Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

​Ciudadanos se prepara para condicionar el Gobierno sin acabar contaminado por Rajoy

Dará estabilidad al Ejecutivo en temas de Estado, pero quiere tener manos libres para pactar con la izquierda cuando le convenga

Rivera presiona a Sánchez para que se abstenga y se ofrece a

Rivera presiona a Sánchez para que se abstenga y se ofrece a "echar un cable"

Albert Rivera, tras la reunión de la Ejecutiva de Ciudadanos.

EFE
08/08/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Ciudadanos va a hacer todo lo posible en las próximas semanas para que España tenga Gobierno -regalará su abstención "técnica", mediará y presionará para que el PSOE y otros partidos adopten la misma posición- pero, pese a las constantes llamadas del PP, no está dispuesto a vincularse con un 'sí' a Mariano Rajoy. Esa es la posición unánime de su ejecutiva y a día de hoy no da síntomas de que vayan a ceder a la presión política y social que busca arrastrarlos a un apoyo directo al candidato propuesto por el Rey.

La razón fundamental es que Albert Rivera y su equipo no quieren quedar manchados ni contaminados de ninguna manera por un presidente y un Ejecutivo que, de lograr la investidura, seguirán salpicados por escándalos de corrupción, estigma que lejos de disolverse se extenderá con el desarrollo de las investigaciones judiciales ya en marcha y el inicio, este otoño, de los primeros juicios de la trama Gürtel.

Pero también tiene otro motivo de peso y es que, si la legislatura arranca por fin, quieren tener las manos libres para sacar el máximo partido en el Parlamento a sus 32 escaños que, pese a relegarlos a cuarta fuerza política, pueden ser determinantes para conformar mayorías en el Congreso más fragmentado de la democracia.

Rivera considera que no le hace falta amarrarse ahora a Rajoy mediante el pacto de legislatura que les ofrece el PP -que descolocaría a una formación que tiene como bandera la regeneración- para ser un partido con capacidad de condicionar y modular las políticas del futuro Gobierno y de imponerle cambios y reformas. Porque los populares -están convencidos- tendrán que dirigir constantemente sus ojos hacia ellos en busca de estabilidad y apoyos ante el frente opositor que conformarán el PSOE, Podemos y algunos independentistas en numerosas materias.

Al contrario, renunciar a convertirse en el aliado político de Rajoy le permitirá a Ciudadanos beneficiarse de la geometría variable y maniobrar a izquierda y derecha, según le convenga, para sacar adelante lo que son sus proyectos bandera, en algunos de los cuales no tendría sintonía con los populares.

Porque Rivera nunca ha ocultado que su afán en que haya Gobierno cuanto antes no solo busca evitar unas terceras elecciones sino inaugurar una legislatura en la que está convencido de que podrá utilizar el Congreso como el mejor escaparate con el que demostrar que Ciudadanos es un partido útil, capaz de generar consensos y convertir en leyes las reformas que promete. Si lo logra, le permitiría consolidar el espacio político de centro, alejar su tendencia a la baja y abrir el camino a convertirse en determinante -como bisagra o como socio- para la conformación de futuros gobiernos.

A DOS BANDAS

Su objetivo es combinar al tiempo la imagen de partido responsable, capaz de comprometerse con la estabilidad política y económica, con la de ariete de una nueva etapa de regeneración. Esa es la razón de que se haya comprometido desde ya a dar apoyo a un posible Gobierno de Rajoy en la urgente tarea de aprobar una senda de déficit público y deuda, que cumpla con las exigencias de la UE y aleje la posibilidad de sanciones o intervenciones, y de respaldar los Presupuestos de 2017 que la hagan posible.

Eso no impide que, muy posiblemente, cuando se conozca sus condiciones para respaldar la senda de déficit y las cuentas del Estado, reclame que los esfuerzos por reducir el gasto público incluyan la supresión de las diputaciones provinciales o que entre las medidas para incrementar los ingresos estén la recuperación de los 2.800 millones que cree que Hacienda perdonó en 2012 a los beneficiarios de la amnistía fiscal, el aumento de la plantilla de inspectores fiscales o la retirada de bonificaciones y exenciones a las grandes empresas en el impuesto de sociedades. Todo ello destinado a que el ajuste esquive la sanidad o la educación. Por el mismo rol de "oposición responsable" , siempre se ofrecerá, como ya ha hecho, para consensuar con PP y PSOE lo que considera políticas de Estado esenciales, como la respuesta al reto secesionista catalán, la política antiterrorista, las propuestas de construcción europea y de respuesta al 'Brexit', la reforma del sistema de financiación autonómica, la consecución de un pacto nacional por la educación y, sobre todo, la reforma de la Constitución.

Esta postura no impedirá que, a falta de apoyos en el PP, mire a la oposición, incluida Podemos, para tratar de impulsar, si hace falta en contra del Gobierno, medidas como la reforma de la ley electoral, la despolitización de la justicia y de las altas instituciones del Estado, y, sobre todo, de un plan de regeneración que incluya el fin de los aforamientos, la prohibición de los indultos a corruptos o la obligación de que no haya imputados por corrupción en las listas electorales o en cargos públicos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual