ejecutivo", había colgado Rajoy en las redes sociales la semana pasada. "¿Quién ha dicho eso? Yo nunca lo he dicho", sostuvo aún así el presidente, que deja en el aire qué iniciativas podrían asumirse y cuáles no. "Mientras no se nos pida nada que perjudique los intereses generales o lesione nuestra Constitución, nosotros podremos aceptar muchas cosas o no", sentenció. Ninguno de los barones del PP que tomaron la palabra planteó inconveniente alguno al discurso del líder. Sólo el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, se atrevió a mencionar el congreso que el partido tiene pendiente desde hace más de un año y que, a su juicio, debería ser un "revulsivo" para la formación.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual