Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
POLÍTICA

La exigencia de Ciudadanos solo suprimiría el 6% de los aforamientos en España

Retiraría la prerrogativa a Gobierno, Congreso y Senado, pero no a jueces y fiscales, políticos autonómicos ni a las altas instituciones del Estado

La exigencia de Ciudadanos solo suprimiría el 6% de los aforamientos en España

La exigencia de Ciudadanos solo suprimiría el 6% de los aforamientos en España

Albert Rivera acompañado por Miguel Ángel Gutiérrez y José Manuel Villegas tras reunirse con Rajoy.

EFE
16/08/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Una de las seis exigencias previas que el PP tendrá que comprometerse a llevar a cabo en esta legislatura si quiere que Ciudadanos apoye la investidura de Mariano Rajoy reza, literalmente, "elimimación de los aforamientos ligados a cargos políticos y representantes públicos".

Se trata, según las propias palabras de Albert Rivera, de que los políticos pierdan sus "privilegios" y, en caso de tenerse que enfrentar a los tribunales, deban de acudir al juez ordinario, como el resto de españoles, y no tengan derecho a ser investigados por un tribunal especial -Audiencia Nacional, tribunal superior autonómico o Supremo, según los casos-, como ocurre ahora gracias a su condición de aforados.

Sin embargo, y pese a la importancia que el partido naranja da a su exigencia, como elemento de regeneración democrática, su aceptación por el PP y su aplicación solo afectaría a un 6% de los 10.000 aforados que en cifras redondas existen en España y a poco más de una cuarta parte de los que disfrutan los políticos. La razón es que, según fuentes de la formación, su reclamación solo abarca el ámbito nacional, por ser un pacto para la investidura, y solo se dirige a los cargos y representantes políticos, no a otros colectivos. En definitiva, los aforamientos que pide eliminar Rivera son los que los artículos 71 y 102 de la Constitución le otorgan a los miembros del Gobierno central -normalmente no más de 15 personas- y a los 615 componentes del Congreso y del Senado, que solo pueden ser enjuiciados ante el Supremo.

Salvo que en la inevitable negociación parlamentaria que tendrá que abrirse para lograr esta supresión, que exigiría al menos de la participación del PSOE por tratarse de una reforma constitucional que necesita de los tres quintos del Congreso y Senado, se amplíe el objeto de la reforma, restarían algo más de 9.300 españoles que aún gozarían de distintos tipos de aforamientos.

Retendrían su fuero legal especial los aproximadamente 7.600 jueces y fiscales -sin contrar los jueces de paz-, los más o menos 1.600 miembros de parlamentos y gobiernos autonómicos, los 76 miembros de los plenos de los altos órganos del Estado, así como los principales componentes de la Familia Real -la Reina, don Juan Carlos y doña Sofía, la princesa de Asturias, y la infanta Sofía-, que solo pueden ser enjuiciados por el Supremo desde 2014.

La ley orgánica del Poder Judicial prevé que todos los jueces y fiscales, siempre que sea por actos en el ejercicio de su cargo, solo pueden ser investigados por los tribunales superiores de justicia de su autonomía. En el caso de las jerarquías de ambos colectivos, miembros del Tribunal Supremo, Audiencia Nacional, tribunales superiores, o Fiscalía General del Estado, su fuero es el Supremo y el ámbito tanto los delitos como las demandas de responsabilidad civil. Su supresión solo requeriría del cambio de esta ley.

Idéntica situación y prerrogativas, y dentro de la misma norma, se dan con los miembros de los plenos de Consejo General del Poder Judicial (21), Tribunal Constitucional (12), Tribunal de Cuentas (12), Consejo de Estado (30), y con el Defensor del Pueblo.

Los diecisiete estatutos de autonomía también otorgan un aforamiento ante sus respectivos tribunales superiores de justicia a todos los parlamentarios regionales y a los componentes de sus ejecutivos, que en algún caso lo reciben para ser investigados por el Supremo. El final de este fuero requeriría de la reforma de los estatutos, proceso que está a punto de iniciarse en la Comunidad de Madrid, por ser una de las exigencia que impuso Ciudadanos para dar su apoyo en 2015 a la investidura de Cristina Cifuentes.

La enorme cantidad de aforados que hay España es algo atípico en el mundo. En EE UU, Alemania o Gran Bretaña la figura no existe y en países como Francia, Portugal o Italia se limita al presidente de la república y/o al del Gobierno.

De hecho, Alberto Ruiz-Gallardón, cuando era ministro de Justicia, abogó en 2014, sin que nunca ni él ni su partido llevasen a cabo la medida, por suprimir todos los aforamientos salvo los de los titulares de los poderes del Estado: presidentes del Gobierno, Congreso, Senado, Supremo y autonómicos, y miembros de la Familia Real.

La reforma constitucional que Ciudadanos exige al PP para negociar deja, además, otras dos incógnitas en el caso de diputados y senadores. Deja clara la supresión del fuero, pero no dice nada de las otras dos prerrogativas jurídicas que les otorga el mismo artículo 71. Los diputados "gozan de inviolabilidad en sus opiniones manifestadas en el ejercicio de su cargo", que no pueden dar lugar a la comisión de delitos de calumnias ni injurias. Los diputados también tienen inmunidad. No pueden ser detenidos salvo en delito flagrante, ni pueden ser enjuciados por el tribunal que sea salvo que lo autorice el Congreso.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual